Capítulo 1. ¿Qué es Teosofía?   Capítulo 2. Dios y el Sistema Solar  
Capítulo 3. La constitución del Hombre   Capítulo 4. Nuestro cuerpo físico  
Capítulo 5. La reencarnación   Capítulo 6. El Karma  
Capítulo 7. La vida después de la muerte   Capítulo 8. El poder del pensamiento  
Capítulo 9. La evolución de la Vida Capítulo 10. La Fraternidad
Capítulo 11. Los Maestros

Capítulo 12 El Sendero


*

 

Para acceder al Glosario Teosófico pulsa la letra inicial de la palabra buscada. Para volver al texto sólo cierra la ventana que has abierto.

A - B - C - CH - D - E - F - G - H - I - J - K - L - LL - M - N - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z 

Este servicio es posible gracias al trabajo cooperativo realizado por UPASIKA

Capítulo XI

 

Los Maestros

 

 

¿Qué es un Maestro?

   Hay Hombres Perfectos, llamados Adeptos, con la Divinidad ya desarrollada en Ellos, seres humanos que han completado su evolución humana sin tener ya nada que aprender por lo que hace a la experiencia humana en nuestra cadena de mundos; que han alcanzado lo que los Cristianos llaman "Salvación", y lo que los Hindúes y Budhistas llaman "Liberación"; y habiendo hollado el sendero ordinario de los hombres, han escalado las alturas del más escarpado Sendero que lleva hasta el estado super-humano. Ellos han hollado ya la senda que nosotros tenemos que recorrer aún, y han alcanzado su punto supremo habiendo pasado de iniciación a iniciación ampliando Su Conciencia, hasta conocer no tan sólo éste, sino todos los cinco mundos inclusive Nirvana. Nuestra idea del Adoptado implica un concepto de la evolución que significa una expansión gradual de la conciencia incorporada en cada una de las formas constantemente mejoradas, y en el ápice, de tan prolongada evolución se halla el Adepto personificando en Sí mismo los más altos grados de desarrollo intelectual, moral y espiritual, posibles al hombre. La Luz-Una-Eterna existe en todos nosotros; pero el Adepto ha clarificado ya su cristal y aprendido a manifestar aquella luz. Ha aprendido ya todas las lecciones de la humanidad y adquirido todas las experiencias que el mundo .puede suministrar. Más allá de esto la evolución es super-humana.

   Unos cuantos de estos grandes Adeptos, si bien libres de la rueda de nacimientos y muerte, toman voluntariamente el fardo de la carne y viven en cuerpos físicos en la tierra para ayudar a los hombres; y aceptan discípulos que, abandonándolo todo, desean evolucionar más rápidamente que la masa de sus semejantes a fin de servir a la humanidad de una manera inegoísta. A estos Adeptos denominamos "Los Maestros".

   Un Maestro es un hombre divinizado, un Hermano Mayor que comparte nuestra misma humanidad, pero superior a nosotros por la grandeza de Su evolución. Un Maestro debe usar cuerpo físico y, según su nombre lo implica, tener discípulos, —o mejor dicho, aprendices-hombres menos adelantados, que desean hollar el sendero que los conducirá por un camino más corto hacia la cima de la evolución humana. Muchos otros Adeptos que han alcanzado este nivel, no usan ya cuerpos humanos sino tan solo cuerpos espirituales, y han dejado d contacto con esta tierra, en tanto que otros permanecen aún en este nivel pero se ocupan de otras líneas de servicio al Mundo.

   La Gran Fraternidad, objeto de su existencia.

   Cada globo, dentro del sistema solar, tiene un Estado Mayor de Ministros y de otros poderosos Oficiales del Logos Solar que llevan a cabo Su Plan, y que constituyen la Jerarquía Oculta o el Gobierno interno de aquel globo. De igual manera nuestro mundo se halla bajo el controla de un Gobierno Espiritual definido, que procede de los planos superiores, invisibles para los ojos físicos; y existe más allá y detrás de todo acontecimiento físico, una poderosa Jerarquía de orden graduado en cuyas manos está el Gobierno del Mundo. Son los miembros de la- oculta Jerarquía, quienes guían toda la evolución, administran las Leyes de la Naturaleza, y dirigen los asuntos del mundo. Se hallan en orden graduado, rigiendo, enseñando y guiando al mundo, teniendo cada rango sus múltiples deberes y cumpliéndolos en perfecta armonía. Son los Guardianes de nuestra Humanidad, son los verdaderos Regentes de hombres y de mundos; siendo, apenas, sombras o símbolos suyos los Reyes, los guías e instructores terrenales. Ellos elevan o abaten a los llamados conductores de pueblos; Ellos seleccionan y rechazan los candidatos para los altos puestos; Reyes y estadistas, Generales y políticos son los peones de ajedrez en Su tablero de juego. El juego es Ja evolución, y su finalidad es redimir a la humanidad, de la ignorancia al conocimiento, de las tinieblas a la Luz. A veces son llamados los "Guardianes del Mundo", porque el mundo está dividido en áreas, cada una de las cuales se halla bajo el cuidado de un miembro de la Jerarquía.
 


   Así como el Logos, cuando se halla en manifestación, trabaja como una Trinidad (el primero, segundo y tercer Logos; Shiva, Vishnú y Brahmá; o sean Padre, Hijo y Espíritu Santo), así el Gobierno oculto del mundo consta de tres grandes Departamentos, y .la representación, para nuestro mundo, de aquel Gran Triángulo, “Eterno en los Cielos”, es otro Triángulo, compuesto de los tres Jefes Departamentales, quienes no meramente son reflejos de los Tres Aspectos del Logos, sino que de una manera real son actuales manifestaciones de Ellos. Estos son el Rey del Mundo, el Señor Buddha y el Mahá-chohan (se pronuncia Majá-Choján) quienes han alcanzado ciertos grados de iniciación (que pronto se explicarán), los cuales les confieren conciencia vigilica en planos de la naturaleza allende el campo de evolución de la humanidad, en donde mora el Logos manifestado. El Señor del Mundo es Uno con el Primer Aspecto en el más elevado de nuestros siete planos, y encauza la Divina Voluntad sobre la Tierra, atrayendo hacia, la humanidad las energías del aspecto Atmico, o Voluntad, o Po-5der.del Logos; el Buddha se halla unido con el Segundo Aspecto que .radica en el plano Monádico, y distribuye al Mundo el Aspecto Sabiduría, que se halla encamada, por así decirlo, en Dios Hijo, o Víshnú; el Maháchohan es por completo Uno con el Tercer-Aspecto que reside en el plano Nirvánico, y ejercita la Divina Actividad, es decir, es el canal de Su Mente Divina, o Actividad Creadora para nuestro Mundo.

   El primero y el segundo de los miembros de este Gran Triángulo, son diferentes del Tercero, pues están ocupados en una labor que no desciende hasta el plano físico, sino tan sólo al nivel del cuerpo Búdhico en el caso del Señor Buddha, y del plano Atmico en el del gran Agente del Primer Aspecto. Empero, sin su elevada labor, ninguna otra de niveles inferiores sería posible, y así Ellos atienden a la transmisión de Su influencia, aún al más ínfimo plano, el Físico, mediante Sus representantes, el Manú Vaivásvata y el señor Maitreya, respectivamente.

   Estos dos grandes Adeptos se encuentran en un nivel paralelo al del Mahachohán en Sus respectivos Rayos, habiendo tomado ambos la iniciación que lleva aquel nombre, por lo cual se forma otro triángulo para administrar los poderes del Logos aquí en el plano físico.

   Los tres Departamentos o Grupos en el Gobierno Espiritual, que rigen, enseñan y guían al Mundo, bajo su oculta Cabeza Espiritual, que es el Rey o Monarca de nuestro Mundo, se llaman a veces los grupos de Regentes, Instructores y Guías.

   El primero, o sea el Departamento de la Regencia, (el Departamento de las Leyes), guía la evolución externa; cambia la faz de la superficie de nuestro globo; construye y destruye continentes; controla el destino de las Naciones; moldea los tipos y el desarrollo de las razas de los hombres, elaborando cada raza sus cualidades características y contribuyendo gradualmente con su aportación a la final perfección de la humanidad. Este primer grupo, el de los Regentes» actúa por el Poder de la Voluntad, el cual en su forma inferior es Ichchhá, o deseo. Voluntad y Poder son las características naturales de los Regentes y es por la fuerza de la Voluntad por la cual trabajan los Gobernantes ocultos del mundo. El Señor de nuestro Mundo es la Cabeza suprema de la Jerarquía, lo mismo que la Cabeza del Departamento de Gobierno, o grupo de Regentes. No solamente rige los destinos de la Humanidad, sino también los de todos los reinos visibles e invisibles de la tierra (los reinos mineral, vegetal, animal y humano), así como las vastas huestes de los Elementales y de los Espíritus de la Naturaleza, y también el grande y glorioso Reino de los Ángeles. Bajo la dirección de este Augusto Jefe y Sus Tres Lugartenientes (los Cuatro Poderosos) se halla el Ser que Construye una raza particular y que es el Representante, en aquella raza, del Departamento Regente, es el Poderoso Ser del cual se derivó la misma palabra Hombre ("Man" en inglés). El es el Manú, el Hombre Ideal, el Tipo de cada Raza a medida que Ella va siendo gradualmente construida; el Hombre Perfecto de cada Raza, quien gradualmente desarrolla en ella las cualidades personificadas en Sí mismo. Y así como la palabra Man significa el Pensador, él que raciocina, así este Hombre típico, el Manú, tipifica el Regente, el Legislador de la Raza. Los Manús están especialmente conectados con la evolución de las razas; hay solamente un Manú para cada Raza, y siempre se encuentra un Manú trabajando cada vez que una gran Raza va a hacer en el Mundo. El dirige el desarrollo físico de la raza, formando el nuevo tipo racial por modificación del que ya existe, conforme al Plan del Logos puesto ante El por el Señor del Mundo; guía sus migraciones; da a cada pueblo su Constitución Política y lo guía para qué desempeñe el trabajo que se le señala. Su actuación comienza con el lento reunir de los Egos o almas que irán a trabajar bajo Sus órdenes, al principio de la nueva raza, y a través de todas las sucesivas subrazas a medida que aparecen una tras otra. Durante los cientos de miles de años de la historia de una raza raíz. El dirige la construcción de variante tras variante de las sub-razas, y El mismo encarna en cada subraza para establecer el tipo designado para ella.

   El Segundo Departamento o sea el de la Enseñanza (el de la Religión y de la Educación) se halla bajo el Señor Buddha, como ya se dijo antes; Quien, cómo cabeza del Segundo Rayo en la Jerarquía Oculta de nuestro globo, se dedica a aquella parte de la labor que radica en los mundos superiores y confía el trabajo para los planos inferiores a Su Ayudante y Representante, a quien conocemos nosotros como el Fundador de cada Fe; el inspirador de cada Profeta; el Guía de la evolución espiritual; el Maestro de los Maestros; el Instructor del Mundo; él Supremo Instructor de Ángeles y de Hombres. Entre los Hindúes se le conoce como el Jagat-Gurú (Instructor del Mundo) y entre los Budistas como el Bodhisattva, (Aquel cuya esencia es Sabiduría). El Instructor del Mundo vigila el desarrollo emocional e intelectual de Su Raza, y arregla para cada pueblo aquellas Religiones, Artes y Ciencias, que lo capacitarán para desempeñar su papel en el drama escrito por el Logos. Considera El como Su trabajo definido, el cuidado del bienestar religioso del Mundo y de su educación a lo largo de líneas evolucionarías; guía, bendice y mantiene las varias religiones del Mundo, fundadas por sugestión de El mismo; designa a uno de Sus asistentes como el Guía o Protector especial de cualquier religión especial, (fluyendo siempre su propia bendición sobre todas las religiones vivientes de la actualidad); y se manifiesta de edad en edad para inspirar una nueva religión; para hacer vibrar otra vez la nota de un nuevo acorde de vida espiritual; para proclamar el antiguo mensaje en una forma moderna en el mundo de los hombres. Así como las razas se construyen con miras hacia la perfección final de la humanidad, así también las religiones son construidas para educir una por una las grandes cualidades que son requeridas en la evolución espiritual, hasta que las dos perfecciones, externa e interna, coronen la labor del poderoso Plan proyectado; por el Divino Arquitecto para nuestra Humanidad. Este segundo grupo de Instructores actúa mediante Jñánam o Conocimiento. Teniendo Ellos; en su calidad de Instructores, el conocimiento detallado 'de nuestro Mundo, actúan como el canal del Aspecto Sabiduría del Logos, de suerte que, cuando se forma un nuevo tipo de hombre por los Regentes, los Instructores se aprestan a enseñar a- aquel nuevo tipo y ayudarlo a que evolucione. Así como el Departamento Regente conforma el destino material del hombre y su tierra, así el Departamento de Enseñanza conforma el destino espiritual del hombre.

   El Tercer Gran Grupo, el Grupo de Kriyá o Actividad (el Departamento de Guías) lleva a cabo todas las actividades de nuestro Mundo, aparte de las de Gobierno y Enseñanza, bajo la dirección del Mahá-Chohán que es el "Gran Guardián de los Records" del proceso evolucionario del Globo, y quien supervisa y dirige todas las actividades de los miembros de la Gran Fraternidad, a medida que desarrollan, paso a paso, el Gran Plan.

   El Manú, al construir todos los nuevos tipos humanos, elabora los detalles de su evolución para todo el período de una Raza-Raíz; y el Bodhisattva, como Instructor del Mundo, Ministro de Educación y de Religión, ayuda a sus miembros a desarrollar cualquiera espiritualidad posible para Ellos en tal etapa; en tanto que el Mahá-Chohán dirige las mentes de los Hombres a fin de que puedan desarrollarse las diferentes formas de cultura y civilización de acuerdo con el plan cíclico. Cabeza y Corazón son Ellos, así como la Mano con sus cinco dedos, todos en actividad en el Mundo, modelando la raza como un ser orgánico, un Hombre Celestial.

   El Logos, una Trinidad en actividad, tiene un aspecto Suyo como lo Inmanifestado. De igual manera, tras de los Grandes Tres, (el Rey que rige, el Primer Ministro que planea, y el General que ejecuta), se encuentra un Cuarto Ser, el Vigilante Silencioso, quien en la ronda anterior, fue el Señor del Mundo en nuestro Globo, y ahora "vigila y espera", por sobre los Tres, ejecutando para el Hombre y para Dios grandiosas acciones que son incomprensibles para nuestra actual conciencia humana limitada.

   En el Sendero de Santidad debe un hombre pasar por cuatro etapas antes de alcanzar el nivel de Asekha o Adoptado; que es la meta señalada para la humanidad durante este periodo catenario, para quedar libre de la necesidad de reencarnación. Ante El se abren siete Senderos para su elección:
 


   1. Puede entrar en la omnisciencia, Bienaventuranza y Omnipotencia del Nirvana, tomando la vestidura Dharmakáya;
   2.— Puede entrar en el "Periodo Espiritual", tomando la vestidura Sambhogakáya.
   3.— Puede llegar a formar parte de aquel Repositorio de fuerzas espirituales que los Agentes del Logos utilizan para Su labor, "tomando la vestidura Nirmánakáya";
   4.— Puede permanecer como un Miembro de la Jerarquía Oculta que rige y preserva al Mundo en el cual alcanzó El la perfección.
   5.— Puede pasar a la próxima cadena y ayudar en la construcción de sus formas.
   6.— Puede entrar en la espléndida evolución de los Angeles o Devas.
   7.— Puede dedicarse al servicio inmediato del Logos (afiliándose al "Estado Mayor" del Logos), para ser utilizado por El en cualquier parte del sistema Solar. Así pues, tan sólo un limitado número de Quienes han alcanzado el nivel Asekha trabajan todavía directamente para la Humanidad y se dividen en dos clases: Quienes retienen cuerpos físicos y quienes no. Los últimos, llamados bajo el nombre de Nirmanakáya, suspendidos por así decirlo entre este Mundo y Nirvana, dedican su tiempo y energía a la generación de fuerzas espirituales que vierten en una especie de depósito para uso de los miembros de la Jerarquía en Su Labor de ayudar a la Humanidad.

   El número aun mas limitado de Adeptos que retienen cuerpos físicos permanecen en contacto inmediato, con nosotros, haciendo todo el trabajo necesario para nuestra evolución. Son estos Super-Hombres quienes forman la Jerarquía Oculta. Existe un número reducido de hombres adelantados, de diferentes Naciones, que no viven reunidos, si bien en comunicación continua en los planos superiores. En muchos casos continúan Ellos viviendo en su propio país, y Sus poderes permanecen insospechados para quienes viven cerca de Ellos.

   La Gran Fraternidad Blanca incluye la Jerarquía Oculta de Adeptos, lo mismo que de Discípulos iniciados. Discípulos que han pasado a través de una o más de las cuatro Grandes Iniciaciones (o sea exámenes oficiales con la subsiguiente expansión de conciencia en cada etapa), Discípulos que viven y trabajan en el mundo actual, en su mayor parte desconocidos, cumpliendo la labor que les fue asignada por sus superiores.

   Los cuatro grados inferiores constan de discípulos iniciados; el grado de Maestro, es el Quinto en la Fraternidad, y se alcanza en la Quinta de las grandes iniciaciones, la que
confiere la "liberación" o "Salvación". Se pasa al grado posterior al de Maestro, como a todos los grados, por su propia respectiva Iniciación, la Sexta, o sea la de Chohán, (palabra Rajput usada como título de respeto, así como la palabra inglesa Lord se aplica a un Juez o un Obispo). Estos Grandes Seres, los Chohanes, guían todas las fuerzas que se aplican a la evolución en nuestro mundo, así como las incontables Inteligencias que guían y modelan a las que están bajo Su dirección. Existen siete líneas capitales de evolución, siete Rayos, según se dijo antes, y los Chohanes están relacionados con éstos, estando un Chohán a la cabeza de cada Rayo, en tanto que los Maestros laboran bajo sus órdenes, cada Uno en su propio grupo, o en la línea a lo largo de la cual ha evolucionado. Después, la Séptima de las Grandes Iniciaciones califica para los oficios superiores, los de Manú, de Bodhisattva y de Mahá-Chohán. Un Adepto del Primer Rayo, que toma la Séptima Iniciación, generalmente entra allí para asumir los arduos deberes de un Manú de una raza-raíz en un globo. Cuando ha terminado Su labor como Manú, pasa a tomar la Octava Iniciación como Pratyeka Budha, y aeones más tarde a tomar la Novena Iniciación, la de Señor de un Mundo. La Décima Iniciación es la que toma el Vigilante Silencioso de la Gran Fraternidad Blanca.

   La Iniciación Buddha, la Octava, es la Suprema que puede alcanzarse en esta Tierra, en el Segundo Rayo, y es lograda por un Bodhisattva o Instructor del Mundo como coronación de Su labor por la Humanidad durante edades. De los Otros cinco Rayos, desde el Tercero hasta el Séptimo, la más alta Iniciación como miembro de esta humanidad es la de Mahá-Chohán. Este puesto, es desempeñado solamente por un Adepto en un tiempo dado; y, de acuerdo con la influencia dominante en la evolución, en cierta época dada, de un Rayo y Sus Sub-Rayos, así es el tipo de Adepto que desempeña tan exaltado oficio.
 


   El objeto de la existencia de la Gran Fraternidad Blanca, es el de efectuar la Voluntad de Dios, llevando a cabo Su Plan que es la evolución, y todos los miembros de aquella Fraternidad trabajan en orden verdaderamente Jerárquico, de acuerdo con sus calificaciones, teniendo cada uno su labor en un departamento particular del Plan. En Manos de los Adeptos de la Fraternidad, encomienda el Logos Su Poder, Su Sabiduría y Amor, y Ellos distribuyen la energía del Logos en todos los muchos departamentos de la actividad humana. Toda religión y filosofía, ciencia y arte, cultura y civilización, son inspiradas y guiadas por .Ellos; ya sea encamando entre los hombres o desde lo invisible; Ellos mueven hombres y naciones como piezas de un Tablero de Ajedrez, esforzándose por llevar a los hombres a cooperar con el Plan Divino que es la Evolución de la Humanidad como un Todo en el Sistema Solar.
 


Sociedad Teosófica  -  Emblema  -  Fundadores  -  Adyar  - Celebraciones  -  Rama Rakoczy  -   Curso Teosofía - Biblioteca

 Artículos  -  Eventos  -  OTS  -  Ramas y Grupos  -  STE  -  FTE  -  FTI   -  Asala  -  Wesak   -  Enlaces  -  Sumario - Videoteca