MIME-Version: 1.0 Content-Type: multipart/related; boundary="----=_NextPart_01C63654.A3952090" Este documento es una página Web de un solo archivo, también conocido como archivo de almacenamiento Web. Si está viendo este mensaje, su explorador o editor no admite archivos de almacenamiento Web. Descargue un explorador que admita este tipo de archivos, como Microsoft Internet Explorer. ------=_NextPart_01C63654.A3952090 Content-Location: file:///C:/895641E5/glosario-E.htm Content-Transfer-Encoding: quoted-printable Content-Type: text/html; charset="us-ascii" D

E

 

 

        &= nbsp;   E.-  Quinta letra del alfabeto inglés.  El he (suave) del alfabeto hebraico v= iene a ser una E en el sistema Ehevi de lectura de dicha lengua.  Su v= alor numérico es cinco, y su simbolismo es una ventana.  La matri= z, en la Cábala.  En el orden= de los nombres divinos, representa el quinto, que es Hadoor, o el “majestuoso” y el “espléndido”.  [En sánscrito E es una vocal compuesta de a, i: así la voz Karmendriya se descompone en Karma-indriya;= deveza, en deva-îza.  P= or esta razón se la considera como vocal larga, y algunos sanscritistas (Burnout, Leupel y otros) la escriben siempre con el signo característico de dichas vocales: ê.]  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ea  (Caldeo).-  Llamado también Hea.  Segundo dios de la primitiva Trini= dad babilónica, compuesta de Anu Hea y Bel.  Era el “Hacedor del Destino”, “Señor del Abismo”, “Dios de la Sabiduría y del Conocimiento”, y “Señor de la Ciu= dad de Eridu”  (G.T.  H.P.B.). 

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ebionitas  (Hebreo).-  Literalmente: “los pobres”.  –La prim= itiva secta de judíos cristianos, opuestamente a los nazarenos, que constituían la otra secta.  Existían ya antes de que se oyera el nombre “cristiano”.  Much= as de las relaciones de Iassou (Jesús), el asceta adepto, alrededor del cu= al se formó la leyenda de Cristo, eran entre los Ebionitas.  Como quiera que la existencia de e= stos ascetas mendicantes se puede hacer remontar a lo menos un siglo antes del Cristianismo cronológico, esto es una prueba más que Iassou o Jesu vivió durante el reinado de Alejandro Janeoen Lyd  (o Lud), donde fue condenado a mue= rte, como consta en el Sepher Toldos Jes= hu.  [Los Ebionitas, nombre derivado de= su jefe Ebion (que significa pobre), se titulaban discípulos de San Ped= ro, y rechazaban a San Pablo por el hecho de que era origen judío y clam= aba contra la circunscisión y la ley.]&= nbsp; (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Eblis  (Arabe).-  Nombre que los mahometanos dan al diablo.  Era jefe de los yins o jinns (véase esta palabra), y fue arrojado del cielo por= que, habiendo sido formado de fuego etéreo, se negó a adorar a Adán, que fue hecho de barro.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ecbatana.-  Famosa ciudad de la Media que mere= ce ocupar un sitio entre las siete maravillas del mundo.  Draper, en su obra Conflictos entre la Religión y la Ciencia, cap I, la describe así: “… La fresca residencia veraniega de los r= eyes de Persia estaba defendida por siete murallas circulares hechas de piedra labrada y pulida, de las cuales las interiores se elevaban sucesivamente a mayor altura y eran de diferentes colores, en conformidad astrológica con los siete planetas.  El pa= lacio estaba cubierto con tejas de plata; sus vigas estaban revestidas de plancha= s de oro.  A la medianoche los salo= nes estaban iluminados por muchas hileras de faroles de nafta que rivalizaban c= on la luz del sol.  Un para&iacut= e;so, sitio de recreo de los monarcas asiáticos, estaba plantado en el cen= tro de la ciudad.  El imperio pers= a era verdaderamente el jardín del mundo”.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ecléctica.-  Véase: Filsofía Ecléctica.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Echath  (Hebreo).-  Lo mismo que Echod: “Uno”, pero femenino.  (Véase: Echod).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Echidna.-  Véase: Equidna.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Echod, Echad o Echath  (Hebreo).-=   “Uno” masculino, aplic= ado a Jehovah.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Edad.-  Véase: Gran Edad y Yuga.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Edad de Brahmâ.-  Inmenso período de tiempo constituído por cien años de Brahmâ  (Para- o Mahâ-kalpa), equivalent= e a 311.040.000.000.000 de años solares.  –Véase: Años de Brahmâ y Yuga.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Edad de oro.-  Los antiguos dividían el ci= clo de vida en Edades de oro, de plata, de bronce y de hierro.  La de Oro era una Edad de pureza, = de sencillez primitiva y de felicidad general [el Kritayuga o primera edad del mundo.].  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Edad negra.-  Véase: Kali-yuga.  (G.T.<= span style=3D'mso-spacerun:yes'>  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Edda  (Islandés).-  Literalmente: “BisabuelaR= 21; de los cantos escandinavos.  El o= bispo Brynjüld Sveinsson los coleccionó y dio a luz en 1643.  Hay dos colecciones de Sagas [poemas] traducidos por los = Skaldas [poetas errantes] del Nort= e, y hay dos Eddas.  El primitivo es de fecha y autor desconocidos, y su antigüedad es muy grande.  Estos Sagas fueron coleccionados en el siglos XI por un sacerdote islandés; el segundo es una recopilación de la historia (o mi= tos) de los dioses de que se trata en el primero y que vinieron a ser las divini= dades, gigantes, enanos y héroes germánicos.  [Segun Vallencey (Collectánea de rebus hibernicis), la palabra Edda significa ciencia o sabiduría, y tiene mucha analogía con la voz sánscrita= Veda y con otros nombres del hebre= o, árabe, latín, etc., que expresan la misma idea.  Con el calificativo “bisabuela” o “abuela materna” como traducen otros, parece que se quiso designar al tradición, pues todos los poemas de = que se compone la obra se habían conservado hasta entonces por relación de padres a hijos.  Hay el Edda poéti= co de Saemund, y el Edda de Sturleson, escrito en prosa y que viene a ser una ampliación o aclaración del anterior.].  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Edelphus.-  El que adivina por medio de los elementos del aire, tierra, agua o fuego.&= nbsp; (F. Hartmann).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Edén  (Hebreo).-  “Delicia”, placer.  –En el Génesis es el “Jardín de Delicias”, construído por Dios; en la Cábala, el “Jardín de Delicias” es un lugar de iniciación en los Misterios.  Los orientalistas identifican el Edén con un lugar que estaba situado en Babilonia en la regió= n de Karduniyas, llamado también = Gan-dunu, que es casi idéntico al Gan-eden de los judíos.  (Véanse las obras de sir H. Rawlinson y G. Smith).  Dicha región estaba regada por cuatro ríos: Eufrates, Tigris, Surap= pi y Ukni.  Los dos primeros han si= do adoptados sin cambio alguno por los judíos; los dos restantes los han probablemente transformado en “Gihón y Pisón”, pa= ra tener alguna cosa original.  L= as siguientes son algunas de las razones para la identificación del Edén, dadas por asiriólogos.=   Las ciudades de Babilonia, Larancha y Sippara fueron fundadas antes = del Diluvio segun la cronología de los judíos.  “Surippak era la ciudad del = arca, la montaña oriental del Tigris era el lugar de permanencia del arca, Babilonia era el sitio de la Torre, y Ur de los caldeos era el lugar de nacimiento de Abraham”.  Y como Abraham, “primer caudillo de la raza hebrea”, emigró= ; de Ur a Harrán, en la Siria, y de allí a Palestina, los má= ;s reputados asiriólogos opinan que esto es una prueba de “tanta evidencia en favor de la hipótesis de que la Caldea era el punto de origen de aquellas historias (de la Biblia) y que los judíos las recibieron primitivamente de los babilonios”.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Edom  (Hebreo).-  Reyes edomitas.  Un misterio profundamente recóndito hay que descubrir en la alegoría de los siete Reyes= de Edom, “que reinaron en la tierra de Edom, antes de que reinase allí rey alguno sobre los hijos de Israel”.  (Génesis, XXXVI, 31).  La Cábala enseña que este Reino era uno de “fuerzas desequilibradas̶= 1; y necesariamente de carácter inestable.  El mundo de Israel es una imagen d= e la condición de los mundos que vinieron a la existencia subsiguientemen= te al período posterior en que se había establecido el equilibrio.  (W.W.W.)  -Por otra parte, la Filosofí= ;a esotérica oriental enseña que los siete Reyes de Edom no son imagen de mundos fenecidos o de fuerzas en desequilibrio, sino símbo= lo de las siete Raza-madres humanas, cuatro de las cuales han desaparecido, la quinta está pasando, y dos están aun por venir.  Aunque expresada en el lenguaje de= velos esotéricos, la indicación que hay en el Apo= calipsis de San Juan es bastante clara cuando en el capítulo XVII, 10, dice: “Y son siete Reyes; los cinco son caídos, y uno (el quinto, todavía) es, y el otro (la sexta Raza-madre) no ha venido aun…”.  Si todos l= os siete Reyes de Edom hubiesen perec= ido como mundos de “fuerzas no equilibradas”, ¿cómo podría el quinto existir todavía, y el otro u otros “no haber venido aun”?  En La Cábala sin velo, leemos en la página 48:  “Los siete Reyes habrían muerto y sus posesiones habían sido desbaratadas”, y una nota al pies recalca la aseveración diciendo:  “Estos siete = Reyes son los Reyes edomitas”.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Edris o Idris  (Arabe).-  Significa “el Sabio”.<= span style=3D'mso-spacerun:yes'>  Epíteto que los árab= es aplican a Enoch.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Efeso  (Griego).-  Ciudad famosa por su gran Colegio = de Metafísica, en donde el Ocultismo (Gnosis) y la filosofía platónica eran enseñados en los d&iacut= e;as del apóstol San Pablo.  Ciudad considerada como foco de las ciencias secretas y de aquella Gnosis, o sabiduría, antago= nista de la perversión del Esoterismo cristiano hasta hoy día.  En Efeso fue donde estaba el gran Colegio de los Esenios y todo el saber que los Tanaim [judíos iniciados] habían aportado a los caldeos.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Efialtes o Ephialtes  (Griego).-  Nombre grie= go de la pesadilla.  Los habitantes = de la Eolia daban este nombre a una especie de demonios íncubos que ahogan= a las personas.  (Leloyer, Hist. Des Spectres ou Apparitions des Esprits).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Efrit o Afrit  (Arábigo).-  Dem= onio o genio malo dotado de gran poder.  –(Véase: Afrit<= /i>).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Egeon o Ægeon  (Griego).-  Véas= e: Briareo.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Egkosmioi  (Griego).-  “Los dioses intercósm= icos, cada uno de los cuales preside a un gran número de demonios, a quien= es ellos comunican su poder y lo cambian de uno a otro a voluntad”, dice Proclo y añade: lo cual es enseñado en la doctrina esotérica.  En su siste= ma, dicho autor presenta las más elevadas regiones desde el cenit del universo hasta la luna pertenecientes a los dioses, o Espíritus planetarios, segun sus clases y jerarquías.  Los más elevados entre ello= s eran los doce Huper-ouranioi, los di= oses supercelestes.  Después= de estos últimos, en jerarquía y poder, venían los Egkosmioi.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ego  (Latín).-  “Yo”; la conciencia en= el hombre de “Yo soy Yo”, o sea el sentimiento de la cualidad o condición de “Yo soy”.&= nbsp; La filosofía esotérica enseña la existencia de = dos Egos en el hombre, el mortal o personal, y el superior, divino e = impersonal.  Al primero le llama “Personalidad”, y al segundo “Individualidad”.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ego espiritual.-  Ego divino, alma espiritual o Buddhi, en estrecha unión con el Manas<= /i> o principio mental, sin el cual no es Ego en modo alguno, sino sólo el vehículo de Âtman.  (Clave de la Teosofía, p&aac= ute;g 176, edic. ingl.).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ego inferior o personal.-  El hombre físico en uni&oac= ute;n con su yo inferior, esto es, las pasiones, los deseos, los instintos animales.  Es llamado la “falsa personalidad”, y consiste en el Manas inferior combinado con el K&aci= rc;ma-rûpa, y que obra por medio del cuerpo físico y su fantasma o doble.  (Clave de la Teosofía, 176).  Es el Ego mortal o personal, o sea el K&ac= irc;ma-Manas.  –Véase: Ego.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ego sum qui sum  (Latín).-  “Yo soy el que soy”.  –Axioma de Filosofía hermética.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ego superior o interno.-  Es el Manas o “quinto” Princ= ipio, así llamado, independientemente del Buddhi.  El principio mental es el Ego espiritual sólo cuando = se ha unificado con el Buddhi.  Es la individualidad permanente, el Ego que se reencarna.  (Clave de la Teosofía, 176).=   –Es el Ego divino, impersonal<= /i>, individual e imperecedero.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Egoidad.-  Voz derivada de la palabra “= Ego”.  Egoidad significa “individualidad”, nunca “personalidad”, y es lo contrario de “egoísmo”, el distintivo por excelencia de = la personalidad.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Egoísmo.-  Inmoderado y excesivo amor que uno= tiene a sí mismo y que le hace atender únicamente a su propio interés, sin ciudarse del bien ajeno.  (Véase: Egoidad).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Egomismo.-  Nombre que se da al idealismo abso= luto, el cual no admite más que la existencia del yo.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Egotismo.-  En lenguaje corriente se da este n= ombre a la costumbre de dar excesiva importancia a lo concerniente a la propia persona, y hasta algunos confunden el egotismo con egoísmo.  En lenguaje filosófico orie= ntal, dicho término equivale a la voz sánscrita Ahankâra, derivada de Aham (yo), y significa: conciencia del yo o ser personal.  Es el principio en virtud del cual adquirimos el sentimiento de la propia personalidad, la ilusoria noci&oacut= e;n de que el no-Yo (cuerpo, materia, etc.), es el Yo (Espíritu), esto e= s, que nosotros somos, obramos, gozamos, sufrimos, etc., refiriendo todas las acciones al Yo, que es inactivo, inmutable y mero espectador de todos los a= ctos de la vida.  Dicho principio, producto directo del Buddhi, se presenta en tres formas, llamadas respectivamente: Vaikrita-, Taijasa-= y Bhûtûdi-Ahankâra, segun predominen en él las cualidades sattva, rajas o tamas.  Véase: Filosofía Sânkhya y Bhagavad-Gîtâ.&nbs= p; (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Egrégores  [Del griego Egrégoroi].-  Eliphas Lévi los denomina “los príncipes de las = almas que son los espíritus de energía y acción”; cualquiera cosa que puedan o no puedan significar.  Los ocultistas orientales describe= n los Egrégores como Seres cuyos cuerpos y esencia son un tejido de la lla= mada Luz Astral.  Son las sombras de los Espí= ritus planetarios superiores, cuyos cuerpos son de la esencia de la luz divina superior.  [En el libro de Hen= och se da dicho nombre a los ángeles que se casaron con las hijas de Seth y tuvieron por hijos a los Gigantes.]  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Eheyeh  (Hebreo).-  “Yo soy”, segun Ibn Ge= birol, pero no en el sentido de “Yo soy lo que Yo soy”.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Eidola.-  Es el plural de Eidolon.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Eidolon  (Griego).-  Significa lo mismo que nosotros denominamos fantasma humano, la forma astral.  [Imagen, sombra.]  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Eka  (Sánscrito).-  “Uno”, “único”.  Es también un sinónimo de Mahat, la Mente universal, como princi= pio de la Inteligencia.  [El “Dragón de Sabiduría” es el Uno, el Eka o Saka.  Es curioso = que el nombre de Jehovah fuese también Uno, Achad.  “Su nombre es Achad”, dicen los rabinos…  El Uno y el Dragón son expresiones usadas por los antiguos en conexión con sus respectivos = Logoi.  (Doctrina Secreta, I, 102).]  (G.T.<= span style=3D'mso-spacerun:yes'>  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ekabhakti  (Sánscrito).-  Devoto a uno solo; que no adora más que al Uno (al Dios único).  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   * Ekachara  (Sánscrito).-  “Que va o vive solo”; solitario.  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   * Eka-chârin&n= bsp; (Sánscrito).-  “Que va o vive solo”.&n= bsp; Un secuaz de Buddha.  También se designa con este nombre al Pratyeka-Buddha.  (Véase esta palabra).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Eka-chitta  (Sánscrito).-  “Que tiene un solo pensamiento”.  La fijación o concentración del pensamiento en un objeto único.  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   * Ekâgra  (Sánscrito).-  Fijo, atento o concentrado en un s= olo objeto.  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   * Ekagrata(s) (Sánscrito).-&nb= sp; Con la atención fija en objeto único.  (Afor. De Patañjali, III, 12).  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   * Ekâ-hansa  (Sánscrito).-  Literalmente: “el úni= co Hansa”.  (Véase esta palabra).  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   * Eka-ja  (S&aacut= e;nscrito).-  Literalmente:  “una sola vez nacido”.=   El individuo de la casta zudra (la inferior), en contraposición al Dvi-ja= (o “dos veces nacido”).  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   * Ekajâtipratibaddha  (Sánscrito).-  Literalmente: “ligado por un= solo nacimiento”.  El que no debe volver más a= este mundo, por estar desde entonces libre de la reencarnación.  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   * Ekâkâra  (Sánscrito).-  “De una sola forma”; uniforme, o que nunca cambia de forma; sin partes.  (Bhagavân Dâs).  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   * Ekâkchara  (Sánscrito).-  El o lo único imperecedero;= una sola sílaba; monosílabo; el monosílabo (la palabra sag= rada OM).  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   * Ekâkin  (Sánscrito).-  Solo, solitario.  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   * Ekâ-manas  (Sánscrito).-  Que fija la mente en un solo objeto.  (P. Hoult).  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   Egana-rûpa  (S&aacut= e;nscrito).-  El Uno (y los Muchos) cuerpos o fo= rmas; término aplicado por los Pur= ânas a la Divinidad.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ekanta  (Sánscrito).-  Lugar solitario, soledad; unidad absoluta.  Como adjetivo: enteramente devoto o atento a --.  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   * Ekântika  (Sánscrito).-  Infinito, inmenso, absoluto; único, supremo, perfecto, completo, singular, sin igual.  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   * Ekapâda  (Sánscrito).-  “De un solo pie”.  Fabulosa raza de hombres de que se= habla en los Purânas.  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   * Ekarchi  (Eka-richi) (Sánscrito).-  El único o principal Richi.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Eka-rasa  (Sánscrito).-  Inclinación única o exclusiva al placer; que sólo tiene una inclinación, o que sólo halla placer en --.  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   * Eka-rûpa  (Sánscrito).-  De una sola forma o manera; uniforme.  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   * Ekasarga  (Sánscrito).-  Aplicado o atento a una sola cosa;= que medita en el Ser único.  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   Ekasloka Shastra  (Sánscrito).-  Véase: Ekasloka-Zâstra.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ekastha  (Sánscrito).-  Concentrado, recogido; fijo o situ= ado en la unidad; establecido en el Uno; que radica en el Uno.  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   * Ekatâ  (Eka-tâ) (Sánscrito).-=   Unidad.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ekatva  (Sánscrito).-  Unidad.  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   * Ekavrata  (Sánscrito).-  Devoto a uno solo.  (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   * Ekâyana  (Sánscrito).-  Que aspira o tiende hacia un solo objeto; atento a un objeto único.&n= bsp; (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   Ekazloka-Zâstra  (Ekasloka-Shastra) (Sánscrito).-  Una obra= sobre los Zâstras (Escrituras), compuesta por Nagârjuna; una obra mística traducida al chino.<= span style=3D'mso-spacerun:yes'>  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * El  (Hebreo).-  Véase: Al.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Eleazar de Garniza.-  Autor hebreo que compuso diversas = obras, de las cuales se imprimieron algunas y han quedado otras manuscritas.  De ellas merece recordarse un Tratado del Alma citado por Pico d= e la Mirándola, y un Comentario Cabalístico sobre el Pentateuco.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Electrum mágicum&n= bsp; (Latín).-  Una composición de siete metales hecha segun ciertas reglas e influencias planetarias.  Preparació= ;n de gran poder mágico, y con la cual se pueden fabricar espejos, anillos mágicos y muchos otros objetos.&nbs= p; (F. Hartmann).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Elefanta.-  Una isla situada cerca de Bombay, = India, en la cual están, en buen estado de conservación, las ruinas = del templo cavernoso de dicho nombre.  Es uno de los más antiguos del país y es verdaderamente una obra ciclópea, si bien J. Fergusson le ha negado una grande anti= güedad.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * El-Elion  (Hebreo).-  Un nombre de la Divinidad tomado p= or los judíos del Elon fenicio,= que es nombre del Sol.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Elementales.-  Espíritus de los Elementos.=   Criaturas desarrolladas en los cua= tro reinos o elementos: tierra, aire, fuego y agua.  Los cabalistas los denominan Gnomo= s (los de la tierra), Silfos (los del aire), Salamandras (los del fuego) y Ondinas (los del agua).  Excepto unos = pocos de las especies superiores, y sus regentes, son más bien fuerzas de = la Naturaleza, que hombres o mujeres etéreos.  Estas fuerzas, como serviles agent= es de los ocultistas, pueden producir diversos efectos; pero si son empleadas por “Elementarios” (véase esta palabra) –en cuyo caso esclavizan a los médium-, ellos engañarán a la gente crédula.  Todos los ser= es inferiores invisibles engendrados en los planos quinto, sexto y séptimo de nuestra atmósfera terrestre, se ll= aman Elementales: Peris, Devs, Djins [o Jins], Silvanos, Sátiros, Faunos, Elfos, Enanos, Trolls, Kobolds, Brownias, Nixias, Trasgos, Duendes, Pinkies, Branshees, Gente musgosa, Damas blancas, Fantasmas, Hadas, etc., etc.  [Los Elementales son espíri= tus de la Naturaleza.  Seres material= es, pero invisibles (para nosotros), de naturaleza etérea, que viven en = los elementos del aire, agua, tierra o fuego.&= nbsp; No tienen Espíritu inmortal sino que están hechos de la substancia del alma, y tienen varios grados de inteligencia.  Sus caracteres difieren considerablemente.  Representa= n en su naturaleza todos los grados del sentimiento.  Unos de ellos son de índole benéfica, y otros maléfica.&= nbsp; (F. Hartmann).  En el m= undo astral … hay numerosas huestes de elementos naturales, o espír= itus de la Naturaleza, divididos en cinco clases principales, que son los elementales del éter, del fuego, del aire, del agua y de la tierra.<= span style=3D'mso-spacerun:yes'>  Los últimos cuatro grupos e= ran denominados en el ocultismo medieval: Salamandras, Silfos, Ondinas y Gnomos.  (Inútil es dec= ir que hay otras dos clases que completan las siete, que no nos interesan por ahor= a, puesto que aun no estan manifestadas) … Estos seres tienen por tarea mantener las actividades relacionadas con sus elementos respectivos; son los conductos mediante los cuales obran las energías divinas en estos diversos medios y son en cada elemento la expresión viva de la ley.<= span style=3D'mso-spacerun:yes'>  A la cabeza de cada una de estas divisiones hay un gran Ser (Deva o Dios), jefe de una poderosa hueste inteligencia directriz y guía de = todo el departamento de la Naturaleza regido y animado por la clase de elemental= es que están bajo su dominio.  Así, Agni, dios del fuego, es una gran entidad espiritual relacionada con las manifestaciones del fuego en todos los planos del unive= rso y mantiene su gobierno por medio de las legiones de elementales del fuego.<= span style=3D'mso-spacerun:yes'>  Conociendo la naturaleza de &eacut= e;stos y sabiendo los métodos para dominarlos, se obran los llamados milagr= os o hechos mágicos que de vez en cuando se registran en la prensa.  Los cinco dioses que presiden a los elementos son: Indra, señor del Âkâza o éter; Agni, señor del fuego; Pavana [o Vâyu], señor del aire; Varuna, señor del agua, y Kchiti, seño= r de la tierra.  –(A. Besant,= Sabiduría Antigua).]  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Elementarios.-  Propiamente, son las almas desencarnadas de las personas depravadas.  Estas almas, algun tiempo antes de la muerte, separaron de sí mismas su respectivo Espíritu divino perdiendo de este modo sus posibilidades de inmortalidad.  Pero en el grado actual de ilustración, se ha creído mejor aplicar dicho término a los fantasmas de personas desencarnadas, en general, aquel= los cuya residencia temporal es el K&ac= irc;ma-loka [o sea, los restos Kâma rûpicos de seres humanos en proceso de desintegración, susceptibles de ser temporalmente revivificados y hechos conscientes en par= te por medio de corrientes de pensamiento o magnéticas de personas vivas.]  Eliphas Lévi y algunos otros cabalistas hacen poca distinción entre los espíritus elementarios que habían sido hombres, y aquellos se= res que pueblan los elementos y son las fuerzas ciegas de la Naturaleza.  Una vez divorciadas de sus tr&iacu= te;adas superiores y de sus cuerpos, dichas almas permanecen en sus envolturas kâma-rûpicas, y son irresistiblemente atraídas a la tier= ra en medio de elementos afines a sus groseras naturalezas.  Su permanencia en el Kâma-loka varía en cu= anto a su duración; pero termina invariablemente en desintegración, disolviéndose como una columna de niebla, átomo por át= omo, en los elementos que las rodean.  [Los Elementarios son los cadáveres astrales de los muertos, = la contraparte etérea de la persona que un tiempo vivió, que tar= de o temprano de descompondrá en sus elementos astrales, de igual modo qu= e el cuerpo físico se disuelve en los elementos a que pertenece.  Estos elementarios, en condiciones= normales, no tienen conciencia propia; pero pueden recibir vitalidad de un méd= ium, y por ello son, digámoslo así, galvanizados durante pocos minutos, volviendo a la vida y conciencia (artificiales), y entonces pueden hablar, obrar y recordar con claridad cosas que hicieron durante la vida.  Con mucha frecuencia son observado= s por los Elementales, que se sirven de ellos como máscaras para represent= ar personas difuntas y engañar a la gente crédula.  Los Elementarios de personas buenas tienen poca cohesión y se evaporan pronto; los de los malvados pueden durar largo tiempo; los de los suicidas, etc., tienen vida y conciencia pro= pias mientras no se ha verificado la separación de los principios (esta división se da a consecuencia de la atracción opuesta de la Materia y el Espíritu.  Una vez llev= ado a cabo, el cuerpo astral se disolverá en sus elementos, y el Espíritu entrará en el estado espiritual.  –Véase: Sinett, Budhismo Esotérico).  Estos son los más peligrosos.  (F. Hartmann).]  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Elementos.-  En la antigüedad, Aristóteles admitía sólo cuatro elementos, llamados fu= ego, aire, agua y tierra; principios incorpóreos conectados con las cuatro grandes divisiones de nues= tro mundo cósmico.  La cien= cia oculta reconoce siete elementos cósmicos, cuatro de ellos enteramente físicos, y el quinto (éter) semimaterial, que vendrán a ser visibles en el aire ha= cia el fin de nuestra cuarta Ronda.  Los dos restantes se hallan todavía fuera de los límites de la percepción humana, pero aparecerán como presentimientos duran= te la sexta y la séptima Razas de la presente Ronda y serán plen= amente conocidos en las Rondas sexta y séptima respectivamente.  Estos siete elementos, con sus innumerables subelementos, son simplemente aspectos y modificaciones condicionales del solo y ún= ico Elemento origen de todos ellos,= y en cuya raíz está la Divinidad (Doctr. Secr.,I, 40, 498, etc.).  = A esos siete elementos alude el párrafo 4to de la Estancia VI del Libro de Dzyan (Cosmogénesis).  –= ;Cada uno de los cinco elementos en la actualidad conocidos está relaciona= do con su correspondiente orden de elementales (Salamandras, Silfos, etc.), y = su divinidad respectiva (Indra, Agni, etc.)&n= bsp; -(Véase: Elementales<= /i>).  (G.T.  H.P.B.).

La filosofía Sânkhya afirma que el mundo exterior está constituído por cinco factores llamados elementos sutiles o primarios (tanmâtras), correspondientes a los cinco sentidos y designados con los nombres de ellos.  Estos cinco elementos sutiles se combinan entre sí produciendo los cinco elementos groseros o compuestos (mahâbhûtas), los cuales, combinándose a su v= ez entre sí, forman el mundo material.=   Tenemos, pues, los cinco elementos sutiles del oído, tacto, vista, gusto y olfato, y por otra parte, los cinco elementos groseros denominados éter (âk&a= circ;sa o kha), aire (vâyu o anila); fuego (tejas o agni); agua (apas o= jala) y tierra (bhû o prithiv&ici= rc;), que corresponden respectivamente a los cinco sentidos, o sea: el éte= r, al oído; el aire, al tacto; el fuego, a la vista; el agua, al gusto;= y la tierra, al olfato.  Hay que advertir, sin embargo, que cada elemento grosero afecta no sólo a su sentido correspondiente, sino que además, por razón de ser compuesto, afecta asimismo, si bien en un grado menor, a todos los sentidos restantes.  (Véase: Filosofía Sânkhya).  (G.T.  H.P.B.).

Aparte de la clase de elementos naturales referida, hay los elementos artificiales, o formas de pensamiento, así llamados porque son formas dadas a una porción de esencia elemental = por los pensamientos de la humanidad, y pueden obrar sobre el hombre de una man= era benéfica o dañina, segun la naturaleza de dichas formas menta= les.]  (G.T.  H.P.B.).

 

* Elementos artificiales= .-  Formas mentales o formas de pensamiento.  –Vé= ase: Elementos.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Elementos compuestos.-  Véase: Elementos y Mahâb= hûtas.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Elementos cósmicos<= /b>.-  Véase: Elementos.  (G.T. =  H.P.B.).

 

* Elementos groseros  o compuestos.-  Véase: Elementos compuestos.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Elementos primarios  o sutiles.-  Véase: Elementos y Tanmâtras.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Elementos sutiles.-  Véase: Elementos primarios.  (G.T.  H.P.B.).

 

Elementum  (Latín).-  El elemento invisible o principio fundamental de todas las substancias que pueden estar en estado sóli= do (terrestre), líquido (acuoso), gaseoso (aéreo) o etéreo (ígneo).  No se refiere= a los llamados cuerpos simples o “elementos” de la química, si= no a la substancia invisible fundamental de que están formados.  (F. Hartmann).  (G.T.  H.P.B.).

 

Eleusinos  (Eleusinia, Griego).-  Los Misterios eleus= inos eran los más famosos y más antiguos de todos los Misterios de= la Grecia (excepción hecha de Samotracia), y se celebraban cerca de la aldea de Eleusis, no lejos de Atenas.  Epifanio hace remontar dichos Misterios a los días de Inaco (año 1800 antes de J. C.), fundados como se lee en otra versió= ;n, por Eumolpo, rey de Tracia y hierofante.&n= bsp; Tales Misterios se celebraban en honor de Deméter (la Ceres griega) y de la Isis egipcia; y el último acto que se celebraba referíase a una expiatoria vícitima de sacrificio y a una resurrección, cuando el iniciado era admitido al supremo grado de “Epopto”.  (V&eacu= te;ase esta palabra).  La fiesta de l= os Misterios empezaba en el mes de Boe= dromion (septiembre), época de la vendimia, y duraba desde el 15 hasta el 22, o sea siete días.  = La fiesta hebrea de los Tabernáculos, fiesta de las Cosechas, en el mes de = Ethanim (el séptimo), empezaba igualmente el día 15 y concluía= el 22 de dicho mes.  El nombre de= l mes referido (Ethanim) es derivado,= segun algunos, de Adonim, Adonia, Attenim, Ethanim, y estaba consagrado a Adonai o Adonis (Thammuz), cuya muerte lamentaban los hebreos en las arboledas de Bethlehem [Belén].  El sacrificio del “Pan y el Vino” se celebraba antes de los Mister= ios de la Iniciación, y durante la ceremonia eran revelados a los candid= atos los misterios contenidos en el petr= oma, una especie de libro hecho de dos tablas de piedra (petrai) unidas por uno de los lados, de manera que podían abrirse como un libro.  (Para más detalles, véase: = Isis sin velo, II, págs. 44 y 91 y siguientes de la edición inglesa).  (G.T.  H.P.B.).

 

* Elfos.-  Espíritus de la Naturaleza = que habitan en el plano astral; y que, juntamente con las hadas y los duendes, tan importante papel desempeñan en el folk-lore de todas las naciones; encantadores e irresponsables niños de la Naturaleza, fríamente relegados por la ciencia a viejas y nodrizas, = pero que los sabios más conspicuos de los tiempos venideros volverá= ;n a colocar en el sitio que les corresponde en el orden natural.  Ahora sólo creen en estos diminutos seres los poetas y ocultistas; los primeros, por la intuici&oacut= e;n de su genio, y los segundos, por la visión de su adiestrado sentido interno.  (A. Besant, Sabiduría Antigua, cap. II)= .  –Los Elfos (Elves, en inglés; Elfen, en alemán) son una especie de duendes, genios o espíritus aéreos, diminutos, de forma humana, de rostro bello y agraciado, muy amantes de la Naturaleza y generalmente dotados de un carácter gener= oso, compasivo y benéfico.  (Véase: Fausto, 2= da. Parte, escena I, canto de Ariel).  Algunos de ellos se complacen en hacer travesuras y jugarretas, y aun los hay de carácter vengativo y maléfico.  Suelen frecuentar los parajes solitarios, y a menudo se les confunde con los silfos.  En la mitología escandinava= se distinguen dos clases de Elfos: de Luz (Ljosalfar) y de Tinieblas (Döpkalfar o Svartalfar).  –Véase: Enanos Negros.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Elías.-  Profeta judío que se distinguió por gran número de prodigios que obró.  Segun leemos en el Nuevo Testamento, el mismo Jesús, refiriéndose a = las palabras de Malaquías (IV, 5): “Yo os enviaré el profeta Elías”, afirmó claramente que Juan el Bautista “es aquel Elías que ha de venir” (Mat., XI, 14), y en otra ocasión, hablando del mismo Juan el Bautista, dij= o: “Os digo que ya vino Elías y no le conocieron”.  (Id., XVII, 12, 13).  Esta es, entre= otras cosas, una prueba palmaria de que Jesús y sus discípulos admitían la doctrina de la reencarnación.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Elíseo.-  Véase: Campos Elíseos.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Elissa.-  Véase: Dido.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Elites  (Hebreo).-  Judíos adoradores del Sol.<= span style=3D'mso-spacerun:yes'>  –Véase: Ben Shamesh.  (G.T.  H.P.B.).

 

Eliwagar o Elivagar  (Escandinavo).-  Las aguas del Caos, llamadas en la cosmogonía de los antiguos escandinavos, “corrientes de Eliwagar”.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Elixir de vida.-  El problema de prolongar la vida h= umana más allá de los límites ordinarios es una cuesti&oacut= e;n que ha sido siempre considerada como uno de los misterios más obscur= os y más cuidadosamente reservados de la iniciación en el ocultismo.  Pero hay que hacer observar que esta cuestión no debe siempre tomarse al pie de la letr= a ni hay que creen a ciegas en las maravillosas virtudes del Ab-è-Hyal o Agua de Vida, que no pasa de ser una simple alegoría.  Sin embargo,= a pesar de lo dicho, es posible, siguiendo puntualmente los preceptos de la ciencia esotérica, prolongar la vida humana por un tiempo tal que llegaría a parecer increíble a todos cuantos piensan que la duración de nuestra existencia está limitada a un máxi= mum de unos doscientos años.  Todo el secreto de la longevidad consiste en hacer que el cuerpo etéreo atraiga hacia sí el principio vital (prâna) y se lo asimile debidamente.  Uno de los factores que en primer término contribuyen a la prolongación de la vida es la fuerza de voluntad robustecida med= iante un esfuerzo decidido, persistente y lo más concentrado posible.  Por regla general, no morimos sino cuando nuestra voluntad deja de ser bastante fuerte para hacernos vivir.  Otro factor importantísimo consiste en atenuar la actividad del organismo animal para hacerlo má= ;s obediente al poder de la voluntad y a la vez retardar todo lo posible el proceso vital, puesto que la intensidad de la vida está en raz&oacut= e;n inversa de su duración.  Este es el objeto de los diversos procedimientos de disciplina personal, tales c= omo los ayunos, austeridades, meditación, etc., prescritos por diferentes sectas esotéricas del Oriente.  Asimismo es necesario purificar la mente evitando todo pensamiento impuro, por la razón de que el pensamiento es una potencia dinámica que afecta las relaciones moleculares del hombre físico.  La meditación, fortaleciendo las partes más etéreas y espirituales del hombre, es un excelente medio de purificación moral.  Para más detall= es, consúltese el artículo Elixir de Vida publicado en la revista Antahkarana.  –Segun leemos en la Doctrina Secreta, “descompon= iendo alquímicamente el aire puro, Aliento de Vida, se produciría el Espíritu de Vida y su Elixir”.  (I, 686, nota)= .  “El que alatropizase el poco activo oxígeno convirtiéndolo en ozono hasta que llegara a te= ner cierto grado de actividad alquímica, reduciéndolo a su pura esencia, descubriría por este medio un sustituto del “Elixir de Vida”.  (Id., I, 168).  Otros procedimientos hay para prol= ongar la vida, pero, fuera del que consiste en la rigurosa observancia de las reg= las de higiene, la mayor parte de ellos entran de lleno en el dominio de la mag= ia negra.  Tal es el de apropiars= e uno, por una especie de vampirismo, la fuerza vital de otras personas, de igual = modo que las plantas parásitas viven a expensas del vegetal a que est&aac= ute;n adheridas.  –Véas= e: Amrita.  (G.T.  H.P.B.).

 

Elohim  (Hebreo).-  Llamado también Alhim, pues tal palabra se escribe= de diversas maneras.  Godfrey Hig= gins, que ha escrito mucho acerca de su significado, siempre la escribe Aleim.  Las letras hebreas que componen es= te nombre son aleph, lamed, hé, yod, mem y son numéricamente 1, 30, 5, 10, 40 =3D 86.  Parece ser el plural del nombre fe= menino Eloah, A L H, formado por la adición de la forma plural común I M, que es una terminación masculina, y por esto el todo parece implicar las emitid= as esencias activa y pasiva.  Como denominación más completa I H V H ALHIM, Jehovah Elohim.  Como Binah lleva hacia adelante hasta siete Emanaciones sucesivas así se ha dic= ho que Elohim representa un séptuplo poder de la Divinidad. (W.W.W.)  -[Los Elohim (Dioses o Señores) son idénticos a los Devas, Dhyâni-Buddhas u Hombres celestes; unos Seres divinos de orden inferior; son los siete Espíritus creadores, uno de los cuales= es Jehovah; aspectos o emanaciones manvantáricas del Logos.  Al princip= io, los Elohim eran llamados Achad (Uno), o la “Deidad, U= no en Muchos”; vino después el cambio; al septenario Elohim lo transformaron en un Jeho= vah: “Jehovah es Elohim unific= ando así la multiplicidad y dando de esta suerte el primer paso hacia el monoteísmo, a despecho de lo que leemos en el Génesis (III, 22): Y dijo el Señor Dios: he aquí el Hombre se ha hecho (o es) como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal”.  Los traductores de la Biblia desig= nan los Elohim con el nombre de “Dios” o “Señor Dios”.  Es de advertir que el “Dios&= #8221; del primer capítulo del G&ea= cute;nesis es el Logos, y el “Se&nti= lde;or Dios” del segundo capítulo se refiere a los Elohim creadores, los L= ogos menores.  (Doctr. Secr., passim.)]  (G.T.  H.P.B.).

 

Eloi  (Gnóstico).-  El genio o regente de Júpit= er; su Espíritu planetario.  (Véase: Origenes, Con= tra Celsum).  (G.T.  H.P.B.).

 

Elu  (Cing.).-  Antiguo dialecto usado en Ceilán.  (G.T.  H.P.B.).

 

Emanación  (Doctrina de la).-  En su significado metafísico, es opuesta a la Evolución y, sin embargo, es una = con ella.  Enseña la cienci= a que la evolución es fisiológicamente un modo de generación= en el cual el germen que desarrolla el feto preexiste ya en la madre, y que el desenvolvimiento y la forma final, así como las peculiaridades de di= cho germen, se llevan a cabo en la naturaleza.=   Enseña también que en la cosmología el proceso = se efectúa ciegamente por m= edio de la correlación de los elementos y sus varias mezclas o combinaciones.  El ocultismo contesta que esto es sólo el modo aparente, puesto que el verdadero proceso es la Emanación, dirigida por Fuerzas inteligentes sujetas a una LEY inmutable.  Por lo tanto, aun = cuando los ocultistas y teósofos crean por completo en la doctrina de la Evolución tal como la expusieron Kapila y Manú, son emanacionistas más bien que= evolucionistas.  La doctrina de la Emanación= fue en un tiempo universal.  La enseñaban los filósofos alejandrinos, lo mismo que los indos,= los hierofantes de Egipto, de la Caldea y de la Grecia, y también los he= breos (en su Cábala y hasta en el = Génesis).  Porque sólo a una traducción deliberadamente errónea se debe que la voz hebrea = asdt haya sido vertido de los Sete= nta en el sentido de “ángeles”, siendo así que significa= Emanaciones, Eones, exactamente lo= mismo que entre los gnósticos.  Verdad es que en el Deuteron= omio (XXXIII, 2) la palabra asdt o ashdt está traducida como “ley de fuego”, mientras que la versión correcta de este pasaje debería ser: “de su diestra salió (no una ley de fuego, sino) un fuego segun la ley”; esto es= , que el fuego de una llama es comunicado a otra y cogido por ella, como sucede c= on un reguero de substancia inflamable.  Esto es precisamente la emanación.  Segun se ha expuesto en Isis sin velo: “En la Evolución, como ahora se empieza a comprender, se supone que hay en = toda materia un impulso a adquirir una forma más elevada –suposición claramente expresada por Manú y otros filósofos indos de la más remota antigüedad.  El árbol filosófico = es un ejemplo de ello en el caso de una solución de zinc.  La controversia suscitada entre los partidarios de esta escuela y los emanacionistas puede en pocas palabras formularse así:  El evolucionista pone término a toda investigación al llegar a l= os límites de “lo Incognoscible”; el emanacionista cree que nada puede ser evolucionado (o, como significa tal palabra, desentrañ= ;ado o nacido), a no ser que primero haya sido involucionado, indicando as&iacut= e; que la vida procede de una potencia espiritual que está por encima de todo”.  [Véase: Creación.]  (G.T.  H.P.B.).

 

* Emepht  (Egipcio= ).-  El Uno, Supremo Principio planetar= io, que de un soplo echa de su boca el Huevo del Mundo, siendo, por lo tanto, lo mismo que Brahmâ.  (G.T.=   H.P.B.).

 

* Empédocles.-  Célebre filósofo de Agriento que floreció en el siglo V antes de J. C.  Enseñaba las doctrinas de la transmigración y de la evolución; sentó ademas la teoría de que nada puede venir a la existencia que ya antes no exista.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Empsícosis  (Griego).-  En la filosofía espirituali= sta, es el acto en virtud del cual el alma se une al cuerpo y lo anima.  (M. Treviño).  (G.T.  H.P.B.).

 

Empusa  (Griego).-  Un vampiro, un demonio o genio mal= o que tomaba diversas formas.  [Aristófanes, en una de sus comedias, representaba este monst= ruo como un espectro horrible que se transforma en perro, en mujer, en víbora, tiene un pie de asno y otro de bronce, y no piensa sino en h= acer daño.  Hécate lo hacía aparecer a guisa de espantajo mujeril para asustar a los hombr= es con su facha horrorosa.]  (G.T= .  H.P.B.).

 

En  (Caldeo).-  Partícula negativa, como a en griego y en sánscrito.=   Es la primera sílaba de = 220;En Soph” (véase esta palabra), o no cosa, nada que empiece o acabe, lo “Infinito”.  (G.T.  H.P.B.).

 

Enano de la Muerte.-  En el Edda de los antiguos escandinavos, Iwaldi, el Enano de la Muert= e, esconde la Vida en las profundidades del gran océano, y luego la hace subir a la tierra a su debido tiempo.  Esta Vida es Iduna, la hermosa doncella, hija del “Enano”.  Es la Ev= a de los cantos escandinavos, puesto que da a comer a los dioses del Asgard las manzanas de siempre renovada juventud; pero éstos, en lugar de ser castigados por haberlas comido y ser condenados a morir, confieren de este = modo todos los años una renovada juventud a la tierra y a los hombres, después de cada breve y dulce sueño en los brazos del Enano.<= span style=3D'mso-spacerun:yes'>  Iduna es sacada del océano = cuando Bragi (véase esta palabra), el Soñador de Vida, sin mancilla = ni imperfección, cruza dormido la silenciosa inmensidad de las aguas.  Bragi es la divina ideación= de la Vida, e Iduna es la Naturaleza viviente –Prakriti, Eva.  –(Véase: Bragi<= /i> e Iwaldi).  (G.T.  H.P.B.).

 

Enanos Negros.-  Tal es el nombre de los Elfos de Tinieblas que se arrastran de una lado a otro en las obscuras cavernas de la tierra y fabrican armas y utensilios para sus padres divinos, los Æsi= r o Ases.  Se les llama tanbi&eacu= te;n “Elfos negros”.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Encanto.-  Se ha dado este nombre a ciertas fórmulas o combinaciones de palabras, en verso o en prosa, pronuncia= das o escritas, que se utilizan para producir efectos extraordinarios y maravillosos.  Gran núm= ero de encantos se operan también mediante procedimientos mágicos y magnéticos (soplo, sugestión, etc.).  La voz francesa charme y la inglesa cha= rm vienen de la palabra latina carmen<= /i>, que, además de verso, significa una fórmula concebida en determinadas palabras, encanto, ensalmo, conjuro, etc., siendo por lo tanto equivalente a la voz sánscrita mantra (himno, verso, hechizo, fórmula mística de encantamiento).  Cuenta Plinio que en su tiempo, y = por medio de ciertos encantos, se extinguían los incendios, se restañaba la sangre de las heridas, se volvían a su lugar los huesos descoyuntados, se curaba la gota, se impedía que se volcase un carro, etc.  En la antigü= edad todos creían firmemente en los encantos, cuya fórmula consistía de ordinario en ciertos versos griegos o latinos.  Así, para curar la gota, se escribía en una plancha de oro este verso latino traducido de Homero= : Concio turbata est, subter quoque terra sonabat.  –(Vé= ;ase: Mantra).  (G.T.  H.P.B.).

 

Encarnaciones divinas o Avatares.-  La Inmaculada Concepción es= tan preeminentemente egipcia como inda.  Segun dice el autor de Creen= cia Egipcia:  “No es la historia vulgar, grosera y sensual, como en la mitología griega, sino refinada, moral y espiritual”; y, por otra parte, la idea de encarnación la encontramos revelada en el muro de un templo de Tebas= por Samuel Sharpe, quien la analiza de este modo:  “Primero, el dios Thot ̷= 0; como el mensajero de los dioses; lo mismo que el Mercurio de los griegos (o= el Gabriel del primer Evangelio), dice a la virgen reina Mautmes que ella ha de dar a luz un hijo, el cual será el rey Amunotaf III.  Segundo, el dios Knef, el Espíritu … y la diosa Hathor (la Naturaleza) … cogen ambos a la reina por las manos y ponen dentro de su boca el signo de = la vida, una cruz, que ha de ser l= a vida del futuro niño”, etc., etc.&= nbsp; Verdaderamente, la encarnación divina, o la doctrina del avatar, ha constrituído el = mayor misterio de todos los antiguos sistemas religiosos.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Encina  (sagrada).-  Entre los druidas, la encina era un árbol muy sagrado, como lo era asimismo entre los griegos, si hemos = de dar crédito a Ferécides y su cosmogonía, que nos habla= de la encina sagrada, “en cuyas frondosas ramas moraba una serpiente (es= to es, la sabiduría), sin que se pudiera desalojarla de allí = 230; Cada nación tiene sus respectivos árboles sagrados, especialm= ente los indos.  La encina fue también objeto de veneración entre los judíos; sus primeros patriarcas ofrecían sacrificios debajo de dichos árboles; Abraham erigió sus tiendas al pie de unas encinas en= el valle de Mambre; Jacob enterró al pie de una encina la nodriza de Raquel, y bajo una de ellas enterró los ídolos de sus hijos.<= span style=3D'mso-spacerun:yes'>  Al pie de una encina Josué colocó una piedra en memoria de la alianza entre Dios y los israelitas.  Los galos, mucho = tiempo después de haber abrazado la religión de los romanos, conserv= aron su veneración a las encinas.  San Severo hizo cortar una que estaba consagrada a cien dioses, y pa= ra perpetuar la memoria de tal hecho, se grabó en el mismo sitio una inscripción cuyo sentido era:  “San Severo ha derribado el árbol de cien dioses”.  (Dict. Hist. Des cultes reli= g.).  (G.T.  H.P.B.).

 

* Ennoia  (Griego).-  Entre los gnósticos era un aspecto de la Mente divina.  E= nnoia y Ofis (el Agathodaimon, la Serpiente, la sombra de la Luz) eran los Logoi de los ofitas.  Como una unidad, Ennoia y Ofis son= el Logos que se manifiesta como doble principio del bien y del mal, porque, segun sus ideas, estos dos principios= son inmutables y han existido desde toda la eternidad, como continuarán existiendo siempre.  Cuando están separados, el uno es el Arbol de la Vida (espiritual), y el ot= ro el Arbol del Conocimiento del bien y del mal”.  (Isis sin velo, II, 293).  (G.T.=   H.P.B.).

 

* Enoch  (Enos, Henoch, Hanoch, Kanoch o Chanoch)  (Hebreo).-  En la Bibli= a (Génesis, IV y V) se hace mención de tres Enochs: el hijo de Caín, el de Seth y el de Jared, pero todos ellos son idénticos, y dos de ellos son mencionados sólo para despistar.  Esotéricamente, Enoch es el “Hijo del hombre”, el primero; y simbólicamente, la primera subraza de la quinta Raza-madre.  Y si su nombre, p= ara fines de jeroglíficos numéricos y astrónomicos, arroja= el significado del año solar, o sea 365, en conformidad a la edad que le asigna el Génesis, es po= rque, siendo el séptimo, es, para fines ocultos, el período personificado de las dos Razas precedentes, con sus catorce subrazas.  De consiguiente, es presentado como bisabuelo de Noé, que a su vez es la personificación de la hu= manidad de la quinta.  (Doct. Secr., III, 90).  Segun leemos en la Epístola de San Judas (15 y 16), Enoch, séptimo patriarca después de Adán, escribió un libro de carácter profético y de gran importancia, libro del = cual los primeros escritores cristianos sacaron las primeras nociones de los Ang= eles caídos, si bien la Iglesia lo ha declarado apócrifo.  (Véase: Enoichion y Libro de En= och).  (G.T.  H.P.B.).

 

Enoichion  (Griego).-  Literalmente, “el Ojo interno”, el “Vidente”.&= nbsp; Alusión al tercer Ojo, interno o espiritual, el verdadero nombre de Enoch desfigurado de Chanoch.  [As&iacu= te;, cada profeta o Adepto puede llamarse Enoichion, sin que por eso venga a ser= un seudo-Enoch.  (Doctr. Secr., III, 86).  –Véase: Enoch.]  (G.T.  H.P.B.).

 

Ens  (Latín).-  Lo mismo que el griego To On, “ser”, o la pre= sencia real en la Naturaleza.  [Equiv= ale a ente, o ser, en castellano.]  (G.T.  H.P.B.).

 

En-Soph o Ain-Soph  (Hebreo).-  Lo infinito o ilimitado.  El Principio deífico absolu= to, impersonal e incognoscible.  Literalmente significa “no-cosa”, esto es, nada que pueda clasificarse con alguna cosa más.&n= bsp; La palabra y las ideas son equivalentes a los conceptos vedantinos de Parabrahm.  (W.W.W.).  –Algunos cabalistas occident= ales, sin embargo, intentan hacer de ELLO un “El” personal, una deidad masculina en vez de una deidad impersonal.  (G.T.  H.P.B.).

 

* En-Suph.-  Véase: En-soph.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Ente.-  Véase: Ens.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Entelequias  (Griego).-  Aristóteles, y modernamente Leibniz, dieron este nombre a las Mónadas “creadas” o emanadas (los Elementales emitidos de los Espíritus o Dioses cósmicos).  En lenguaje filosófico, se designa con el nombre de entelequia “una cosa real que lleva en sí el princ= ipio de su acción y que tiende por sí misma a su fin propio”.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Entusiasmo  [Del griego enthousiasmós].-  Entre otros significados, esta palabra tiene el de “inspiración divina”.&n= bsp; También se aplicaba dicho vocablo al “furor de las sibi= las al dar sus oráculos inspirados por la divinidad”.  –“La fantasía, = dice Olimpiodoro, es un impedimento para nuestras concepciones intelectuales, y = por lo mismo, cuando nos hallamos agitados por la inspiradora influencia de la Divinidad, se interviene la fantasía, cesa la energía entusiástica, porque el entusiasmo y el éxtasis son contrario= s el uno al otro.  (Véase: Isis sin velo, II, 591).  (G.T.  H.P.B.).

 

* Entusiastas.-  Antiguos herejes, así llama= dos porque pretendían tener verdaderas inspiraciones, aunque estuviesen agitados por el demonio.  Se h= a dado este nombre a los anabaptistas y a los cuáqueros.  (Dict. Histor. Des cultes relig.).  (G.T.  H.P.B.).

 

Eolo  [Æolus, en latín; Aíolos,= en griego].-  El dios que, segun Hesíodo, ata o desata los vientos; el rey de los vientos y de las tormentas.  [Segun cuenta Virg= ilio, Eolo tenía los vientos encadenados en una profunda caverna para prev= enir estragos parecidos a los que hicieron cuando separaron Sicilia de la tierra firme y abrieron el estrecho de Gibraltar.=   Es también el nombre de un rey de la Eolia, inventor de las v= elas para la navegación, y asimismo un gran astrónomo, por lo cual= fue divinizado por la posteridad.  Como divinidad del aire, Eolo viene a ser el Vâyu de los indos.]  (G.T.  H.P.B.).

 

Eón o Eones  [Aión, en griego; Æon, en latín: el tiempo, la eternidad].-&n= bsp; Períodos de tiempo [en este sentido, Eón equivale a la voz castellana “evo”;] emanaciones procedentes de la esencia divina, y seres celestiales; entre los gnósticos, eran genios y ángeles.  [Eón es tambien el primer Logos (Doctr. Secr., I, 375); “eternidad”, en el sentido d= e un período de tiempo aparenteme= nte interminable, pero que, a pesar de todo, tiene límite, o sea un Kalpa o Manvantara (Id., I, 92).  Los Eones (Espíri= tus estelares), emanados de los Desconocido de los gnósticos, son inteligencias o seres divinos idénticos a los Dhyân Chohans de la Doctrina esotérica.  (Id, III, 160).]  (G.T.  H.P.B.).

 

Eona  (Fenicio).-  La Eva de los fenicios.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Eorosch  (Persa).-  El Cuervo celeste, ave divina radi= ante de luz y dotada de gran inteligencia.  Es la principal de las aves instruídas por Ormuzd.  Habla el lenguaje del cielo, y allí donde llega su voz, todos los Dews están poseídos de temor.&nbs= p; Protégé toda la tierra cuando el hombre puro lleva el = Zour en honor de Mitra.  (Zend-Avesta).  (G.T.  H.P.B.).

 

* Eos  (Griego).-  Personificación de la aurora.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Epheso.-  Véase: Efeso.  (G.T.  H.P.B.).

 

Epimeteo  (Epimetheus, Griego).-  Literalmente: "= ;el que toma consejo después= " del suceso.  Un hermano de Pro= meteo, en la mitología griega.  (G.T.  H.P.B.).

 

Epinoia  (Griego).-  Pensamiento, intención, designio.  Nombre que adoptaro= n los gnósticos para el primero Eón pasivo.  (G.T.  H.P.B.).

 

Episcopal  (Báculo).-  Véase: Báculo episcopal.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Epopteia  (Griego).-  En los Misterios, la tercera o última parte de los sagrados ritos se llamaba Epopteia, o revelación, recepción en los secretos.  En substancia signi= fica aquel grado de clarividencia divina en que la visión terrestre se paraliza, todo cuanto pertenece a la tierra desaparece, y el alma se une li= bre y pura con su Espíritu o Dios.  Pero el verdadero significado de di= cha palabra es "superintendente, sobreveedor, vigilante, maestro de obra", y equivale a la voz sánscrita evâpta.  (Isis sin velo, II, 90-91, edic. ingl.).  (G.T.  H.P.B.).

 

Epoptes  (Griego).-  Un iniciado.  El que ha pasado por su últ= imo grado de iniciación.  [= San Pablo, al aplicarse a sí mismo esta palabra (I Corint. III, 10), se viene a declarar un adepto o iniciado, con facultades para iniciar a otros.  -Véase: Isis sin velo= , II, 91.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Equidna  (Echidna, Griego).-  "Víbora".  -Nombre dado a la Hidra de Lerne, que Hércules mató.  -(Véase: Cerbero).  (G.T.  H.P.B.).

 

* Era.-  Véase: Período.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Erdaviraf.-  Célebre mago persa que el r= ey Artajerjes eligió entre 80.000 sacerdotes para que le declarara el verdadero sentido de la doctrina de Zoroastro, diversamente interpretada por gran número de herejes que habían surgido en Persia.  Dicho mago dijo al rey que iba a e= nviar su alma al cielo para consultar al Ser supremo, y luego cayó en un p= rofundo letargo muy parecido a la muerte.  Tal estado duró siete días, pasados los cuales volvió el alma al cuerpo de Erdaviraf, el cual hizo ante el rey y se= is magos que le acompañaban la revelación del verdadero sentido = de dicha doctrina.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Erebo  (Griego).-  El infierno.  (G.T.  H.P.B.).

 

Erídano  (Latín).-  Ardán, nombre griego del río Jordán.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Erodínium.-  Una representación pintada o alegórica de algunos sucesos futuros; las visiones y sueños simbólicos que pueden producirse de varias maneras.  Hay tres clases de sueños, = de los cuales pueden resultar otros cuatro estados mezclados de los mismos.  Las tres clases puras son:  1) Sueños que provienen de condiciones fisiólogicas; 2) Sueños que resultan de condicion= es psicológicas e influencias astrales; 3) Sueños causados por agencia espiritual.  Só= lo estos últimos son dignos de gran consideración, si bien los primeros pueden en algunos casos indicar importantes cambios en los planos a que pertenecen; por ejemplo: soñar que un clavo es arrojado a la cab= eza, puede producir la apoplejía, etc.&n= bsp; (G.T.  H.P.B.).

 

        &= nbsp;   Eros  (Griego).-  Hesíodo hace del dios Eros = la tercera persona de la primitiva Trinidad helénica, compuesta de Ouranós, Gea y Eros.  E= s la personificación de la fuerza creadora de la Naturaleza en su sentido abstracto, el impulsor a la "creación" y procreación.  Exotéricamente, la mitología hace de Eros el dios de la lujuria, del deseo sensual, y de ahí el término erótico; esotéricame= nte, es muy diverso.  (Véase= : Kâma.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Escala.-  Hay numerosas "escalas" = en los diagramas y filosofías místicas, todas las cuales eran, y alg= unas son aun, empleadas en los respectivos misterios de varias naciones.  La Escala Brahmánica simboliza los siete Mundos (o Sapta-Loka); la Escala cabalística, los sie= te Sephirot inferiores; la Escala de Jacob es mencionada en la Biblia; la Escala Mitraica es también la "Escala misteriosa".  Luego hay las Escalas rosacruz, escandinava, la de Borsippa, etc., etc., y por último, la Escala teológica, que, segu= n el hermano Kenneth Mackenzie, está constituída por las cuatro virtudes cardinales y las tres teologales.=   (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

Escarabajo  (Scarabœus).-  En Egipto, era el símbolo d= e la resurrección y también del renacimiento; de resurrecció= ;n para la momia, o más bien los aspectos superiores de la personalidad que la animaba, y de renacimiento para el Ego, el "cuerpo espiritual" del alma inferior, humana.  Los egiptólogos no nos expr= esan más que la verdad a medias cuando, al especular acerca del significa= do de ciertas inscripciones, dicen: "el alma justificada, una vez llegada= a cierto período de sus peregrinaciones (simplemente a la muerte del cuerpo físico), debe unirse a su cuerpo (esto es, al Ego) para no separarse más de él".  (Rougé).  -¿Qué es ese as&iacu= te; llamado cuerpo? ¿Puede ser la momia? Ciertamente no, porque el vacío cuerpo momificado jamás puede resucitar.  Sólo puede ser la vestidura eterna, espiritual, el EGO que nun= ca muere, antes al contrario, da inmortalidad a todo cuanto llegue a unirse a él.  "La inteligen= cia libertada (que) toma de nuevo su luminosa envoltura y (otra vez) se convier= te en Daimón", como dice el profesor Maspero, es el Ego espiritual; el Ego personal o Kâ= ma-Manas, su rayo directo, o alma inferior, es lo que aspira a llegar a ser Osirifica= do, esto es, a unirse con su "Dios"; y aquella parte del mismo que logrará hacerlo, nunca más será separada de él = (del Dios), ni siquiera cuando este último Ego que se encarna una y otra vez descendiendo periódicamente a la tierra en su peregrinación en busca de nu= evas experiencias y siguiendo los decretos del Karma.  Khem, "el sembrador de semilla", es presentado en una lápida en una pintura de la resurrección después de la muerte física, como el crea= dor y sembrador del grano de trigo, que, después de la corrupción brota de nuevo cada vez en forma de una nueva espiga, sobre la cual se ve posado un escarabajo sagrado; y Deveria indica muy justamente que "Fta= h es la forma inerte, material de Osiris, que se convertirá en Sakari (el Ego eterno) para renacer, y ser luego Harmachus", u Horu= s en su transformación, el dios nacido.  La plegaria que t= antas veces se encuentra en las inscripciones tumulares, "el deseo de la resurrección en el alma vivi= ente de uno" o el Ego superior,= tiene siempre al fin un escarabajo que representa el alma personal.  El escarabajo es el más ven= erado, así como el más frecuente y familiar de todos los símb= olos egipcios.  No hay momia que no= tenga algunos de ellos; el adorno favorito en grabados, muebles caseros y utensil= ios es el escarabajo sagrado, y Pierret indica muy atinadamente, en su Livre des Morts, que la significación secreta de este jeroglífico está suficientemente explicada en el hecho de que el nombre egipcio del escaraba= jo, Kepher, significa: ser, llegar a ser, hacerse, formar o construir de nuevo.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Escuela contemplativa<= span lang=3DEN-US style=3D'font-family:Arial;mso-bidi-font-family:"Times New Rom= an"'>.-  Véase: Escuela Mahâyana.  (G.T.  H.P.B.).

 

Escuela filosófica de Alejandría.-=   Esta famosa escuela apareció en Alejandría (Egipto) y = fue durante algunos siglos el gran centro de letras y de la filosofía.  Renombrada por su biblioteca, que = lleva el nombre de "Alejandrina", fundada por Teolomeo Soter, que murió en el año 283 antes de J. C., al mismo principio de su reinado; bilbioteca que en otro tiempo ostentaba 700.000 rollos o volúmenes (Aulo Gelio).  Era famosa también por su museo, la primera academia verdadera de cienci= as y artes; por sus sabios miembros, que gozaban de celebridad mundial, tales co= mo Euclides (padre de la geometría científica), Apolonio de Perga (autor de la obra existente aun sobre las secciones cónicas), Nicómaco (el aritmético), astrónomos, filósofos naturalistas, anatómicos tales como Herófilo y Erasístrato, físicos, médicos, músicos, artista= s, etc., etc.  Hizíose todavía más famosa por su Escuela ecléctica, o sea la Neoplatónica, fundada en el año 193 después de J. C. p= or Ammonio Saccas, entre cuyos discípulos figuraban Orígenes, Plotino y muchos otros sabios actualmente célebres en la historia.  Las más renombradas escuela= s de gnósticos tuvieron su origen en Alejandría.  Filón el judío, Jose= fo, Jámblico, Porfirio, Clemente de Alejandría, Erastótene= s el astrónomo, Hipatia la virgen filósofa y un sinnúmero de otros astros de segunda magnitud, todos ellos pertenecieron en varios tiemp= os a estas grandes escuelas y contribuyeron a hacer de Alejandría uno de = los más justamente famosos centros de saber que jamás el mundo ha= ya producido.  (G.T.  H.P.B.).

 

* Escuela Hînayâna.-  La Escuela Hînayâna, "pequeño Vehículo"= ; o "Vehículo menor", y la Mahâyâna, o "gran Vehículo", son dos escuelas de estudio religioso y filosófico en el Budismo del Norte.=   -Voz del Silencio, III.<= span style=3D'mso-spacerun:yes'>  (Véase: Escuela Mahâyâna).=   (G.T.  H.P.B.).

    =        

    =         * Escuela Mahâyâna.-  "Gran Vehículo", o Escuela contemplativa.  Es la principal de las dos escuelas de estudio religioso y filosófico en el Budismo del Norte.  (Vé= ase: Escuela Hinâyâna).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Escuela Neoplatónica.-  Véase: Escuela filosófica de Alejandría y Neoplatonismo.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Escuela Platónica o "Antigua Academia", en contraposición a la posterior, o se= a la Escuela neoplatónica de Alejandría.  (Vé= ase: Escuela filosófica de Alejandría y Filaleteos).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Escuela de los Profetas.-  Escuelas fundadas por Samuel para = la instrucción de los Nabiim (profetas).  En ellas seguíase el mismo método que el que observaba el chela o candidato a la iniciaci&oa= cute;n el ciencias ocultas, o sea el desarrollo de las facultades anormales de clarividencia que conducen a la condición de Vidente o Profeta.  De dichas escuelas había mu= chas antiguamente en la Palestina y el Asia Menor.  Es un hecho completamente cierto que los hebreos adoraban a Nebo, el dios cald= eo de la ciencia secreta, toda vez que adoptaron su nombre como un equivalente= de sabiduría.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Eschem  (Persa).-  El más poderoso y cruel de = los dews (genios maléficos); el= dew de la envidia, cólera y violencia.  (Zend-Avesta).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Eschem vôhu  (Persa).-  Así comienza una oraci&oacu= te;n meritoria que los parsis repiten contínuamente en su liturgia.  (Zend-Avesta).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Esdras  (Ezra, en inglés)  (Hebreo).-<= span style=3D'mso-spacerun:yes'>  El escriba y sacerdote judí= o que, cerca de 450 años antes de J.C., compiló el Pentateuco (si es que no fue el realmente su autor) y el resto = del Antiguo Testamento, a excepci&oacu= te;n del libro de Nehemías [o= Libro segundo de Esdras] y el de Malaquías.  (W.W.W.).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Esencial elemental.-  Generalmente se da este nombre a l= as combinaciones de materia formadas en los tres reinos elementales.  Esta esencia se moldea produciendo formas por medio de agregación, formas que duran algun tiempo y acab= an por disgregarse.  La esencia elemental existe en centenares de variedades en cada subdivisión del plano astral.  Esta vasta atmósfera de esencia elemental responde siempre a las vibraciones ca= usadas por los pensamientos, sensaciones y deseos.  (A. Besant, Sabiduría Antigua).&nbs= p; (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Esencia monádica.-  La atómica o más íntima condición de la substancia de un plano animado por la segunda Oleada de Vida.  (Powis Hoult).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Esenios.-  Palabra helenizada que viene del h= ebreo Asa, "sanador".  Los esenios constituyen una mister= iosa secta de judíos, que segun Plinio, había vivido cerca del Mar Muerto por millia sœculorum (durante miles de siglos).  Al= gunos han supuesto que eran fariseos extremados, y otros, lo que quizás se= a la opinión verdadera, los descendientes de los Benim-nabim de la Bibli= a, y opinan que eran "Kenitas= " y Nazaritas.  Tenían muchas ideas y prácticas búdicas; y es digno de notar que los sacerdotes de = la Gran Madre en Efeso, Diana-Bhavani= con muchos pechos, eran también designados con este nombre.  Eusebio, y más tarde De Qui= ncey, declararon que eran lo mismo que los cristianos primitivos, lo cual es m&aa= cute;s que probable.  El títul= o de "hermano", usado en la Iglesia primitiva, era esenio.  Constituían una fraternidad= , o un Koinobion [cenobio] o comunidad parecida a la de los primeros conversos.&n= bsp; (Isis sin velo).  [De todas las sectas judías= -dice el abate Fleury- la de los esenios era la más singular.  Vivían alejados de las gran= des ciudades; sus bienes eran comunes, su alimento era muy sencillo.  Dedicaban mucho tiempo a la oración y a la meditación.&n= bsp; Llevaban una vida muy contemplativa y tan perfecta, que muchos de los padres de la Iglesia los han tenido por cristianos.].  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Eshmin  (Hebreo).-  Los cielos, el firmamento en el cu= al están el sol, los planetas y las estrellas.  Dicha palabra deriva de la ra&iacu= te;z Sm, que significa colocar, dispone= r; de ahí, los planetas, como disponedores.  (W.W.W.).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Esotérico  (Griego).-  Oculto, secreto.  Voz derivada del griego esotéricos, "interno&q= uot;, "recóndido".  [Esotérico es lo que se ocul= ta a la generalidad de la gente y se revela sólo a los iniciados; en contraposición a lo exot&eac= ute;rico (público o externo).  L= as enseñanzas de Cristo tenían también su parte pública y su parte secreta; así vemos en el Nuevo Testamento que Jesús, hablando a sus discípulos, les decía: "… a vosotros es concedido saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos [la masa del puebl= o] no es concedido … por eso les hablo po medio de parábolas, para que viendo, no vean, y oyendo no oigan ni entiendan".  (Mat., XIII, 11, 13, etc.).  -En igual sentido se expresaban los evangelistas Marcos y Lucas: "Y sin parábola no les hablaba; mas a sus discípulos en particular l= es declaraba todo".  (Marc., IV, 34); "Entonces les abrió el sentido para que entendiesen las Escrituras".  (Luc., XXIV, 45).]  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Espacio.-  El Espacio que los seudosabios, en= su ignorancia, han proclamado ser "una idea abstracta" y "un vacío", es en realidad el Contenedor y el Cuerpo del universo c= on sus siete Principios.  Es un c= uerpo de extensión ilimitada, cuyos principios, segun la fraseología oculta -siendo cada uno de ellos a su vez septenario-, manifiestan en nuest= ro mundo fenomenal sólo la más grosera fábrica de subdivisiones.  El Espacio, o Caos, como tambi&eac= ute;n se le llama, no es ni el "vacío sin límites", ni la "plenitud condicionada", sino ambas cosas a la vez.  Siendo, en el plano de abstracci&o= acute;n absoluta, la siempre incogniscible Deidad, que es vacía sólo = para las mentes finitas, y en el de la percepción mayávica, el Plenum divino, el absoluto Contene= dor de cuanto existe, tanto manifestado como inmanifestado, es, por lo tanto, Aque= llo el TODO ABSOLUTO.  El Espacio siempre ha sido, es y será; es la eterna Causa de todo, la Deidad incomprensible, cuyas invisibles vestiduras son la mística raíz de toda materia y d= el Universo.  Es la única = cosa eterna que podemos fácilmente imaginar, inmóvil en su abstracción y no influída por la presencia ni por la ausencia en él de un univ= erso objetivo.  Carece de dimension= es en todos sentidos, y es existente por sí mismo.  El Espacio y = AQUELLO que en él está contenido son coetáneos, eternos, infin= itos o sin dimensiones; ambos constituyen la única excelsa Realidad y son origen de todo cuanto existe.  El Espíritu es la primera diferenciación de "Aquello",= la Causa sin causa del Espíritu y de la Materia.  El Espacio, considerado como una u= nidad substancial, la fuente viva de la Vida, es, como la desconocida Causa sin causa, el más antiguo dogma del ocultismo.  Así son la Fuerza y la Mate= ria, como Potencias del Espacio, inseparables y reveladoras desconocidas de lo Desconocido, Parabrahman es, como una realidad sin segundo, el Kosmos que t= odo lo contiene, o más bien el infinito Espacio cósmico, en el más alto sentido espiritual.  Segun las enseñanzas esotéricas, el Espacio y el Tiempo son una sola cosa; son innominados, porque son el incogniscible AQUELLO que sólo puede ser percibido por sus siete Rayos (que son las siete Creaci= ones, los siete Mundos, las siete Leyes, etc.), y aun en el Vichnu Purâna se insiste en = la identidad de Vichnú con el Tiempo y el Espacio.  (Doctr. Secr., passim).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Espejo.-  El Espejo luminoso, Aspaqularia nera, término cabalístico, significa = el poder de previsión y de visión a distancia, de profecí= a, tal como lo tuvo Moisés.  Ordinariamente los mortales tienen sólo el Aspaqularia della nera o Espejo no luminoso, y sólo ven = de un modo obscuro en el cristal; un simbolismo paralelo es el de la concepción del Arbol de la Vida y el solo del Arbol del Conocimiento.  (W.W.W.).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Espiritismo.-  Es la creencia de que los "espíritus" de los muertos vuelven a la tierra para comunicarse con los vivos, sea en virtud de los poderes medianímicos= de uno mismo, o gracias a la intervención de un llamado médium.  Esta creencia no es mejor que la d= e la materialización del espíritu, y la degradación de las almas divina y humana.  Los que creen en tales comunicaciones deshonran sencillamente a los muertos y comet= en un contínuo sacrilegio.  Con razón se la llamaba "necromancia" en tiempos antiguos.  Pero nuestros modernos espiritistas toman como una ofensa que se les diga esta sencilla verdad.  [Hay que hacer notar que los ingle= ses dan generalmente el nombre de Espiritismo (Spiritism) a la escuela francesa fundada por Allan Kardec, y el de Espiritualismo (Spiritualism) a la escuela espirit= ista de América e Inglaterra, fundada por las hermanas Fox, que empezaron= a predicar sus doctrinas en Rochester (Estados Unidos de América); así como llaman "espiritistas" y "espiritualistas&quo= t;, respectivamente, a los partidarios de una u otra escuela, los cuales se diferencian, además, entre sí porque los espiritualistas rechazaban casi unánimamente la doctrina de la reencarnación, mientras que los espiritistas hacen de ella el principio fundamental de su creencia.  Los teósofos= , aun cuando creen en los fenómenos medianímicos, tanto de los espiritistas como de los espiritualistas, rechazan la idea de tales "espíritus".  -Véase: Espiritualism= o.]  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Espíritu.-  La falta de mutuo acuerdo entre los escritores acerca del empleo de esta palabra ha dado origen a una tremenda confusión.  Generalment= e, se le hace sinónimo de alma= , y los lexicógrafos apoyan su uso.&nbs= p; En las enseñanzas teosóficas, la voz "Espíritu" se aplica únicamente a lo que pertenece directamente a la Conciencia universal, y que es su emanación homogénea y pura.  Así, la Mente superior del hombre, o sea su Ego (Manas), cuando está unida d= e un modo indisoluble con el Buddhi,= es un Espíritu; mientras que el término "Alma" humana o h= asta animal (el Manas inferior, que = obra como instinto en los animales), se aplica sólo al Kâma-Manas, y se cailifica de alma viviente.  Esta es= nephesh, en hebreo, el "alien= to de vida".  El espírit= u es informe e inmaterial, y, cuando está individualizado, es de la más elevada substancia espirit= ual -Suddasattva, la esencia divina= , de que está formado el cuerpo de los más elevados Dhyânis que se manifiestan.  De consiguiente, los teósof= os rechazan la denominación de "Espíritus" para aquell= os fantasmas que aparecen en las manifestaciones fenomenales de los espiritist= as, y dan a dichos fantasmas el nombre de "cascarones" y varios otros.  (Véase: Sûkchma-Zarîra).  En breves palabras, el Espí= ritu no es una entidad  en el sentido de tener forma; pues= to que, como declara la filosofía búdica, donde hay una forma, hay una causa de dolor y sufrimiento.  Pero cada espíritu individual -entendiéndose q= ue esta individualidad dura todo el manvantárico ciclo de vida -se puede describir como un centro de concien= cia, un centro autosenciente y autoconciente; un estado, no un individuo condicionado.  Esto explica qu= e haya tanta riqueza de palabras en sánscrito para expresar los diferentes estados de Ser, Seres y Entidades, con la particularidad de que cada denominación indica la diferencia filosófica, el plano a que pertenece tal unidad, y su grad= o de espiritualidad o materialidad.  Desgraciadamente, estos términos son casi intraducibles en nuestras lenguas occidentales.  [El Espíritu (Âtman) e= s uno con lo Absoluto, como una radiación suya.  (Clave de la Teosofía).  N= o debe confundirse con el Alma.  &quo= t;La Materia es el vehículo para la manifestación del Alma en este plano de existencia, y el Alma es el vehículo, en un plano más elevado, para la manifestación del Espíritu, y los tres forman una trinidad sintetizada por la Vida que los impregna a todos ellos".<= span style=3D'mso-spacerun:yes'>  (Doctr. Secr., I, 80).  San Pablo establece también claramente la distinción entre Alma y Espíritu, en los pasajes siguientes:  "Y el Dios de paz os santifiq= ue en todo, para que vuestro espíritu y alma y cuerpo sea guardado entero…"  (I Tesalon, V, 23);  "Porque la palabra de Dios es= viva y eficaz y más penetrante que toda espada de dos filos, y alcanza ha= sta partir el alma, y aun el espíritu…"  (Hebr., V, 12).  Esta distinció= n, muchos psicólogos que en nuestros días blasonan de católicos, parecen haberla relegado por completo.  -La palabra Espíritu -dice F.Hartmann- es usada muy indistintamente,= lo cual puede dar origen a una gran confusión.  En su verdadero significado, Espíritu es una unidad, un poder viviente universal, el origen de to= da vida; pero la palabra espíritu y espíritus se emplea asímismo con mucha frecuencia para significar cosas invisibles, pero= , a pesar de esto, substanciales, tales son: las formas, figuras y esencias, elementales y elementarios, sombras, espectros, apariciones, ángeles= y diablos.  Espíritu sign= ifica voluntad consciente, y bajo este aspecto, toda cosa es la expresión = de su propio espíritu que reside en su interior; pero el espíritu sin organización ni substancia no tiene individualidad y es como un soplo.  Sólo despu&eacu= te;s de haberse organizado el espíritu como ser substancial dentro de una forma viviente, puede existir como ser individual.  (F. Hartmann).]  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Espiritualismo.-  En filosofía, es el estado o condición de la mente opuesto al materialismo o una concepción material de las cosas.  La Teosofía, doctrina que enseña que todo cuanto existe está animado o informado por el Alma o Espíritu universal, y que ni un solo átomo en nuestro universo puede existir fuera de este omnipresente Principio, es puro Espiritualismo.  [Véase: Espiritismo.]  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Espíritu animal  (Spiritus animalis).-  El poder astr= al, por medio del cual la voluntad de los principios superiores del hombre es ejecutada en el plano sensitivo y material; los instintos.  (F. Hartmann).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Espíritu de vida.-  Véase:  Espíritu vital.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Espíritu individual.-  Llamado también Jivâtmû.  El Yo divino o superior; una parte= del Espíritu universal individualizada por su unión con alguna fo= rma corpórea.  -(Véa= se: Bhagavad-Gîtâ, XV, 7).=   (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Espíritu Santo.-  La tercera Persona de la Trinidad teológica; la energía (Zakti) femenina, la esencia de las tres Personas.=   Pero el Espíritu Santo de los primitivos cristianos era la di= vina Sabiduría (femenina).  = Entre los gnósticos era también la divina Sabiduría (Sophía), que es la madre de Ogdoad (véase esta palabra).  Su símbolo, entre los cristianos modernos, es una paloma, per= o si hemos de dar crédito a lo que afirma Draper en su Desarrollo intelectual de Europa, los cruzados, acaudillados por Pedro el Ermitaño, llevaban a la cabeza de su ejército al Espíritu Santo en la forma de un ángel blanco acompaña= do de un chivo, y en los Hechos de= los Apóstoles está representado en la figura de "lenguas de fuego".  Es el Anima mundi de los cristianos.  Corresponde al planeta Venus en la trinidad astronómica, compuesta del Sol (el Padre), Mercurio (el Hij= o) y Venus (el Espíritu Santo).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Espíritu supremo  (Paramâtmâ, en sánscrito).-  La Div= inidad suprema; el Espíritu universal y eterno, que impregna, sostiene y an= ima todos los seres.  -Véas= e: Brahma, Dios, etc.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Espíritu universal o Alma del mundo.-  Véase: Espíritu Supremo.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Espíritu vital o de vida=   (Spiritus vitœ).-  La fuerza vi= tal; un principio tomado de los elementos de todo lo que vive como alimento, o q= ue puede ser comunicado por medio del "magnetismo".  (F. Hartmann).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Espíritus.-  Véase: Bhûtas, Elementales, Espiritismo, Espíritu, Espíritus de la Naturaleza, Espíritus planetarios, etc.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Espíritus de los elementos.-  Véase: Elementales.  (G.T= .  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Espíritus elementales.-<= span style=3D'mso-spacerun:yes'>  Véase: Bhûtas.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Espíritus de la Naturaleza.-  Véase: Bhûtas y Elementa= les.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Espíritus planetarios [o= Dioses planetarios].-  Primitivamente eran los regentes o gobernadores de los planetas.  Nuestra tierra tiene su jerarquía de espíritus planeta= rios terrestres, desde el plano más elevado hasta el más inferior, como la tiene todo otro cuerpo celeste.&nb= sp; En Ocultismo, sin embargo, el término "Espíritu planetario" se aplica generalmente sólo a las siete jerarquías más elevadas, correspondientes a los arcáng= eles de los cristianos.  Todos éstos han pasado por una etapa de evolución correspondiente a= la humanidad terrestre en otros mundos en remotos ciclos.  Nuestra tierra, que aun está sólo en su cuarta Ronda, es muy joven todavía para haber producido Espíritus planetarios elevados.  El supremo Espíritu planeta= rio que rige un globo cualquiera es en realidad el "Dios personal" de aquel planeta, y es verdaderamente mucho mayor su "providencia directora" que la de la contradictoria Divinidad infinita personal de = la clerecía moderna.  -(Véase: Dhyân Chohans).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Esposa.-  El décimo Sephira. Malkuth, es denominado por los cabalistas "Esposa= de Microprosopo"; es la Hé= final del Tetragrammaton, de ig= ual manera que la Iglesia cristiana es llamada "Esposa de Cristo".  (W.W.W.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Essasua.-  Hechiceros y encantadores de serpi= entes africanos y asiáticos.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Estercoranistas  (Voz derivada del latín stercorare, estercorar).-  Nombre dado a los que sosten&iacut= e;an que el cuerpo de Jesucristo en la Eucaristía, ingerido por la comunión, estaba sujeto a la digestión y a sus consecuencias naturales, como cualquier otro alimento.&n= bsp; A mediados del siglo noveno, Pascasio Rabbert compuso un tratado sob= re la Eucaristía, algunas de cuyas cuestiones, y en especial la que se refería a los anteriormente dicho, suscitaron vivísimos debat= es.  Dom Luc d'Acheri zanjó la cuestión publicando una obra anónima en la que leían e= stas palabras: "No hay más que Dios que sepa lo que le pasa a la Eucaristía cuando la hemos recibido".  (Hist. Des cultes relig.).  (G.T.=   H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Esto  (Etat, en sánscrito).-  Con es= te pronombre demostrativo se suele designar el Universo, en contraposici&oacut= e;n a AQUELLO (el Todo absoluto, lo Eterno absoluto).  -Véase: Aquello.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Estornudo.-  Segun leemos en la mitología griega, el estornudo fue el primer signo de vida que dio el hombre de Prometeo.  Cuando éste = hubo dado la última mano a la figura de barro que había fabricado = y de la cual quería hacer un hombre, quedóse muy perplejo.  ¿Cómo darle movimien= to y vida?  En esto imploró = el auxilio de Minerva, la cual le condujo hasta el Sol, que pasaba por ser el = Alma del mundo, fuente de vida y padre de la Naturaleza.  Protegido por el manto de Minerva, acercóse Prometeo el globo luminoso, llevando en la mano un pomito de cristal fabricado con este objeto (el linga-zarîra o cuerpo astral, vehículo de la Vida) y que llenó sutilmente = de una porción de sus rayos; y después de taparlo con cuidado se volvió a la tierra.  Sin perder un momento, puso el pomito junto a la nariz de su estatua, lo destapó, y los rayos solares, que nada habían perdido de su eficacia, se insinuaron con tanta impetuosidad en el cerebro de la figura de barro, que ésta estornudó, después de lo cual se difundieron por toda la masa y lograron animarla.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Estrellas.-  Segun se lee en el Diccionario de Antigüedades Cristianas del abate Martigny,= en algunos monumentos cristianos antiguos se ve a Cristo coronado de estrellas, que en algunos casos son en número de siete.  También se ve algun Crismón o monograma de Cristo en el cual cada uno de los rayos remat= a en una pequeña esfera o globo.  ¿Será esto una representación del Cristo-Sol rodeado de los siete planetas?

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Esus.-  Con este nombre adoraban los antig= uos galos al Ser supremo.  No le erigían altares ni lo representaban en imágenes; le rendían culto en algun bosque sagrado en donde creían ellos q= ue residía.  Lucano, en el= libro tercero de su Farsalia, nos da = una curiosa descripción de uno de estos bosques sagrados.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Etat  (Sánscrito).-  Esto.  -Véase: Esto.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Eter.-  Hay que distinguir entre Æther y Eter (o Ether).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Æther  (Griego).-  Entre los antiguos, era la divina substancia luminífera que impregna todo el universo, la "vestidura" de la Deidad suprema, Zeus-Zên o Júpiter= .  En esoterismo, el Æther es el tercer principio del Septenario Kósmico, siendo el mundo material el inferior, y siguiendo después la Luz astral, el Eter y el Âkâza, que es el superior.  [Æther es el elevado Principio de la Entidad deífica adorado por los griegos y latinos con el nombre de "Padre ominpotente Æther" en su sagrado colectivo, en su potencia y aspecto imponderable.  El Proteo-gigante Æther, "aliento del Alma universal", es el quinto Elemento, la síntesis de los otros cuatro; es el Âkâza de los indos.  El Æther,= tal como era conocido de los filósofos antiguos, mucho antes de Moisés, con todos sus misterios y ocultas propiedades y conteniendo = en sí mismo los gérmenes de la Creación universal, es el = Caos primitivo.  El Æther sup= erior (o Âkâza), es el Aditi de los indos, la celestial V= irgen y Madre de toda forma y ser existente, y de cuyo seno, tan pronto como fue "incubado" por el Espíritu divino, fueron llamados a la existencia la Materia y la Vida, la Fuerza y la Acción.  En esoterismo, el Æther es la verdadera quintaesencia de toda posible energía, el Agente universal (compuesto de varios agentes), al cual se deben todas las manifestaciones d= e la energía en los mundos material, psíquico y espiritual.  Del Æther, en su más elevado aspecto sintético, una vez antropomorfizado, nació la primera idea de una Deidad creadora universal.]  (Doctrina Secreta, passim).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Eter o Ether.-  Los estud= iantes son muy propensos a confundir el Eter con el Âkâza y con la Luz astral.  No es una cosa ni otra, en el sent= ido en que describe el Eter la ciencia física.  El Eter es un agente material; si = bien hasta ahora ningun aparato físico ha podido describirlo; mientras qu= e el Âkâza es un agente distintamente espiritual, idéntico, en cierto sentido, el Anima mundi, y la Luz astral es sólo el séptimo y más elevado principio de la atmósfera terrestre, tan imposible de descubrir como el Âkâza y el verdadero E= ter, por ser algo que está completamente en otro plano.  El séptimo principio de la atmósfera terrestre, o sea la Luz astral, como se la denomina, es sólo el segundo de la es= cala cósmica.  La Escala de Fuerzas, Principios y Planos cósmicos, de Emanaciones (en el plano metafísico) y Evoluciones (en el físico), es la Serpiente cósmica que muerde su propia cola, la Serpiente que refleja la Serpi= ente superior y que es reflejada a su vez por la inferior.  El Caduceo explica este misterio, = y el cuádruple dodecaedro sobre cuyo modelo dice Platón, el univer= so fue construído por el Logos = manifestado -sintetizado por el Primer-Nacido inmanifestado- da geométricamente = la clave de la Cosmogonía y su reflexión microcósmica, o = sea nuestra Tierra.  [El Eter, ver= dadero Proteo hipotético, una de las "ficciones representativas" = de la ciencia moderna, es uno de los "principios" inferiores de lo q= ue llamamos Substancia primordial (&Ac= irc;kâza en sánscrito), uno de los sueños de la antigüedad, y que ahora ha venido de nuevo a ser el sueño de la ciencia de nuestro días.  Es la más grande y atrevida de las sobrevivientes especulaciones de los filóso= fos antiguos.  Segun el Diccionario de Webster, el Eter &q= uot;es un medio hipotético de gran elasticidad y extrema sutileza, que se supone llena todo espacio, sin exceptuar el interior de los cuerpos sólidos, y ser el medio de transmisión de la luz y el calor".  Para los ocultis= tas, sin embargo, tanto el Eter como la Substancia primordial no son cosas hipotéticas, sino verdaderas realidades.  Créese de ordinario que el = Âkâza, lo mismo que la= Luz astral de los cabalistas son el Eter, confundiendo éste con el hipotético Eter de la ciencia.  Es un grave error.  El = Âkâza no es el Eter ad= mitido como hipótesis por Newton, ni tampoco el Eter de los ocultistas; es mucho más.  El Âkaza es la síntesis = del Eter, es el Eter Superior.  El= Eter es el "revestimiento" o uno de los aspectos del Âkâza; es su forma o cuerpo más grosero; ocu= pa toda la vacuidad del Espacio (o mejor dicho, todo el contenido del Espacio)= , y su propiedad característica es el sonido (la Palabra).  Es el quinto de los siete Principi= os o elementos cósmicos, que a su vez tiene siete estados, aspectos o principios.  Este elemento semimaterial será visible en el aire a fines de la cuarta Ronda, y se manifestará plenamente en la quinta.  El Eter, lo mismo que el Âkâza, tiene por orige= n el Elemento único.  El Ete= r de los físicos, o Eter inferior, es sólo una de sus subdivisione= s en nuestro plano, la Luz astral de los cabalistas, con todos sus efectos tanto buenos como malos.  El Eter positivo, fenomenal, siempre activo, es una fuerza-substancia; mientras que= el omnipresente y omnipenetrante &AEli= g;ther es el nóumeno primero, o sea el Âkâza.  (Doctr. Secr. Passim).  -Véase: Âkâza.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Etéreo  (plano).-  Véase:  Doble etéreo.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Etéreo  (doble).-  Véase:  Doble etéreo.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Eternidad.-  Se ha hecho un lamentable abuso de= esta palabra, y en gran número de casos se aplica de un modo muy incorrecto.  La mayor parte de= las veces, la eternidad es sólo relativa y expresa un vastísimo período de tiempo, interminable en comparación con la breveda= d de nuestra existencia terrena, y que parece infinito porque nuestra limitada inteligencia no puede formarse idea de su extremada duración.  La palabra eternidad, con la cual los teólogos cristianos interpret= an la expresión "por siempre jamás", no existe en la lengua hebrea.  "Oulam" -dice Le Clerc- significa un tiempo cuyo principio o fin es desconocido.  No expresa "duración infinita", y la expresión "p= or siempre" del Antiguo Testament= o significa sólo "un largo tiempo".  Tampoco se emplea en los Purânas la voz "eternidad" en el sentido cristiano, puesto que está claramente manifestado que por "eternidad" e "inmortalidad&q= uot; sólo se quiere expresar "existencia hasta el fin del Kalpa".  (Doctrina Secreta, I, 359; e Isis sin vel= o, I, 12).  La mayoría de = las veces la voz "eternidad" debe sustituirse con de eón o evo, e= n el sentido de período de tiempo aparentemente interminable.  Aun al mismo Nirvâna no puede aplicarse d= icha palabra, pues por encima de tan glorioso estado, hay otros cada vez superio= res (Para-nirvâna), que también tiene su límite en la Eternidad absoluta.  -En la Doctrina Secreta se hace mención de "Eternidades", entendiendo por "eternidad" la séptima parte de una Edad de Brahmâ, = o Mahâkalpa, equivalente a la = enorme cifra de 311.040.000.000.000 años solares.  (Doct. Secr., I, 227).  -Propiame= nte sólo puede llamarse eterno lo que nunca ha tenido principio y nunca tendrá fin.  El símbolo de la Eternidad = es una serpiente encorvada formando círculo y mordiéndose la cola. <= span style=3D'mso-spacerun:yes'> (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Etrobacia  (Æthrobacia)  (Griego).-  Literalmente: "andar en el aire" o ser elevado en él, sin intervención de ningun ag= ente visible; "levitación".&nb= sp; -Puede ser consciente o inconsciente; en el primer caso, es magia; e= n el segundo, es una enfermedad o un poder que requiere unas pocas palabras aclaratorias.  Sabemos que la = tierra es un cuerpo magnético; en efecto, como lo han descubierto algunos sabios y como lo afirmó Paracelso unos trescientos años atrás, la tierra es un enorme imán.  Está cargada de una clase de electricidad -llamésmola positiva- que desarrolla incesantemente, por acción espontánea, en su interior o centro de movimiento.  Los cuerpos humanos, lo mismo que = todas las demás formas de materia, están cargados de una electricid= ad de orden opuesto, negativa.  Es decir, que los cuerpos orgánicos e inorgánicos, abandonados a sí mismos, contínua e involuntariamente desarrollarán = la clase de electricidad opuesta a la de la tierra y se cargarán de ella.  Ahora bien: ¿qué es el peso?  Es sencillamente la atracción de la tierra.  "Sin la atracción de la tierra, no tendríais peso alguno -dice el profesor Stewart-, y si tuvieseis una tierra dos veces tan pesada como la nuestra, experimentaríais doble la atracción".  ¿Cómo podemos, pues,= librarnos de esta atracción?  Seg= un la ley eléctrica antes expuesta, hay una atracción entre nuestro planeta y los organismos que en ella existen, atracción que retiene a éstos en la superficie del globo.&n= bsp; Pero la ley de gravitación ha sido contrariada en muchos casos por la levitación de personas y objetos inanimados.  ¿Cómo se explica esto?  La condición de nuestro organismo físico, dicen los filósofos teúrgico= s, en gran parte depende de la acción de nuestra voluntad.  Si bien está dirigida, ésta puede obrar "milagros", entre otros, el cambio de su polaridad, que de negativa pasa a positiva, y entonces las relaciones del hombre con el imán-tierra se habrán hecho repelentes, y para él la gravedad habría dejado de existir.  Sería entonces tan natural = para él lanzarse en el aire hasta que hubiese agotado la fuerza repelente, como lo era antes permanecer en el suelo.&= nbsp; La altura de su levitación sería medida por su m&aacut= e;s o menos grande poder de saturar su cuerpo de electricidad positiva.  Una vez obtenido tal dominio sobre= las fuerzas físicas, la alteración de su ligereza o gravedad sería una cosa tan fácil como respirar.  (Véase: Isis sin velo, I, XXIII).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Eucaristía.-  El misterio de la Eucaristí= a no pertenece exclusivamente al cristianismo.&= nbsp; Godfrey Higgins prueba que fue instituído muchos centenares de años antes de la "Cena Pascual", y dice que "el sacrificio del pan y del vino era común a varias naciones antiguas".  Ciceró= n lo menciona en sus obras y se admira de la extrañeza del rito.  Desde la primera fundación = de los Misterios, había existido una significación esotérica relacionada con él, y la Eucaristía es uno de los más viejos ritos de la antigüedad.  Entre los hierofantes tenía casi el mismo significado que ent= re los cristianos.  Ceces era el = pan, y Baco era el vino; significando el primero la regeneración de la vida= que brota de la simiente, y el último (la uva) siendo emblema de la sabiduría y el conocimiento.  Con mucha propiedad estaban simbolizadas por el vino la acumulación del espíritu de las cosas, y la fermentació= ;n y subsiguiente fuerza de tal conocimiento esotérico.  Dicho misterio estaba relacionado = con el drama del Edén, y segun se dice, fue enseñado primeramente por Jano, que fue asimismo el primero que introdujo en los templos los sacrific= ios del "pan" y del "vino" para conmemorar la "caída en la generación" como símbolo de la "simiente".  "Y= o soy la vid, y mi Padre es el viñador", dice Jesús, aludiendo= al secreto conocimiento que podía ser comunicado por él.  "No beberé más = del fruto de la vid hasta aquel día en que lo beba nuevamente en el rein= o de Dios".  (Isis sin velo, II, 43, 44).&nb= sp; El Soma, bebida sagrada = que los brahmanes iniciados preparan con el zumo fermentado de una planta rara = (Asclepia ácida), correspond= e a la ambrosía o néctar de los griegos, y aun a la Eucaristí= a de los cristianos, puesto que, por la virtud de ciertas fórmulas sagrad= as (mantras), se supone que tal licor = se transubstancia en el mismo Brahmâ.&n= bsp; (Véase: Pan y Vino).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Eurasianos.-  Abreviación de "Europeo-asiático".  La mezcla de razas de color<= /i>: los hijos de padres blancos y madres de tez obscura de la India, o viceversa.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Evangelistas.-  Los cuatro evangelistas está= ;n ordinariamente representados bajo el emblema de cuatro figuras animadas: un hombre, un león, un toro y un águila, las mismas que describe= San Juan en el Apocalipsis: "&= #8230; y en medio del trono, y alrededor del trono, cuatro animales llenos de ojos delante y detrás.  Y el primer animal (era) semejante a un león, y el segundo animal semejan= te a un becerro, y el tercer animal, que tenía cara como de hombre, y el cuarto animal semejante a un águila volando"  (IV, 6, 7).  Algunas cruces de la más re= mota antigüedad están adornadas en sus cuatro extremidades con los cuatro animales evangélicos, y asimismo se encuentran estas figuras = en bases de altares, vasos sagrados, vestiduras sacerdotales de épocas antiguas, medallas, sarcófagos, pinturas, murales, etc.  -Las opiniones de los santos Padre= s (S. Jerónimo, S. Agustín, S. Ambrosio) acerca de su significado, = no concuerdan entre sí; son distintas, por no decir contradictorias.  Todos estos símbolos son muy anteriores al cristianismo, y se encuentran en la India, Caldea y Egipto.  -Véase: (Los) Cuatro Animales.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Evapto.-  Iniciación; lo mismo que Epopteia.  [Véase esta palabra.]  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Evestrum.-  El cuerpo astral (Doppelgänger) del hombre; su duplicado consciente etéreo, que puede velar sobre él y avisarle de la proximidad = de la muerte o de algún otro peligro.&= nbsp; Cuanto más activo y consciente está el cuerpo físico respecto de las cosas exteriores, más aturdido se hall= a el cuerpo astral; el sueño del cuerpo es el despertar del Evestrum.  Durante este estado puede comunica= rse con los Evestra (plural de Evestrum) de otras personas o con los de los muertos.  Puede alejarse hasta cierta distancia del cuerpo físico por breve tiempo; pero si se romp= e su unión con el cuerpo, éste muere.  (F. Hartmann).  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Evocación.-  Es la acción de llamar o ha= cer aparecer los llamados "espíritus", sombras o demonios, com= o en otro tiempo practicaban los magos.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Evolución.-  Es el desarrollo de órdenes superiores de animales partiendo de otros órdenes inferiores.  Como se dijo en Isis sin velo:  &q= uot;La ciencia moderna sólo se ocupa de una parcial evolución física, evitando prudentemente o ignorando la más elevada, o = sea la espiritual, lo que obligaría a nuestros contemporáneos a confesar su inferioridad respecto a los antiguos filósofos y psicólogos.  Los sabios antiguos, remontándose a lo INCOGNISCIBLE<= span lang=3DEN-US style=3D'font-family:Arial;mso-bidi-font-family:"Times New Rom= an"'>, tomaban su punto de partida desde la primera manifestación de lo invisible, de lo inevitable, y por un razonamiento rigurosamente lóg= ico, desde el Ser creador necesario en absoluto, el Demiurgo del universo.  La evolución empieza entre = ellos desde el Espíritu puro, el cual descendiendo más y más, adquirió por fin una forma visible y comprensible, y llegó a convertirse en materia.  Llega= dos a este punto, especulan por el método de Darwin, pero partiéndo= de una base amplia y comprensible.  (Véase: Emanaci&oacut= e;n).  [Toda evolución consiste en= una vida que se desarrolla pasando de una forma a otra y almacenando en s&iacut= e; misma las experiencias que adquiere a través de dichas formas.  (A. Besant, Sabiduría Antigua).]&nb= sp; (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ex-lunares  (Mónadas).-  Véase: Mónadas ex-lunares.&nbs= p; (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Exorcismos.-  Se da este nombre a unos conjuros, oraciones y ceremonias de que se sirve la Iglesia católica, por medi= o de sus ministros, para expeler los demonios o malos espíritus de las personas, animales, objetos o lugares de que han tomado posesión.  Muchos de los exorcismos del ritual católico-romano son muy parecidos, por no decir copiados, de otros rituales (cabalístico, judío, pagano).  Véase: Isis sin velo, II, 85.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Exotérico.-  Externo, lo que conoce el vulgo; público, exterior.  Lo opuesto a esotérico u oculto.  [La verdad exotérica es su forma y aspecto exterior, en contraposición a su significado esotérico o interno.  (P. Hoult).  -Véase: Esotérico.]  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Extasis  (Eestasis, en griego).=3D  Un estado psicoespiritual, un trance físico que promueve la clarividencia y un estado beatífico que produce visiones.  [En el éxtasis religioso en que se halla sumida el Alma en el Devachá= ;n, ésta adora al Ser único bajo la forma a la cual aspiró= su piedad en la tierra, perdiéndose en el rapto de devoción, en comunicación con el Objeto que ella adora.  (A. Besant, Sabiduría Antigua.)&nbs= p; -Véase: Samâdhi= .]  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Extíspice.-  Nombre que daban los romanos a un = augur, cuyas funciones consistían en examinar las entrañas de la víctima para sacar de tal inspección presagios para lo futuro= .  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

        &= nbsp;   Extracósmico.-  Fuerza del Kosmos o de la Naturaleza.  Palabra absurda inventada para afirmar la existencia de un Dios personal, independiente o fuera de la Naturaleza per se, en oposición a la i= dea panteísta de que todo el Kosmos está animado por el Espíritu de la Divinidad, no siendo la Naturaleza más que el = ropaje de la Presencia real e invisible, y la Materia su sombra ilusoria.  (G.T.  H.P.B.).

&nb= sp;

&= nbsp;           * Exvotos.-  Ofrendas tales como miembros o cab= ezas de cera, muletas, vestidos, cuadros, etc., que se cuelgan en las paredes o = en el techo de los templos y que los fieles dedican a Dios, a la Virgen o los Santos en señal de un beneficio recibido.  Los gentiles hacían también a sus dioses unas ofrendas parecidas.  En su obra referente al Egipto, re= fiere Jorge Ebers que en la isla de Rodas, formada por el Nilo cerca de El Cairo,= hay un árbol sagrado de Fátima, llamado así porque, segun = la tradición, lo plantó Fátima, hija de Mahoma.  La gente acude en peregrinaci&oacu= te;n alrededor de este árbol para curarse de calenturas y otras dolencias= , y como testimonio de gratitud dejan colgadas en sus ramas prendas de vestir de todas clases ofrecidas como exvotos de los enfermos curados.  (G.T.  H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Eya  (Sánscrito).-  Sufijo que en sánscrito exp= resa el origen de una persona o cosa.  Así, Draupadeya significa “hijo de Draupadi”; Kaunteya, “hijo de Kaunti”.  (G.T.  H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ezra.-  Nombre inglés de Esdras.  Véase: Esdras.  (G.T.  H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ezra  (Hebreo).-  Lo mismo que Azareel y Azriel; un = gran cabalista hebreo.  Su nombre completo es Rabbi Azariel ben Manahem.&nbs= p; Floreció en Valladolid (España), en el siglo XII, y go= zaba de celebridad como filósofo y cabalista.  Es autor de una obra que trata de = los Diez Sephiroth.  (G.T.  H.P.B.)

&nb= sp;

    =         Ezrael o Azrael  (Arabigo).= -  Entre los mahometanos es el Angel = de la muerte, que está encargado de recibir las almas en el momento de sal= ir del cuerpo, y conducirlas a la presencia del soberano Juez.  (G.T.  H.P.B.)

&= nbsp;

------=_NextPart_01C63654.A3952090 Content-Location: file:///C:/895641E5/glosario-E_archivos/preview.wmf Content-Transfer-Encoding: base64 Content-Type: image/x-wmf AQAJAAAD4h4AAAcAoQAAAAAABAAAAAMBCAAFAAAACwIAAAAABQAAAAwCeQ/2CwQAAAAuARgAHAAA APsCpv8AAAAAAAC8AgAAAAAEQAAiQXJpYWwAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAEAAAA LQEAAAQAAAACAQEAHAAAAPsCpv8AAAAAAAC8AgAAAAAEQAAgQXJpYWwAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA AAAAAAAAAAAAAAAEAAAALQEBAAQAAAAtAQAABQAAAAkCAAAAAg0AAAAyCrsB3AUBAAQAAAAAAPQL eA9F4DwABwAAAPwCAAAAAAACAAAEAAAALQECAAwAAABACSEA8AAAAAAAAAAJADwAxQHcBQcAAAD8 AgAA////AAAABAAAAC0BAwAEAAAA8AECAA0AAAAyCrsBGAYBAAQAAAAAAPQLeA8g4DIAHAAAAPsC zv8AAAAAAAC8AgAAAAAEQAAiQXJpYWwAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAEAAAALQEC AAQAAAACAQEADQAAADIK/AHCAQEABAAAAAAA9At4DyDgHAAEAAAAAgEBAA0AAAAyCjYCwgEBAAQA AAAAAPQLeA8g4BwAHAAAAPsCzv8AAAAAAACQAQAAAAAEQAAiQXJpYWwAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA AAAAAAAAAAAAAAAEAAAALQEEAAQAAAAtAQIABAAAAC0BBAAcAAAA+wLO/wAAAAAAAJABAQAAAARA ACJBcmlhbAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAQAAAAtAQUABAAAAAIBAQAEAAAALQEE AA0AAAAyCm8CwgEBAAQAAAAAAPQLeA8g4LQABAAAAC0BAgANAAAAMgpvAnYCAQAEAAAAAAD0C3gP ReAhAAQAAAAtAQQADQAAADIKbwKXAgEABAAAAAAA9At4Dy7gDgANAAAAMgpvAqUCAQAEAAAAAAD0 C3gPLeARAEcAAAAyCm8CtgIoAAQAAAAAAPQLeA8gIFF1aW50YSBsZXRyYSBkZWwgYWxmYWJldG8g aW5nbOlzLiAgRWwgEAAQACcAHAAMABwADgAcABAACwAcAA4AEQAcABAAHAAbAAwAEAAbAAwADgAc ABsAHAAOABwAEAALABwAGwAMABwAGQAOABAAEAAhAAwAEAAEAAAALQEFAA4AAAAyCm8C8AUCAAQA AAAAAPQLeA9oZRwAHAAEAAAALQEEAFIAAAAyCm8CKAYvAAQAAAAAAPQLeA8gKHN1YXZlKSBkZWwg YWxmYWJldG8gaGVicmFpY28gdmllbmUgYSBzZXIgdW5hIAAQABEAGAAcABwAGQAcABEAEAAcABsA DAAQABwACwAOABwAHAAcAA4AHAAQABwAGwAcABEAGwAMABkAHAAQABgADAAcABwAHAAQABwAEAAZ ABwAEQAQABwAHAAbAA0ABAAAAAIBAQAEAAAALQEEACMAAAAyCqoCwgEQAAQAAAAAAPQLeA9FIGVu IGVsIHNpc3RlbWEgIQARABwAHAARABwACwARABkADAAYAA4AHAAoABwAEQAEAAAALQEFABMAAAAy CqoCMQMFAAQAAAAAAPQLeA9FaGV2aWQhABwAHAAaAAoABAAAAC0BBAB6AAAAMgqqAq4DSgAEAAAA AAD0C3gPIGRlIGxlY3R1cmEgZGUgZGljaGEgbGVuZ3VhLiAgU3UgdmFsb3IgbnVt6XJpY28gZXMg Y2luY28sIHkgc3Ugc2ltYm9saXNtbyARABwAHAARAAwAHAAZAA4AGwARABwAEQAcABsAEQAbAAwA GQAcABwAEAAMABsAHAAcABwAHAAOABEAEQAhABwAEQAZABsADAAbABEAEQAcABwAKAAcABEADAAZ ABwAEAAcABkAEQAYAAwAHAAZABwADgARABkAEQAYABwAEQAYAAwAKAAdABwACwAMABkAKAAcAA4A BAAAAAIBAQAEAAAALQEEABYAAAAyCuMCwgEHAAQAAAAAAPQLeA9lcyB1bmEgLhwAGQAVABwAHAAb ABUABAAAAC0BBQAWAAAAMgrjAnQCBwAEAAAAAAD0C3gPdmVudGFuYS4ZABwAHAAOABsAHAAcAAQA AAAtAQQAVgAAADIK4wImAzIABAAAAAAA9At4Dy4gIExhIG1hdHJpeiwgZW4gbGEgQ+FiYWxhLiAg RW4gZWwgb3JkZW4gZGUgbG9zIG5vDgAUABUAHAAbABUAKAAcAA4AEQAMABkADgAVABwAGwAUAAwA HAAVACQAGwAcABsADAAcAA4AFAAUACEAHAAVABwACwAVABwAEAAcABwAHAAUABwAHAAUAAwAHAAY ABUAHAAcADcAAAAyCuMCqwcdAAQAAAAAAPQLeA9tYnJlcyBkaXZpbm9zLCByZXByZXNlbnRhIGVs IAwoABwAEQAcABkAFQAbAAwAGAAMABwAHAAZAA0AFQARABwAGwARABwAGAAcABwADgAcABUAGwAL AA0ABAAAAC0BBAAEAAAAAgEBACIAAAAyCh0DwgEPAAQAAAAAAPQLeA9xdWludG8sIHF1ZSBlcyAg HAAcAAwAGwAOABwADgAbABsAHAAcABsAHAAYABsABAAAAC0BBQAUAAAAMgodAzEDBgAEAAAAAAD0 C3gPSGFkb29yJAAcABwAHAAbABEABAAAAC0BBABzAAAAMgodA9UDRQAEAAAAAAD0C3gPLCBvIGVs IJNtYWplc3R1b3NvlCB5IGVsIJNlc3Bs6W5kaWRvlC4gIFtFbiBz4W5zY3JpdG8gRSBlcyB1bmEg dm9jYWwgDA4AGgAcABsAGwAMABoAEQAoAB0ACgAcABkADgAcABwAGQAcABEAGgAZABsAHAALABsA EQAcABgAGwAMABwAHAAbAAwAHAAbABEADgAaABsADgAhABwAGwAZABwAHAAZABgAEAAMAA4AHAAb ACEAGgAcABkAGwAcABwAGwAbABkAHAAZABsACwANAAQAAAAtAQUABAAAAAIBAQAEAAAALQEEAB8A AAAyClYDwgENAAQAAAAAAPQLeA9jb21wdWVzdGEgZGUgcxkAHAAoABwAHAAcABkADgAcABIAHAAc ABIABAAAAC0BBQARAAAAMgpWAxIDBAAEAAAAAAD0C3gPYSwgaRwADgASAAoABAAAAC0BBAAfAAAA MgpWA1gDDQAEAAAAAAD0C3gPOiBhc+0gbGEgdm96IHMOABIAHAAZAA4AEgAMABwAEgAZABwAGQAS AAQAAAAtAQUAHAAAADIKVgNnBAsABAAAAAAA9At4D0thcm1lbmRyaXlheiEAGwARACoAHAAcABsA EQAKABkAHAAEAAAALQEEACYAAAAyClYDgQUSAAQAAAAAAPQLeA8gc2UgZGVzY29tcG9uZSBlbiAS ABkAHAASABwAHAAZABkAHAAoABwAHAAcABwAEgAcABwAEgAEAAAALQEFABMAAAAyClYDVAcFAAQA AAAAAPQLeA9LYXJtYXIhABwAEQAqABsADQAAADIKVgPnBwEABAAAAAAA9At4Dy3gEQAWAAAAMgpW A/gHBwAEAAAAAAD0C3gPaW5kcml5YS4KABwAHAARAAoAGQAcAAQAAAAtAQQADgAAADIKVgOKCAIA BAAAAAAA9At4DzsgDgASAAQAAAAtAQUAFAAAADIKVgOqCAYABAAAAAAA9At4D2RldmV6YRwAHAAZ AB0AFwAcAAQAAAAtAQQAEwAAADIKVgNLCQUABAAAAAAA9At4DywgZW4gYQ4AEgAcABwAEgAEAAAA LQEFABEAAAAyClYDtQkEAAQAAAAAAPQLeA9kZXZhHAAcABkAHAANAAAAMgpWAyIKAQAEAAAAAAD0 C3gPLeAQAAQAAAACAQEABAAAAC0BBQAQAAAAMgqQA8IBAwAEAAAAAAD0C3gP7nphAA8AFwAcAAQA AAAtAQQATQAAADIKkAMEAiwABAAAAAAA9At4Dy4gIFBvciBlc3RhIHJhevNuIHNlIGxhIGNvbnNp ZGVyYSBjb21vIHZvY2FsDgAQABAAIQAcABEAEAAcABkADgAcABAAEQAcABkAGwAcABAAGQAcAA8A DAAcABAAGAAcABwAGAAMABwAHAAQABwAEAAZABwAKAAcABAAGQAcABkAHAAMAFgAAAAyCpAD7wUz AAQAAAAAAPQLeA8gbGFyZ2EsIHkgYWxndW5vcyBzYW5zY3JpdGlzdGFzIChCdXJub3V0LCBMZXVw ZWwgeSAADwAMABsAEQAcABwADgAQABkADwAbAAwAHAAcABwAHAAYABAAGQAcABwAGQAZABAADAAN AAwAGQAOABwAGAAQABEAIQAcABEAGwAcABwADgAOABAAHAAbABwAHAAcAAsAEAAYAA0ABAAAAC0B BAAEAAAAAgEBAHoAAAAyCskDwgFKAAQAAAAAAPQLeA9vdHJvcykgbGEgZXNjcmliZW4gc2llbXBy ZSBjb24gZWwgc2lnbm8gY2FyYWN0ZXLtc3RpY28gZGUgZGljaGFzIHZvY2FsZXM6IBwADgARABwA GQARAA0ADAAcAA0AHAAZABkAEAAMABwAGwAcAA4AGAAMABwAKAAcABEAHAAOABkAHAAcAA4AHAAL AA4AGQALABwAHAAcAA4AGQAbABEAHAAZAA0AHAARAA4AGQANAAwAGQAcAA4AHAAcAA0AGwAMABkA HAAcABkADgAZABwAGQAbAAwAHAAYAA4ADgAEAAAALQEFAA0AAAAyCskDCQgBAAQAAAAAAPQLeA/q 4BwABAAAAC0BBAAoAAAAMgrJAyUIEwAEAAAAAAD0C3gPLl0gIChHLlQuICBILlAuQi4pLgAOAA4A DgANABEAJwAOAB8ADQAOAA4AJAAOACEADgAhAA4AEQANAA0AAAAyCskDmAkBAAQAAAAAAPQLeA8g 4BsABAAAAAIBAQANAAAAMgoDBMIBAQAEAAAAAAD0C3gPIOAbAAQAAAACAQEABAAAAC0BBAANAAAA Mgo7BMIBAQAEAAAAAAD0C3gPIOC0AAQAAAAtAQIADgAAADIKOwR2AgIABAAAAAAA9At4D0VhIQAc AAQAAAAtAQQAHAAAADIKOwSzAgsABAAAAAAA9At4DyAgKENhbGRlbykuABAAEAARACQAHAAMABwA HAAcABEADQANAAAAMgo7BKIDAQAEAAAAAAD0C3gPLeARACYAAAAyCjsEswMSAAQAAAAAAPQLeA8g IExsYW1hZG8gdGFtYmnpbiAQABAAHAAMABwAKAAcABwAHAAQAA4AHAAoABwADAAcABwAEAAEAAAA LQEFABAAAAAyCjsEZQUDAAQAAAAAAPQLeA9IZWEAJAAcABwABAAAAC0BBABbAAAAMgo7BMEFNQAE AAAAAAD0C3gPLiAgU2VndW5kbyBkaW9zIGRlIGxhIHByaW1pdGl2YSBUcmluaWRhZCBiYWJpbPNu aWNhLCADDgAQABAAIQAcABwAHAAcABwAHAAQABwADAAcABkAEAAbABwAEAAMABwAEAAcABAADAAo AAwADQAMABkAHAAQAB8AEAAMABsADAAbABwAHAAQABwAHAAbAAsADAAcABsADAAZABwADQANAAQA AAACAQEAKQAAADIKdgTCARQABAAAAAAA9At4D2NvbXB1ZXN0YSBkZSBBbnUgSGVhGQAcACgAHAAc ABwAGQAOABwAFQAcABwAFQAhABwAHAAVACQAHAAcAHYAAAAyCnYE4gNHAAQAAAAAAPQLeA8geSBC ZWwuICBFcmEgZWwgk0hhY2Vkb3IgZGVsIERlc3Rpbm+ULCCTU2Xxb3IgZGVsIEFiaXNtb5QsIJNE aW9zIGRlIGxhIAAVABkAFQAhABsADAAOABUAFQAhABAAHAAVABsADAAVABEAIwAcABgAHAAcABwA EQAVABsAHAALABUAJAAcABkADQAMABwAHAAQAA4AFQARACEAHAAcABsAEQAVABwAGwAMABUAIQAb AAwAGQAoABwAEQAOABUAEQAkAAsAHAAYABUAHAAcABQADAAcAA0ABAAAAAIBAQCFAAAAMgqvBMIB UQAEAAAAAAD0C3gPU2FiaWR1cu1hIHkgZGVsIENvbm9jaW1pZW50b5QsIHkgk1Nl8W9yIGRlIGxh IENpdWRhZCBkZSBFcmlkdZQgIChHLlQuICBILlAuQi4pLiAgBCEAHAAcAAwAHAAbABEADgAcAA4A GQAOABsAHAALAA4AJAAcABwAHAAYAAwAKAAMABwAHAAOABwAEQAOAA4AGAAOABEAIQAcABwAHAAQ AA4AHAAcAA0ADAAcAA0AJAAMABwAHAAbABwADgAcABwADgAhABAADAAcABsAEQAOAA4AEQAmAA4A HwAOAA4ADgAkAA4AIQAOACEADgARAA4ADQAOAA0AAAAyCq8ErQgBAAQAAAAAAPQLeA8g4BoABAAA AAIBAQANAAAAMgrpBMIBAQAEAAAAAAD0C3gPIOAbAAQAAAACAQEABAAAAC0BBAANAAAAMgohBcIB AQAEAAAAAAD0C3gPIOC0AAQAAAAtAQIAGQAAADIKIQV2AgkABAAAAAAA9At4D0ViaW9uaXRhcwIh AB8ADgAfAB4ADgARABwAHAAEAAAALQEEABwAAAAyCiEFWAMLAAQAAAAAAPQLeA8gIChIZWJyZW8p LgAhACEAEQAkABsAHAARABwAGwARAA4ADQAAADIKIQVtBAEABAAAAAAA9At4Dy3gEQA6AAAAMgoh BX4EHwAEAAAAAAD0C3gPICBMaXRlcmFsbWVudGU6IJNsb3MgcG9icmVzlC4gIAAhACEAGwAMAA0A HAARABsADAAoABwAHAAOABwADgAhABEACwAcABkAIAAcABwAHAARABwAGQAQAA4AIQAhAA0AAAAy CiEFbAcBAAQAAAAAAPQLeA+W4BwANwAAADIKIQWIBx0ABAAAAAAA9At4D0xhIHByaW1pdGl2YSBz ZWN0YSBkZSBqdWTtb3MgIBwAHAAhABsAEAAMACgADAAOAAwAGQAcACEAGQAcABkADQAcACEAHAAc ACEACgAcABwADgAcABkADQAEAAAAAgEBACgAAAAyClwFwgETAAQAAAAAAPQLeA9jcmlzdGlhbm9z LCBvcHVlc3RhYRkAEQAMABkADQAMABsAHAAcABkADgAUABwAHAAcABwAGQANABwAfQAAADIKXAVq A0wABAAAAAAA9At4D21lbnRlIGEgbG9zIG5hemFyZW5vcywgcXVlIGNvbnN0aXR17WFuIGxhIG90 cmEgc2VjdGEuICBFeGlzdO1hbiB5YSBhbnRlcyBkZSAoABwAHAAOABwAFAAcABQADAAcABkAFAAc ABwAGQAcABEAHAAcABwAGQAOABQAGwAcABwAFAAZABwAHAAZAA4ADAANABwADgAcABwAEwAMABwA FAAcAA4AEQAcABQAGQAcABkADgAcAA4AFAAUACEAGAAMABkADgAOABwAHAAUABkAHAAUABwAHAAO ABwAGQAUABwAHAAOAAQAAAACAQEAlAAAADIKlQXCAVsABAAAAAAA9At4D3F1ZSBzZSBveWVyYSBl bCBub21icmUgk2NyaXN0aWFub5QuICBNdWNoYXMgZGUgbGFzIHJlbGFjaW9uZXMgZGUgSWFzc291 IChKZXP6cyksIGVsIGFzY2V0YSAAHAAcABwAGAAZABwAGAAcABkAHAARABwAGAAcAAwAGAAcABwA KAAcABEAHAAYABEAGQARAAwAGQANAAsAHAAcABwAEQAOABgAGAApABwAGQAcABwAGQAYABwAHAAY AAwAHAAZABgAEQAbAAwAHAAYAAwAHAAcABwAGQAYABwAHAAYAA4AHAAZABkAHAAcABgAEQAZABwA GAAcABkAEQAOABgAGwAMABgAHAAZABkAHAAOABsADQAEAAAAAgEBAJEAAAAyCs8FwgFZAAQAAAAA APQLeA9hZGVwdG8sIGFscmVkZWRvciBkZWwgY3VhbCBzZSBmb3Jt8yBsYSBsZXllbmRhIGRlIENy aXN0bywgZXJhbiBlbnRyZSBsb3MgRWJpb25pdGFzLiAgQ29tb2EcABwAHAAcAA4AHAAOABAAGwAM ABAAHAAcABwAHAAbABEAEAAcABsADAAQABkAHAAbAAwAEAAZABwAEAAOABwAEQAoABwAEAAMABwA DwAMABwAGQAcABwAGwAcABAAHAAcABAAJAARAAwAGQANABwADgAQABwAEQAbABwAEAAcABwADgAR ABwADwAMABwAGQAQACEAGwAMABwAGwAMAA4AHAAYAA4AEAAQACQAHAAoABwAFwAAADIKzwWWCQgA BAAAAAAA9At4DyBxdWllcmEgEQAcABwADAAbABEAGwANAAQAAAACAQEAlAAAADIKCAbCAVsABAAA AAAA9At4D3F1ZSBsYSBleGlzdGVuY2lhIGRlIGVzdG9zIGFzY2V0YXMgbWVuZGljYW50ZXMgc2Ug cHVlZGUgaGFjZXIgcmVtb250YXIgYSBsbyBtZW5vcyB1biBzaWdsbyAAHAAcABwAEwAMABwAEwAc ABgADAAZAA4AHAAcABgADAAcABMAHAAcABMAHAAZAA4AHAAZABMAHAAZABkAHAAOABwAGQATACgA HAAcABwADAAZABsAHAAOABwAGQATABkAHAATABwAHAAcABwAHAATABwAHAAZABwAEQATABEAHAAo ABwAHAAOABwAEQATABwAEwAMABwAEwAoABwAHAAcABkAEwAdABwAEwAZAAwAGwAMABsADQAEAAAA AgEBAJgAAAAyCkIGwgFeAAQAAAAAAPQLeA9hbnRlcyBkZWwgQ3Jpc3RpYW5pc21vIGNyb25vbPNn aWNvLCBlc3RvIGVzIHVuYSBwcnVlYmEgbeFzIHF1ZSBJYXNzb3UgbyBKZXN1IHZpdmnzIGR1cmFu dGUgZWwgHAAcAA4AHAAZABIAHAAbAAwAEgAkABAADAAZAA0ADAAcABsADAAZACgAHAASABkAEQAc ABwAHAAMABsAHAAMABgAHAAOABIAHAAZAA4AHAASABwAGQASABsAHAAcABIAHAARABwAHAAbABwA EgAoABwAGQASABwAHAAcABIADgAcABkAGQAcABwAEgAcABIAGQAcABkAHAASABkADAAYAAwAHAAS ABwAHAAQABsAHAAOABwAEgAcAAsADQAEAAAAAgEBAAQAAAAtAQQAagAAADIKewbCAT8ABAAAAAAA 9At4D3JlaW5hZG8gZGUgQWxlamFuZHJvIEphbmVvZW4gTHlkICAobyBMdWQpLCBkb25kZSBmdWUg Y29uZGVuYWRvIAARABwACwAcABwAHAAcABEAHAAcABEAIQALABwACgAcABwAHAARABwAEQAZABwA HAAcABwAHAAcABEAHAAZABwAEQARABEAHAARABwAHAAbABEADgARABwAHAAcABwAHAARAA4AHAAc ABEAGQAcABwAHAAbABwAHAAcABwAEQA1AAAAMgp7BqsHHAAEAAAAAAD0C3gPYSBtdWVydGUsIGNv bW8gY29uc3RhIGVuIGVsIBwAEQAoABwAHAARAA4AHAAOABEAGQAdACgAHAARABkAHAAcABkADgAc ABEAHAAcABEAHAALAA0ABAAAAAIBAQAEAAAALQEFACgAAAAyCrUGwgETAAQAAAAAAPQLeA9TZXBo ZXIgVG9sZG9zIEplc2h1YSEAHAAcABwAHAARAA4AHwAcAAsAHAAcABkADgAZABwAGQAcABwABAAA AC0BBACAAAAAMgq1Bp0DTgAEAAAAAAD0C3gPLiAgW0xvcyBFYmlvbml0YXMsIG5vbWJyZSBkZXJp dmFkbyBkZSBzdSBqZWZlIEViaW9uIChxdWUgc2lnbmlmaWNhIHBvYnJlKSwgc2UgDgAOAA4ADgAc ABwAGQAOACEAHAAMABsAGwAMAA4AHAAZAA4ADgAcABwAKAAcABEAHAAOABwAHAARAAwAGAAcABwA HAAOABwAHAAOABkAHAAOAAoAHAAOABwADgAhABwADAAcABwADgARABwAHAAcAA4AGQAMABwAGwAM AA0ADAAZABwADgAcABsAGwARABwAEQAOAA4AGQAcAA0ABAAAAAIBAQCUAAAAMgruBsIBWwAEAAAA AAD0C3gPdGl0dWxhYmFuIGRpc2PtcHVsb3MgZGUgU2FuIFBlZHJvLCB5IHJlY2hhemFiYW4gYSBT YW4gUGFibG8gcG9yIGVsIGhlY2hvIGRlIHF1ZSBlcmEgb3JpZ2VuIGUOAAwADgAbAAwAGwAcABwA HAAUABsADAAZABkADgAcABsADAAcABgAFQAcABwAFQAhABsAHAAVACEAHAAcABAAHAAOABUAGAAV ABEAHAAZABsAHAAYABwAHAAcABwAFQAbABUAIQAcABwAFQAhABsAHAALABwAFQAcABsAEQAUABwA CwAVABwAHAAZABsAHAAVABsAHAAVABwAGwAcABUAGwARABwAFAAcABEACwAcABwAGwANAAQAAAAC AQEARwAAADIKKAfCASgABAAAAAAA9At4D2p1ZO1vIHkgY2xhbWFiYSBjb250cmEgbGEgY2lyY3Vu c2Npc2nzbiAKABwAHAAOABwADgAZAA4AGQAMABwAKAAcABwAHAAOABkAHAAcAA4AEQAcAA0ADAAc AA4AGAAMABEAGAAcABwAGQAYAAwAGAAMABwAHAAOADQAAAAyCigHKQUbAAQAAAAAAPQLeA95IGxh IGxleS5dICAoRy5ULiAgSC5QLkIuKS4gGQANAAwAHAANAAsAGwAZAA4ADgAOAA4AEQAnAA4AHgAO AA4ADgAkAA4AIQAOACEADgARAA4ADQAAADIKKAc4BwEABAAAAAAA9At4DyDgGgAEAAAAAgEBAA0A AAAyCmEHwgEBAAQAAAAAAPQLeA8g4BsABAAAAAIBAQAEAAAALQEEAA0AAAAyCpoHwgEBAAQAAAAA APQLeA8g4LQABAAAAC0BAgAWAAAAMgqaB3YCBwAEAAAAAAD0C3gPKiBFYmxpcyATABMAIQAfAA4A DgAcAAQAAAAtAQQAGgAAADIKmgcUAwoABAAAAAAA9At4DyAgKEFyYWJlKS4TABMAEQAhABEAGwAc ABwAEQANAA0AAAAyCpoH7gMBAAQAAAAAAPQLeA8t4BEAZwAAADIKmgf/Az0ABAAAAAAA9At4DyAg Tm9tYnJlIHF1ZSBsb3MgbWFob21ldGFub3MgZGFuIGFsIGRpYWJsby4gIEVyYSBqZWZlIGRlIGxv cyAHEwATACQAHAAoABwAEQAcABMAHAAcABwAEgAMABwAGAATACgAHAAcAB0AKAAcAA8AHAAcABwA GQATABwAHAAbABMAGwAMABMAGwAMABwAGwALABwADgATABMAIQARABsAEwAKABwADgAcABMAHAAc ABIADAAcABkAEwAEAAAALQEFABEAAAAyCpoHrAkEAAQAAAAAAPQLeA95aW5zGQAKABwAGQAEAAAA LQEEABAAAAAyCpoHBAoDAAQAAAAAAPQLeA8gbyAAEwAbAA0ABAAAAAIBAQAEAAAALQEFABMAAAAy CtQHwgEFAAQAAAAAAPQLeA9qaW5uc2kLAAoAHAAcABkABAAAAC0BBACOAAAAMgrUBygCVwAEAAAA AAD0C3gPICh26WFzZSBlc3RhIHBhbGFicmEpLCB5IGZ1ZSBhcnJvamFkbyBkZWwgY2llbG8gcG9y cXVlLCBoYWJpZW5kbyBzaWRvIGZvcm1hZG8gZGUgZnVlZ28gABgAEQAZABwAHAAZABwAGAAcABkA DgAcABgAHAAbAAwAHAAcABAAHAARAA4AGAAZABgADgAbABwAGAAcABEAEAAcAAoAHAAcABwAGAAc ABwADAAYABgADAAbAAwAHAAYABsAHAARABwAHAAbAA4AGAAcABwAGwAMABwAGwAcABwAGAAYAAwA HAAcABgADgAbABEAKAAcABwAHAAYABwAHAAYAA4AHAAcABwAGwANAAQAAAACAQEAUwAAADIKDgjC ATAABAAAAAAA9At4D2V06XJlbywgc2UgbmVn8yBhIGFkb3JhciBhIEFk4W4sIHF1ZSBmdWUgaGVj aG8gZBwADgAcABEAHAAcAA4ADgAYABwADgAcABwAGwAcAA4AHAAOABwAGwAcABEAHAAQAA4AHAAO ACEAHAAcABwADgAOABsAHAAcAA4ADgAcABsADgAcABwAGAAcABwADgAcADEAAAAyCg4IFQYZAAQA AAAAAPQLeA9lIGJhcnJvLiAgKEcuVC4gIEguUC5CLikuChwADgAcABsAEQARABwADgANAA4AEQAn AA0AHwAOAA4ADgAkAA4AIQAOACEADgARAA4ADQAAADIKDggaCAEABAAAAAAA9At4DyDgGgAEAAAA AgEBAA0AAAAyCkcIwgEBAAQAAAAAAPQLeA8g4BsABAAAAAIBAQAEAAAALQEEAA0AAAAyCoAIwgEB AAQAAAAAAPQLeA8g4LQABAAAAC0BAgAXAAAAMgqACHYCCAAEAAAAAAD0C3gPRWNiYXRhbmEhABwA HwAcABEAHAAeABwABAAAAC0BBAANAAAAMgqACFUDAQAEAAAAAAD0C3gPLuAOAA0AAAAyCoAIYwMB AAQAAAAAAPQLeA8t4BEAdgAAADIKgAh0A0cABAAAAAAA9At4DyAgRmFtb3NhIGNpdWRhZCBkZSBs YSBNZWRpYSBxdWUgbWVyZWNlIG9jdXBhciB1biBzaXRpbyBlbnRyZSBsYXMgc2lldGUgABgAGAAe ABwAKAAcABkAHAAYABkADAAcABwAHAAcABgAHAAcABcADAAcABgAKQAcABsADAAcABgAGwAcABwA GAAoABwAEQAcABkAHAAYABwAGQAcABwAHAARABgAHAAcABgAGAAMAA0ADAAcABgAHAAcAA0AEQAc ABcADAAcABkAGAAYAAwAHAAOABsADQAEAAAAAgEBAAQAAAAtAQQASgAAADIKugjCASoABAAAAAAA 9At4D21hcmF2aWxsYXMgZGVsIG11bmRvLiAgRHJhcGVyLCBlbiBzdSBvYnJhICgAHAARABwAGQAM AAsADAAcABkAFgAcABsADAAWACgAHAAcABwAHAAOABYAFgAkABEAHAAcABwAEQAOABYAHAAcABYA GQAcABYAHAAcABEAHAAWAAQAAAAtAQUASQAAADIKugi3BSkABAAAAAAA9At4D0NvbmZsaWN0b3Mg ZW50cmUgbGEgUmVsaWdp824geSBsYSBDaWVuY2lhICQAHAAcAA4ACwAKABkADgAcABkAFgAcABwA DgARABwAFgALABwAFgAkABwADAAKAB0ACgAcABwAFgAZABYACwAdABYAJQAKABwAHAAaAAoAHAAE AAAALQEEAB0AAAAyCroITQkMAAQAAAAAAPQLeA8sIGNhcCBJLCBsYSAOABYAGQAcABwAFgAOAA4A FgAMABwADQAEAAAAAgEBAFkAAAAyCvQIwgE0AAQAAAAAAPQLeA9kZXNjcmliZSBhc+06IJOFIExh IGZyZXNjYSByZXNpZGVuY2lhIHZlcmFuaWVnYSBkZSBsHAAcABkAGQAQAAwAHAAcABUAHAAZAA4A DgAWABEAMQAWABwAHAAVAA4AEQAcABkAGQAbABYAEQAcABgADAAcABsAHAAYAAwAHAAWABkAGwAR ABwAGwALABwAHAAcABYAHAAbABUADABHAAAAMgr0CIIGKAAEAAAAAAD0C3gPb3MgcmV5ZXMgZGUg UGVyc2lhIGVzdGFiYSBkZWZlbmRpZGEgcG9yIBwAGQAWABAAHAAZABwAGQAWABsAHAAWACEAHAAR ABgADAAcABUAHAAZAA4AHAAcABsAFgAcABwADgAbABwAGwAMABsAHAAWABwAHAAQAA0ABAAAAAIB AQCXAAAAMgotCcIBXQAEAAAAAAD0C3gPc2lldGUgbXVyYWxsYXMgY2lyY3VsYXJlcyBoZWNoYXMg ZGUgcGllZHJhIGxhYnJhZGEgeSBwdWxpZGEsIGRlIGxhcyBjdWFsZXMgbGFzIGludGVyaW9yZXMg c2UgIBkADAAcAA4AHAAaACgAHAARABwACwAMABwAGQAaABkACwARABkAGwAMABwAEAAcABkAGgAc ABwAGQAcABwAGQAaABwAHAAaABsADAAcABwAEQAcABkADAAcABsAEQAcABwAHAAaABkAGgAcABsA DAALABwAHAAOABoAHAAcABoACwAcABkAGgAZABwAHAALABwAGQAaAAwAHAAZABkADAAcAA4AGwAR AAsAHAAQABwAGQAaABkAHAAOAAQAAAACAQEAmgAAADIKZwnCAV8ABAAAAAAA9At4D2VsZXZhYmFu IHN1Y2VzaXZhbWVudGUgYSBtYXlvciBhbHR1cmEgeSBlcmFuIGRlIGRpZmVyZW50ZXMgY29sb3Jl cywgZW4gY29uZm9ybWlkYWQgYXN0cm9s82dpY2EgABwADAAcABkAGwAcABwAHAAPABkAHAAZABwA GAAMABkAHAAoABwAHAAOABwADwAcABAAKAAcABkAHAARAA8AHAAMAA4AHAARABwADwAZAA8AHAAQ ABsAHAAPABwAHAAPABwADAAOABsAEQAcABwADgAcABkADwAZABsADAAbABEAHAAZAA4ADwAcABwA DwAZABwAHAAOABsAEQAoAAwAHAAcABwADwAcABkADgARABsACwAcABwADAAZABsADQAEAAAAAgEB ADUAAAAyCqAJwgEcAAQAAAAAAPQLeA9jb24gbG9zIHNpZXRlIHBsYW5ldGFzLiAgRWwgGQAcABwA HQAMABwAGQAdABgADAAcAA4AHAAdABsADAAcABsAHAAOABwAGQAOAB0AHQAhAAwAHQBoAAAAMgqg CWQEPgAEAAAAAAD0C3gPcGFsYWNpbyBlc3RhYmEgY3ViaWVydG8gY29uIHRlamFzIGRlIHBsYXRh OyBzdXMgdmlnYXMgZXN0YWJhbiAcABsADAAcABgADAAcAB0AHAAZAA4AGwAcABsAHQAZABwAHAAM ABsAEQAOABwAHQAZABwAHAAdAA4AHAAKABwAGQAdABwAHAAdABwADAAcAA4AHAAOAB0AGQAcABkA HQAYAAwAHAAcABkAHQAbABkADgAcABwAHAAbAA0ABAAAAAIBAQCSAAAAMgraCcIBWgAEAAAAAAD0 C3gPcmV2ZXN0aWRhcyBkZSBwbGFuY2hhcyBkZSBvcm8uICBBIGxhIG1lZGlhbm9jaGUgbG9zIHNh bG9uZXMgZXN0YWJhbiBpbHVtaW5hZG9zIHBvciBtdWNoYXMgEQAcABkAHAAZAA0ADAAcABwAGQAU ABwAHAAVABsADAAbABwAGQAcABwAGQAUABwAHAAVABsAEQAcAA4AFAAVACEAFQALABwAFQAoABwA HAAMABsAHAAcABkAHAAcABQADAAcABgAFQAZABsADAAcABwAHAAYABUAHAAZAA4AHAAcABsAHAAU AAsADAAcACgADAAcABwAHAAcABkAFQAbABwAEQAUACgAHAAZABwAHAAaAA8ABAAAAAIBAQChAAAA MgoTCsIBZAAEAAAAAAD0C3gPaGlsZXJhcyBkZSBmYXJvbGVzIGRlIG5hZnRhIHF1ZSByaXZhbGl6 YWJhbiBjb24gbGEgbHV6IGRlbCBzb2wuICBVbiBwYXJh7XNvLCBzaXRpbyBkZSByZWNyZW8gZGUg bG9zIBwACwAMABsAEQAcABkAEgAcABwAEgANABwAEQAbAAwAHAAZABEAHAAcABIAHAAcAA0ADgAc ABIAHAAcABsAEgAQAAwAGQAbAAsADAAZABwAHAAbABwAEgAZABsAHAASAAwAGwASAAsAHAAZABIA HAAbAAwAEgAZABsADAANABIAEgAkABwAEgAcABsAEQAcAA4AGQAcAA4AEgAYAAwADQAMABsAEgAc ABwAEgAQABwAGQARABwAHAARABwAHAASAAsAHAAYAA0ABAAAAAIBAQARAAAAMgpNCsIBBAAEAAAA AAD0C3gPbW9uYSgAHAAcABwAhQAAADIKTQo+AlEABAAAAAAA9At4D3JjYXMgYXNp4XRpY29zLCBl c3RhYmEgcGxhbnRhZG8gZW4gZWwgY2VudHJvIGRlIGxhIGNpdWRhZC4gIEVsIGltcGVyaW8gcGVy c2EgZXJhIGYRABkAHAAZACMAHAAZAAwAHAAOAAwAGAAcABkADgAjABwAGQAOABwAHAAcACMAGwAM ABwAHAANABwAHAAcACMAHAAcACIAHAAMACMAGQAcABwADQARABwAIwAcABwAIwAMABwAIwAYAAwA HAAbABwAHAAOACMAIwAhAAwAIwAMACgAHAAcABEADAAcACMAHAAbABEAGAAcACMAHAARABwADQAE AAAAAgEBAFsAAAAyCoYKwgE1AAQAAAAAAPQLeA92ZXJkYWRlcmFtZW50ZSBlbCBqYXJk7W4gZGVs IG11bmRvlC4gIChHLlQuICBILlAuQi4pLgMZABwAEQAcABwAHAAbABEAHAAoABwAHAAOABwADgAc AAwADgAKABwAEQAcAA4AHAAOABsAGwAMAA4AKAAcABwAHAAcABEADgAOAA4AEQAnAA4AHgAOAA4A DQAkAA4AIQAOACEADgARAA4ADQAAADIKhgpcBgEABAAAAAAA9At4DyDgGwAEAAAAAgEBAA0AAAAy CsAKwgEBAAQAAAAAAPQLeA8g4BsABAAAAC0BAgAEAAAAAgEBAAQAAAAtAQQADQAAADIK+ArCAQEA BAAAAAAA9At4DyDgtAAEAAAALQECABwAAAAyCvgKdgILAAQAAAAAAPQLeA8qIEVjbOljdGljYQAT AA4AIQAcAA4AHAAcABEADgAcABwABAAAAC0BBAANAAAAMgr4CnEDAQAEAAAAAAD0C3gPLuAOAA0A AAAyCvgKfwMBAAQAAAAAAPQLeA8t4BEAGQAAADIK+AqQAwkABAAAAAAA9At4DyAgVulhc2U6IAMN AA4AIQAcABwAGQAcAA4ADgAEAAAALQEFACYAAAAyCvgKVQQSAAQAAAAAAPQLeA9GaWxzb2btYSBF Y2zpY3RpY2EfAAoACwAZABwADgAOABwADgAhABkACwAcABkADgAKABkAHAAEAAAALQEEACYAAAAy CvgKywUSAAQAAAAAAPQLeA8uICAoRy5ULiAgSC5QLkIuKS4OAA4ADgARACcADgAfAA4ADQAOACQA DgAhAA4AIQAOABEADgANAAAAMgr4CjIHAQAEAAAAAAD0C3gPIOAbAAQAAAACAQEADQAAADIKMwvC AQEABAAAAAAA9At4DyDgGwAEAAAAAgEBAAQAAAAtAQQADQAAADIKawvCAQEABAAAAAAA9At4DyDg tAAEAAAALQECABQAAAAyCmsLdgIGAAQAAAAAAPQLeA9FY2hhdGghABwAHgAcABEAHgAEAAAALQEE ABwAAAAyCmsLHAMLAAQAAAAAAPQLeA8gIChIZWJyZW8pLgAPAA8AEQAkABwAHAARABwAHAARAA4A DQAAADIKawsPBAEABAAAAAAA9At4Dy3gEQAiAAAAMgprCyAEDwAEAAAAAAD0C3gPICBMbyBtaXNt byBxdWUgAA8ADwAcABwADwAoAAwAGQAoABwADwAcABwAHAAPAAQAAAAtAQUAEwAAADIKawuIBQUA BAAAAAAA9At4D0VjaG9kaCEAGQAcABwAHAAEAAAALQEEACkAAAAyCmsLFgYUAAQAAAAAAPQLeA86 IJNVbm+ULCBwZXJvIGZlbWVuaQ4ADwARACQAHAAcABEADgAPABwAHAAQABwADwAOABwAKAAcABwA DAAfAAAAMgprC9cHDQAEAAAAAAD0C3gPbm8uICAoVulhc2U6IGUcABwADgAPAA8AEQAhABwAHAAZ ABwADgAPAAQAAAAtAQUAEwAAADIKawv3CAUABAAAAAAA9At4D0VjaG9kaCEAGQAcABsAHAAEAAAA LQEEABwAAAAyCmsLhAkLAAQAAAAAAPQLeA8pLiAgKEcuVC4gIDoRAA4ADwAPABEAJwANAB8ADQAO AA0ABAAAAAIBAQAXAAAAMgqmC8IBCAAEAAAAAAD0C3gPSC5QLkIuKS4kAA4AIQAOACEADgARAA4A DQAAADIKpgtxAgEABAAAAAAA9At4DyDgGwAEAAAAAgEBAA0AAAAyCt8LwgEBAAQAAAAAAPQLeA8g 4BsABAAAAAIBAQAEAAAALQEEAA0AAAAyChgMwgEBAAQAAAAAAPQLeA8g4LQABAAAAC0BAgAZAAAA MgoYDHYCCQAEAAAAAAD0C3gPKiBFY2hpZG5hAhMADgAhABwAHgAOAB8AHgAcAAQAAAAtAQQADQAA ADIKGAxZAwEABAAAAAAA9At4Dy7gDgANAAAAMgoYDGcDAQAEAAAAAAD0C3gPLeARABkAAAAyChgM eAMJAAQAAAAAAPQLeA8gIFbpYXNlOiADDgAOACEAHAAcABkAHAAOAA4ABAAAAC0BBQAWAAAAMgoY DD4EBwAEAAAAAAD0C3gPRXF1aWRuYS4hABsAHQAKABwAHAAcAAQAAAAtAQQAJgAAADIKGAz1BBIA BAAAAAAA9At4Dy4gIChHLlQuICBILlAuQi4pLg4ADgAOABEAJwAOAB8ADgAOAA4AJAAOACEADgAh AA4AEQANAA0AAAAyChgMXAYBAAQAAAAAAPQLeA8g4BsABAAAAAIBAQANAAAAMgpSDMIBAQAEAAAA AAD0C3gPIOAbAAQAAAACAQEABAAAAC0BBAANAAAAMgqLDMIBAQAEAAAAAAD0C3gPIOC0AAQAAAAt AQIAHQAAADIKiwx2AgwABAAAAAAA9At4D0VjaG9kLCBFY2hhZCEAHAAeAB8AHwAOABsAIQAcAB4A HAAfAAQAAAAtAQQAEAAAADIKiwzOAwMABAAAAAAA9At4DyBvIAAbABsAGwAEAAAALQECABQAAAAy CosMHwQGAAQAAAAAAPQLeA9FY2hhdGghABwAHgAcABEAHgAEAAAALQEEABwAAAAyCosMxQQLAAQA AAAAAPQLeA8gIChIZWJyZW8pLmQbABsAEQAkABwAGwARABwAHAARAA0ADQAAADIKiwzOBQEABAAA AAAA9At4Dy3gEQBSAAAAMgqLDN8FLwAEAAAAAAD0C3gPICCTVW5vlCBtYXNjdWxpbm8sIGFwbGlj YWRvIGEgSmVob3ZhaC4gIChHLlQuICAAGgAbABEAJAAbABwAEQAbACgAHAAZABkAHAAMAAsAHAAc AA4AGgAcABsADAAMABgAHAAcABwAGgAcABsAGQAcABsAHAAZABwAHAAOABoAGwARACcADQAfAA0A DgANAAQAAAACAQEAFwAAADIKxQzCAQgABAAAAAAA9At4D0guUC5CLikuJAAOACEADgAhAA4AEQAO AA0AAAAyCsUMcQIBAAQAAAAAAPQLeA8g4BsABAAAAAIBAQANAAAAMgr/DMIBAQAEAAAAAAD0C3gP IOAbAAQAAAACAQEABAAAAC0BBAANAAAAMgo3DcIBAQAEAAAAAAD0C3gPIOC0AAQAAAAtAQIAFAAA ADIKNw12AgYABAAAAAAA9At4DyogRWRhZBMADgAhAB8AHAAfAAQAAAAtAQQADQAAADIKNw0SAwEA BAAAAAAA9At4Dy7gDgANAAAAMgo3DSADAQAEAAAAAAD0C3gPLeARABkAAAAyCjcNMQMJAAQAAAAA APQLeA8gIFbpYXNlOiADDgAOACEAHAAcABkAHAANAA4ABAAAAC0BBQAaAAAAMgo3DfYDCgAEAAAA AAD0C3gPR3JhbiBFZGFkICcAEQAcABwADgAhABsAHAAcAA4ABAAAAC0BBAAOAAAAMgo3DfYEAgAE AAAAAAD0C3gPeSAZAA4ABAAAAC0BBQARAAAAMgo3DR0FBAAEAAAAAAD0C3gPWXVnYSEAHAAcABwA BAAAAC0BBAAmAAAAMgo3DZIFEgAEAAAAAAD0C3gPLiAgKEcuVC4gIEguUC5CLikuDgAOAA0AEQAn AA0AHwAOAA4ADgAjAA4AIQAOACEADgARAA4ADQAAADIKNw33BgEABAAAAAAA9At4DyDgGwAEAAAA AgEBAA0AAAAyCnINwgEBAAQAAAAAAPQLeA8g4BsAHAAAAPsCEAAHAAAAAAC8AgAAAAABAgIiU3lz dGVtAAAAAAAAAAAAABgAAAAEAAAAuHIsBuQEAAAEAAAALQEGAAUAAAAUAgAAAAAFAAAAEwJ4DwAA BQAAABMCeA/0CwUAAAATAgAA9AsFAAAAEwIAAAAABQAAABQCAQABAAUAAAATAncPAQAFAAAAEwJ3 D/MLBQAAABMCAQDzCwUAAAATAgEAAQAFAAAAFAICAAIABQAAABMCdg8CAAUAAAATAnYP8gsFAAAA EwICAPILBQAAABMCAgACAAUAAAAUAgMAAwAFAAAAEwJ1DwMABQAAABMCdQ/xCwUAAAATAgMA8QsF AAAAEwIDAAMABQAAABQCBAAEAAUAAAATAnQPBAAFAAAAEwJ0D/ALBQAAABMCBADwCwUAAAATAgQA BAAFAAAAFAIFAAUABQAAABMCcw8FAAUAAAATAnMP7wsFAAAAEwIFAO8LBQAAABMCBQAFAAUAAAAU AgYABgAFAAAAEwJyDwYABQAAABMCcg/uCwUAAAATAgYA7gsFAAAAEwIGAAYABQAAABQCBwAHAAUA AAATAnEPBwAFAAAAEwJxD+0LBQAAABMCBwDtCwUAAAATAgcABwAFAAAAFAIIAAgABQAAABMCcA8I AAUAAAATAnAP7AsFAAAAEwIIAOwLBQAAABMCCAAIAAUAAAAUAgkACQAFAAAAEwJvDwkABQAAABMC bw/rCwUAAAATAgkA6wsFAAAAEwIJAAkABQAAABQCCgAKAAUAAAATAm4PCgAFAAAAEwJuD+oLBQAA ABMCCgDqCwUAAAATAgoACgADAAAAAAA= ------=_NextPart_01C63654.A3952090 Content-Location: file:///C:/895641E5/glosario-E_archivos/filelist.xml Content-Transfer-Encoding: quoted-printable Content-Type: text/xml; charset="utf-8" ------=_NextPart_01C63654.A3952090--