MIME-Version: 1.0 Content-Type: multipart/related; boundary="----=_NextPart_01C63655.5C32C8F0" Este documento es una página Web de un solo archivo, también conocido como archivo de almacenamiento Web. Si está viendo este mensaje, su explorador o editor no admite archivos de almacenamiento Web. Descargue un explorador que admita este tipo de archivos, como Microsoft Internet Explorer. ------=_NextPart_01C63655.5C32C8F0 Content-Location: file:///C:/895641EF/glosario-O.htm Content-Transfer-Encoding: quoted-printable Content-Type: text/html; charset="us-ascii" O

O

 

   &nb= sp;        O.-  Décimoquinta le= tra y cuarta vocal en el alfabeto inglés.=   No tiene equivalencia en hebreo, cuyo alfabeto, con una sola excepción, carece de vocales.  Como número, entre los antiguos, significaba 11, y con un tra= zo horizontal sobre la letra, 11.000.  <= /span>Entre otros pueblos antiguos también, era una letra muy sagrada.  En la escritura devanâgarî, o de los dioses, su significació= n es varia, pero nos falta espacio para poner ejemplos.  [En el alfabeto sánscrito, = la O es la décimotercera vocal, que figura entre las compuestas, dobles o diptongos, equivalente a A-U.  Así, OM es lo mismo que AUM; Kâran= opâdhi vale como Kârana-upâdhi= , etc.  Como vocal larga que es, Burnouf la escribe siempre Ô.  –Véase: E.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Oannes [u Oes]  (Griego).-  Musarus Oannes, el Annedoto, conoc= ido en las “leyendas” caldeas transmitidas por Beroso y otros escritor= es antiguos con el nombre de Dag o= Dagón, el “hombre-pez”.  Oannes se presentó a los primitivos babilonios como reformador e instructor.  Al surgir el mar Eritreo, aportó a ellos la civilización, las letras y las ciencias, las leyes, la astronomía y la religión, y les enseñó la agricultura, la geometría y las artes en general.  Hubo Annedotos que llegaron después de él, en número de cinco (nót= ese que nuestra raza es la quinta), “todos ellos como Oannes en lo que concierne a la forma y que enseñaban lo mismo”, pero Musarus Oannes fue el primero que apareció, ocurriendo esto durante el reina= do de Ammenón, tercero de los diez reyes antediluvianos cuya dinastía terminó con Xisuthrus, el Noé caldeo.  (V&eacut= e;ase Xisuthrus).  –Oannes era= un “animal dotado de raz&oac= ute;n … y cuyo cuerpo era el de un pez, pero que tenía una cabeza humana debajo de la del pez, con pies también debajo, parecidos a los del hombre, junto a la cola del = pez, y cuya voz y lenguaje tambié= n eran articulados y humanos”.  (Polyhistor y Apolodoro).  Esto suministra la clave a la alegoría.  Designa a Oannes como un hombre y un “sacerdote”= ;, un Iniciado.  Layard demostró, hace mucho tiempo (véase Nineveh), = que la “cabeza de pez” era simplemente una toca o adorno de la cabeza,= la mitra que llevan los sacerdotes y = los dioses, hecha en figura de cabeza de pez, y que en una forma muy poco modificada vemos aun hoy día en la cabeza de los grandes lamas y de = los obispos de la Iglesia romana.  Osiris llevaba una mitra parecida.&= nbsp; La cola del pez es simplemente la cola de un largo manto estirado, t= al como está pintado en algunas tablas asirias; cuya forma vemos reproducida en la áurea vestidura sacerdotal que usa el moderno clero griego durante las ceremonias religiosas.&= nbsp; Esta alegoría de Oannes, el Annedoto, nos recuerda al “Dragón” y a los “Reyes-Serpientes”; los Nâgas que en las leyendas búdicas instruyen al pueblo en la sabiduría junto a los lagos= y ríos, y acaban por convertirse a la buena Ley y llegar a ser Arhats.  El significado de esto es claro.  El “pez” es un símbolo antiguo y muy sugestivo en el lenguaje del Misterio, como lo= es también el “agua”.  Ea o Hea era el dios del mar y de la Sabiduría, y la serpiente del mar era uno de sus emblemas, puesto que sus sacerdotes eran “Serpientes” o Iniciados.  De ahí por qué el ocultismo incluye a Oannes y a los demás Annedotos en el grupo de aquellos antiguos “adeptos̶= 1; que eran llamados “dragones de agua” o “marinos”, e= sto es, Nâgas.  El agua representaba su origen hum= ano (puesto que es un símbolo de la tierra y de la materia y tambi&eacut= e;n de purificación), opuestamente a los “Nâgas del fuego”, esto es, los Seres inmateriales, espirituales, bien sean Boddhisattv= as celestes o Dhyânis planet= arios, considerados asimismo como instructores de la humanidad.  La significación secreta re= sulta clara para el ocultista una vez se le indica que “este ser (Oannes)” acostumbraba pasar el día entre los hombres, enseñando; y al llegar el sol a su ocaso, retirábase de nuevo= al mar, pasando la noche en el fondo de las aguas “porque era anfibio”, esto es, pertenecía a los dos planos: el espiritual = y el físico; puesto que la voz griega amphibios (de amphi, en ambas partes, y bios, vida), significa simplemente “vida en dos planos”.  Esta palabra se aplicaba a menudo, en la antigüedad, a aquellos hombres que si bien presentaban siempre una forma humana, se habían hecho casi divinos por su saber, y vivían tanto en la tierra como en= las supersensibles regiones espirituales.  Oannes se halla confusamente reflejado en Jonás y hasta en Ju= an el Precursor, uno y otro relacionados con el Pez y el Agua.  [Véase: Dag o Dagón = y Annedoto.]  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ob&n= bsp; (Hebreo).-  La Luz = astral –o mejor dicho, sus malas corrientes dañinas- la personificaron los judíos como un Espíritu, el Espíritu de Ob.  Entre ellos, todos los que trataban con espíritus y se ocupab= an con la necromancia, se decía que estaban poseídos del Epíritu de Ob.  [Ob es el mensajero de la muerte utilizado por los hechiceros, el funesto fluído maligno.  (Doctr. Secr., I, 105).]  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Obeah.-  Hechiceros y hechiceras del Africa= y de las Indias occidentales.  Sect= a de magos negros, encantadores de serpientes; brujos, hechiceros, etc.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Obeliscos.-  Pilares de piedra muy altos, de cu= atro caras iguales, y terminados por una punta piramidal achatada.  Estos monolitos estaban muy en uso= entre los antiguos egipcios y se hallaban cubiertos de inscripciones jeroglíficas, algunas de las cuales ocultaban importantes secretos y representaban los misterios de la religión egipcia.  Cuando Cambises, rey de los persas= , se hizo dueño de Egipto, exigió a los sacerdotes que le descubri= eran el significado de dichas inscripciones, y habiéndose ellos negado a obedecerle les hizo dar muerte y destruyó todos los obeliscos que pu= do encontrar.  Estos monumentos e= staban relacionados con el culto del sol, y por este motivo los sacerdotes los denominaban dedos de este astro.  Los obeliscos han sido venerados como símbolo del dios itifálico Ammón, el procreador.  (Véase: Pierret, Dict. D’ Arch Egypt.)  [Los cuatro lados del obelisco representaban los cuatro puntos cardinales y sus regentes respectivos (los cuatro Mahârajahs, en sánscrito).  –(Doctrina Secreta, I, 150-151).]  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Obelo.-  Marca o señal empleada en l= os antiguos manuscritos para señalar pasajes dudosos, especialmente en = los “Setenta”, para indicar pasajes que no figuran en el texto hebr= eo.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Objetivo.-  Lo referente a los objetos reales, exteriores; lo que podemos observar fuera de nosotros por medio de nuestros sentidos; opuestamente a lo subjeti= vo, o sea lo que se refiere a nuestro interior, a nuestro modo especial de sent= ir o de pensar.  (Véase: Subjetivo).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Objetos de la Sociedad Teosó= fica.-  Son los tres siguientes:

1)&n= bsp;      Formar un núcleo de Fraterni= dad universal de la humanidad, sin distinción de raza, creencia, sexo, c= asta o color.  (G.T. H.P.B.)

2)&n= bsp;      Fomentar el estudio comparativo de = las religiones, literaturas y ciencias de los arios y de otros pueblos orientales.  (G.T. H.P.B.)

3)&n= bsp;      Investigar las leyes inexplicadas d= e la naturaleza y los poderes psíquicos latentes en el hombre.  (Sólo una parte de los miem= bros de la Sociedad se dedica a este objeto).&n= bsp; (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

La adhesión al primero de = estos objetos es indispensable requisito para cualquiera que desee ingresar a la Sociedad Teosófica.  A ninguno de los aspirantes se les pregunta acerca de sus opiniones religiosa= s ni políticas; pero, en cambio, se exige a todos, antes de su admisión, la formal promesa de respetar las creencias de los demás miembros.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Obscuración.-  Período más o menos prolongado de reposo o inercia, en que desaparece la vida activa de un glob= o de la cadena planetaria.  Es una especie de pralaya (pralaya cíclico), durante e= l cual la Naturaleza, esto es, todas las cosas visibles e invisibles de un planeta= en reposo, permanece en una condición estacionaria.  La Naturaleza reposa y duerme; sus= péndese en el globo toda obra de destrucción, así como todo trabajo activo; todas las formas, lo mismo que sus tipos astrales, permanecen como estaban en el postrer momento de su actividad.  (Doctr. Secr., II, 697).  Dicho término se aplica igualmente a los períodos de obscuraci&oacu= te;n del Espíritu, en los cuales éste se hunde en los abismos de la materialidad, así como a los períodos de obscurecimiento de la Materia, en los que el Espíritu asciende glorioso a los reinos de la espiritualidad mental.  (Id., tomo I, página 198).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Obscuridad o Tinieblas.-  "= ;Las Tinieblas son Padre-Madre, y la Luz es su Hijo", dice un antiguo prove= rbio oriental.  La luz es inconcebi= ble, a no ser que se la considere como procedente de un origen que sea causa de el= la; y como quiera que tratándose de la Luz primordial dicho origen es desconocido, por más que lo reclamen imperiosamente la razón = y la lógica, por esto lo denominamos "Tinieblas", desde un punt= o de vista intelectual.  Las Tinieb= las son, pues, la eterna matriz en donde aparecen y desaparecen los oríg= enes de la Luz.  En nuestro plano, = nada se añade a las tinieblas para hacer de ellas la luz, ni a la luz para hacer de ellas las tinieblas.  Luz y tinieblas son dos cosas permutables entre sí, y, científicame= nte, la luz no es más que un modo de ser de las tinieblas, y viceversa.  Sin embargo, ambas cosas son fenómenos, de un mismo nóumeno, que es la Obscuridad absoluta, para la inteligencia científica.&nb= sp; (Doctr. Secr., I, 72).  -Siendo la ausencia de las Tiniebl= as Luz absoluta, aquellas son consideradas como la apropiada representación alegórica de la condición del universo durante el pralaya.  Segun las doctrinas rosacruces, &q= uot;la Luz y las Tinieblas son idénticas entre sí, siendo sólo diferenciables en la mente humana", y en concepto de Robert Fludd, "las Tinieblas adoptaron la iluminación a fin de hacerse visibles".  (Id., I, 98-99).  Como expresa el Génesis, la= Luz fue creada de las Tinieblas, "y las Tinieblas estaban sobre la haz del abismo".  La Luz absoluta= es Obscuridad absoluta, y viceversa; en realidad, no hay ni luz ni tinieblas en los reinos de la Verdad.  Ni u= na ni otra existen per se, puesto que= cada una de ellas tiene que ser engendrada y creada de la otra para venir a la existencia.  (Id., II, 100).  (G= .T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Obsecraciones.-  Preces y sacrificios que, por orde= n del Senado, se celebraban en Roma en tiempos calamitosos.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Obsesión.-  Se da este nombre al apoderamiento= del ánimo de una pesona por un "espíritu", generalmente malo, que obra e influye sobre ella de un modo pertinaz, y a veces irresistible, como un agente externo, esto es, sin entrar en su cuerpo; opuestamente a la posesión en que dicho "espíritu" obra sobre la persona como agente int= erno y unido a ella.  (Véase= : Posesión).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Obstinación.-  Divinidad mitológica que pa= saba por ser hija de la Noche.  Se = la representaba en figura de una mujer que tiene en la frente un clavo remacha= do en la parte posterior de la cabeza, lleva en la mano un brasero encendido y está apoyada sobre la cabeza de un asno.  También se la ve representa= da por una figura con orejas de borrico y que tiene la mano puesta delante de los = ojos para no ver la luz, y va vestida de negro, color que no refleja la luz.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Oca.-  La caza de las ocas es una representación simbólica y mística frecuente en los templos egipcios y mencionada en el Libro de los Muertos.  Una de las ceremonias de la gran fiesta en honor de Ammón consistía en d= ar suelta a cuatro ocas, que llevaban respectivamente el nombre de los cuatro genios funerarios, y que en su vuelo habían de dirigirse hacia los cuatro puntos cardinales.  (Pi= erret, Dict. D'Arch. Egypt.).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ocasión.-  Divinidad alegórica que presidía al momento más favorable para tener buen éxit= o en alguna empresa.  Los griegos habían hecho de ella un dios llamado Kairos.  -Véase: Cruz.  (G.T. H.P.B= .)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Océano de Sabiduría.-  Nombre dado a cierto reino de la t= ierra, un mar interior.  En ép= ocas remotísimas había en él doce centros, en forma de pequeñas islas, que representaban los doce signos del Zodíaco -dos de los cuales permanecieron por espacio de siglos como "signos misteriosos"- y que constituían las moradas de los doce hierofa= ntes y maestros de sabiduría.  Dicho Océano siguió existiendo durante siglos en la región en que actualmente se extiende el Desierto de Gobi.  (Véase: Doctr. Secr., II, 528).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Octava esfera.-  Poquísimo es lo que se ha revelado acerca de esta misteriosa esfera, que debe seguir siendo un recóndito arcano en obras tales como la Doctrina Secreta, a pesar de la algo aventurada afirmació= ;n de Sinnet, de que "no ha quedado ahora mucho misterio en el engima de = la octava esfera".  Y aun ha= y que poner en tela de juicio algunas de las aserciones que se han hecho referent= es a este punto en ciertas obras, como el Buddhismo Esotérico.  Las personalidades que, por sus continuadas malas obras, se desvían constantemente del camino de la recta evolución, pueden verse separa= das del Origen de su ser y pasar a una región conocida con el nombre de "Octava esfera", para ser allí desintegradas y resueltas en sus elementos cósmicos.  (P. Hoult).  -Véase: Naraka.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ocultas, ciencias.-  Véase: Ciencias ocult= as.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ocultismo.-  Es la ciencia que estudia los mist= erios de la Naturaleza y el desarrollo de los poderes psíquicos latentes e= n el hombre.  Esta ciencia versa so= bre las cosas que están fuera de la percepción de los sentidos, y especialmente sobre los hechos que no pueden explicarse por las leyes de la Naturaleza universalmente conocidas, pero cuyas causas son todavía un misterio para aquellos que no han penetrado de un modo bastante profundo en= los arcanos de la Naturaleza para comprenderlos debidamente.  Lo que puede ser oculto para una persona, puede ser perfectamente comprensible para otra.  Cuanto más se desarrollan la espiritualidad y la inteligencia del hombre, más se libra ést= e de las atracciones de los sentidos; cuanto más se acrecienta y se ensan= cha su poder de percepción, menos oculto le parece el proceder de la Nat= uraleza.  Lo oculto es de hecho lo que est&a= acute; fuera del poder de los sentidos externos para percibirlo, pero que es perfectamente perceptible y comprensible para la inteligencia interior espiritual, después de haberse desarrollado y hecho activos los sent= idos internos del hombre.  (F. Hartmann).  Las ciencias ocult= as no son las ciencias imaginarias qu= e nos describen las enciclopedias; son ciencias reales, verdaderas y muy peligros= as en manos del que no hace de ellas el uso debido.  Enseñan las fuerzas e influ= encias secretas de las cosas de la Naturaleza, desarrollando los poderes ocultos latentes en el hombre, gracias a lo cual dan a éste enormes venta= jas sobre los mortales más ignorantes.&= nbsp; El ocultismo se ocupa en el estudio de los mundos superfísico= s, que, como tales, escapan a la observación de nuestros sentidos ordinarios.  Revela al iniciad= o la Naturaleza tal como es en realidad, y no tal como se la suele juzgar por las apariencias; estudia no solamente los fenómenos físicos cuyo origen nos es desconocido, sino también aquellos que escapan a nuest= ros sentidos físicos, pero que pueden ser comprendidos e interpretados debidamente por nuestro sentido íntimo.  Por fin, considera la vida que se = manifiesta a través de las formas mientras que la ciencia física conside= ra tan sólo la apariencia exterior.&nb= sp; (Ext. et Abrégé= ; d'un Gloss. Théos.)  El método de estudio del Ocultismo difiere por completo de los demás, pues para ello es menester observar determinadas reglas de vi= da y disciplina mental.  No hay que confundir el Ocultismo con la Teosofía.  Puede un hombre ser muy buen teósofo sin ser ocultista en modo alguno; pero nadie puede ser un verdadero ocultista sin ser un teósofo en toda la extensión d= e la palabra; de otra suerte, no es más que un mago negro, consciente o i= ncosciente.  Puesto que si el ocultista, en vez= de poner en práctica el ideal moral más elevado trabajando con la mayor abnegación en favor de la humanidad, no obra sino movido por i= nterés personal y fines egoístas, llega a convertirse en un enemigo del mun= do y de las personas que le rodean, mucho más temible, por sus poderes, q= ue un simple mortal.  El ocultista practica la Teosofía cient&i= acute;fica basada en el conocimiento exacto de las operaciones secretas de la Naturale= za, mientras que el teósofo que ponga en práctica los poderes llamados anormales sin la luz del Ocultismo, tenderá simplemente hac= ia una peligrosa forma de mediumnidad, porque obra a obscuras apoyado en una fe sincera, pero ciega.  Cualquiera que intente cultivar al= guna de las ramas de la ciencia oculta sin el conocimiento de la razón filosófica de los referidos poderes, es lo mismo que una nave sin timón en medio de un mar tempestuoso.  (Clave de la Teosofía, 25-27).  -Véase: Ciencias ocul= tas y Ocultista.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ocultista.-  El que estudia las diversas ramas = de la ciencia oculta.  Este té= ;rmino es empleado por los cabalistas franceses.&= nbsp; (Véanse las obras de Eliphas Lévi).  El ocultismo abarca todo el campo = de los fenómenos psicológicos, fisiológicos, cósmicos, físicos y espirituales.  La palabra ocultismo deriva de la voz latina occultus, oculto o secreto, y por lo tanto, se aplica al estudio de la cábala, astrología, alquimia y todas las ciencias arcanas en general.  -[El Glosario de la Clave de la Teosofía define al ocultista en los siguient= es términos: Aquel que practica el Ocultismo; un adepto en las ciencias secretas.  Pero este nombre se aplica con frecuencia a un simple estudiante de dichas ciencias.]  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ocultistas blancos y negros.-  Se los demina también: ocul= tista de la mano derecha y de la mano izquierda, respectivamente.  Los que se dedican por completo y = de una manera desinteresada a cumplir la voluntad divina, o que se esfuerzan en adquirir estas virtudes, son llamados "blancos"; los que son egoístas y obran contra el designio divino en el universo, son denominados "negros".  La abnegación expansiva, el amor y la devoción son las cualidades que caracterizan a los primeros; el egoísmo concentrado, el odio y la insolente arrogancia son las señales distintivas de los segundos.  Entre los unos y los otros hay una= clase cuyos móviles son mixtos, y que han recibido la denominación = de "grises".  [Vé= ;ase: A. Besant, Sabid. Antigua, página 92.]  (G.T. H.P.= B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ocultistas de la mano derecha y de= la mano izquierda.-  Vé= ;ase: Ocultistas blancos y negros.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ocha  (Sánscrito).-  Quema, combustión.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ochadhi  (Sánscrito).-  Hierba, planta, vegetal.  (G.T. H.P.B.)

 

        &= nbsp;   * Ochadhîpati  = (Sánscrito).-  Literalmente: "Señor d= e las plantas".  El médi= co, y principalmente la luna, por la acción reguladora que ejerce sobre la vegetación.  (G.T. H.P.= B.)

 

        &= nbsp;   Ochadhi-prastha  (Oshadhi-Prastha) (Sánscrito).-  Literalm= ente: "Meseta o lugar de hierbas medicinales".  Una misteriosa ciudad de los Himâlayas, mencionada ya desde el período védico.  Cuenta la tradición que en = otro tiempo vivían allí sabios, grandes adeptos en el arte de cura= r, los cuales empleaban únicamente hierbas y otras plantas, como hacían los antiguos caldeos.  De dicha ciudad se hace mención en el Kumâra Sambhava (o "Nacimiento del dios de la guerra") de Kâlidâsa.&nbs= p; (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ochêma  (Griego).-  Vehículo.  Con este nombre la filosofía platónica designaba el cuerpo físico.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Od&n= bsp; (Griego).-  De odos, paso, tránsito; el pa= so de aquella fuerza que es desarrollada por varias fuerzas menores o por agentes tales como los imanes, una acción química o vital, el calor, = la luz, etc.  Se la denomina también fuerza "ódica" u "odílica".  Reichenbach y sus discípulos la consideraban como una fuerza entitativa independiente (como lo es sin duda), que existe en la Naturaleza= y se halla almacenada en el hombre.  -[En concepto de Eliphas Lévi, "el Od, Ob o Aour es un agente único universal de todas las formas y de la vida, activo y pasivo, positivo y negativo, y es la primera = Luz de la creación".  = Pero hay que hacer una distinción entre los tres términos menciona= dos: Od es la pura Luz dadora de vid= a, o sea el fluído magnético; Ob es el mensajero de la muerte utilizado por los hechiceros, el mal flu&iacut= e;do funesto; Aour es la sínt= esis de ambos, propiamente llamada Luz astral.&= nbsp; ¿Pueden decir los filólogos por qué Od, término empleado por Reichenbach para designar el fluído vital, es también una pal= abra tibetana que significa luz, brillo, esplendor?  Asimismo significa "cielo&quo= t;, en un sentido oculto.  (Doctr. Secr., I, 105).]  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Od  (Escandinavo).-  Nombre del esposo de Freya.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Odacon.-  El primer Annedoto o Dagón (véase Oannes), que apareció durante el reinado de Euedoresco [o Aerodach], procedente de Pentebiblon, también "del Mar Eritreo, como el primero, teniend= o la misma forma mixta entre un pez y un hombre"  (Apolodoro, = Cory, pág. 30).]  (G.T. H.P.B= .)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Odé  (Zendo).-  Dev o genio maligno que distrae a los hombres durante sus oraciones.  (Zend-Avesta).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Odem o Adm  (Hebreo).-  Una piedra (cordalina) del raciona= l del sumo sacerdote hebreo.  Es de = color rojo y está dotada de gran virtud medicinal.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Odico.-  Magnético.  -Véase: Od.  (G.T. H.P.B.)=

&nb= sp;

        &= nbsp;   Odín  (Escandinavo).-  El dios de las batallas, el antigu= o Sabbaoth germano; lo mismo que el = Wodan [o Wotan] escandinavo.  Es el = gran héroe del Edda, y uno de= los creadores del hombre.  La antigüedad romana le consideraba idéntico a Hermes o Mercurio (Budha) y el orientalismo moderno (Sir W. Jones) le confundía, de consiguiente, con Buddha.  En = el Panteón de los antiguos escandinavos es el "padre de los dioses" y de la divina Sabiduría creadora.  Odín, o Wodan, al crear al = primer hombre de árboles -Ask (fresno) y Emblo [aliso]-, le dotó de vida y alma; Honir le dotó de intelecto, y Lodur, de forma y color.  [Es el dios principal de la mitología escandinava.  El nombre Odín podrí= a ser el mismo de Dios, que con tanta alteración se halla en lsa diversas lenguas, sobre todo si se descompone en O'din, el Dios.  (Véase: Los Eddas, traducción de D. A. = de los Ríos).  Se le ha consid= erado asimismo como el Marte escandinavo, porque es el dios de las batallas, y ad= opta por hijos suyos a todos los guerreros que mueren con las armas en la mano.<= span style=3D'mso-spacerun:yes'>  También se le ha denominado "Dios de los cuervos", porque sobre sus hombros se hallan siempre posadas dos aves de esta especie, que le dicen al oído todo cuanto h= an averiguado de nuevo.  Uno de e= llos se llama Hugin (entendimiento),= y el otro Munnin (memoria).  Odín los suelta todos los días, y después de haber recorrido el mundo, vuelven al anochecer.]  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Odinsdag  (Escandinavo).-  Literalmente "día de Odín".  El miércoles, día consagrado a dicho dios.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Odrærer u Odreyer  (Escandin= avo).-  Un cubo en donde se echó la sangre de Qvaser, que es la poesía.=   (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Odur  (Escandinavo).-  El esposo humano de la diosa Freya= , un descendiente de estirpe divina, en la mitología del norte.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Oeaihu o Oeaihwu.-  La mane= ra de pronunciar esta palabra depende del acento.  Este es un término esotérico aplicado a los seis en uno del místico siete.  El nombre oculto para designar la siempre presente manifestación del Principio universal "de siete vocales".  (G.T. H.P.B.)<= o:p>

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Oeaohu  (u Oeaohoo).-  Es el Uno; el primer Logos inmanifestado; el Padre-Madr= e de los dioses, el "Seis en Uno", o la Raíz septenaria, de la = cual todo procede.  Todo depende del acento dado a estas siete vocales, que pueden pronunciarse como una, tres y hasta siete sílabas, añadiendo una e después de la = o final.  Este místico nombre es reve= lado porque, sin un completo dominio de su triple pronunciación, permanece siempre ineficaz.  Se dice que= es "Uno" refiriéndose a la no-separación de todo cuanto vive y tiene su ser, sea en estado activo, o sea en el pasivo.  En cierto sentido, Oeaohoo es la Raíz sin raíz de Todo, y por lo tanto, es uno con Parabrahman= ; en otro sentido, es el nombre que se da a la Vida Una manifestada, la eterna Unidad viviente.  La "Raíz" significa el eterno Sat, la perenne Realidad incondicionada, llámese Parabrahman o llámese Mûlaprakriti, porque ambos son los dos símbolos del Uno.  "Contempla… la refulgen= te Gloria sin par, el Espacio luminoso, hijo del obscuro Espacio, que surge de= las profundidades de las grandes Aguas negras.=   Es el Oeaohoo, el más joven (la "Nueva Vida"), el *= * * (a quien tú conoces como Kwa= n-Shai-Yin).  Brilla como el sol, es el resplandesciente Dragón divino de Sabiduría (el Logos, el Verbo del Pensamiento divino).  En sí mismo contiene las siete Huestes creadoras (Sephiroth), y así es la esencia de la Sabiduría manifestada.  "El que se baña en la = luz de Oeaohoo jamás será engañado por el velo de Mâyâ [ilusión]".  (Estancias del Libro de Dzya= n, III, 7 y comentario).  (G.T. H= .P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Oergelmer  (Escandinavo).-  Lo mismo que Imer o Ymir.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ofiólatra.-  Adorador de serpientes.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ofiolatría.-  (Del griego ophis, serpiente, y lat= reia, adoración).  Adoraci&oa= cute;n o culto a las serpientes.  (G.= T. H.P.B.)

        &= nbsp;  

        &= nbsp;   * Ofiomancia  (Del griego ophis, serpiente, y man= teia, adivinación).-  Como ex= presa su nombre, era la adivinación por medio de las serpientes.  Este medio de saber el porvenir es= taba muy en uso entre los antiguos, y se encuentran varios ejemplos de él= en los poetas.  Consistía = en sacar presagios de los diversos movimientos de dichos reptiles.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ofiomorfo.-  [De ophis, serpiente, y morphé, forma].-  Literalmente: "= que tiene forma serpentina".  Lo mismo que Ofis, pero en su aspecto material, como el Ophis-Christos.  E= ntre los gnósticos, la serpiente representaba la "Sabiduría e= n la Eternidad".  -Véas= e: Ofis.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ofiozenes  (Ophioxenes, en griego).-  Nombre con que se designa en Chipre los encantadores de serpientes venenosas y otros animales.  (G.T. H.P.B.)<= /o:p>

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ofis  (Ophis, en griego).-  Lo mismo que Chanufis o Knef, el Logos; el dios-serpiente o Agathodœmon.  [Ofis es asimismo la Sabidur&iacut= e;a divina o Christos.  -Véase: Ennoia.]  (G.T. H.= P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ofis-Christos  [Ophis-Christos, en griego].-  El Cristo-serpie= nte de los gnósticos.  (G.T. H= .P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ofitas  (Ophites, griego).-<= span style=3D'mso-spacerun:yes'>  Fraternidad gnóstica de Egi= pto, y una de las más primitivas sectas del Gnosticismo, o Gnosis (sabiduría, conocimiento), conocida con el nombre= de "Hermandad de la Serpiente".&nbs= p; Floreció a comienzos del siglo segundo, y al paso que sustent= aba algunos de los principios de Valentino, tenía sus propios ritos ocul= tos y su simbología.  Una serpiente viva, que representa el principio -Christos (esto es la Mónada divina que se reencarna, no Jesús el hombre), era exhibida en sus misterios y venerada como un símbolo de Sabiduría, Sophia, representación del todo-bueno y todo-sabio.  Los gnósticos no constituían una secta cristiana; en la acepción ordinaria de = esta palabra, como el Christos del concepto precristiano y de la Gnosi= s no era el "Dios-hombre" Cristo, sino el Ego divino, unificado con= el Buddhi.  Su Christos era el "eterno Iniciado", el Peregrino, representado por centenar= es de símbolos ofidios, algunos miles de años antes de la era llamada "cristiana".  Esto puede verse en la "tumba de Belzoni" de Egipto, en forma de serpiente alada con tres cabezas (= Âtmâ-Buddhi-Manas), y = cuatro piernas humanas, que simbol= izan su carácter andrógino; en los muros de la bajada de las cámaras sepulcrales de Ramsés V se encuentra en forma de serpiente con alas de buitre, siendo de advertir que el buitre y el halcón son emblemas solares.  "Los cielos están emborronados de innumerables serpiente= s", escribe Herschel hablando del mapa celeste de los egipcios.  "El Meissi (¿Mesías?), que significaba la Palabra sagrada, era una buena serpiente", dice Bonwick en su Creencia egipcia.  "Este serpi= ente de bondad, con su cabeza coronada, estaba montada sobre una cruz y constituía un estandarte sagrado de Egipto".  A este "Sanador" y "Salvador", por lo tanto, se referían los ofitas, y no a Jesús ni a las palabras de éste: "Como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así conviene que sea levantado el Hijo del Hombre", segun dijo al explicar el significado d= e su ofis.  Tertuliano, a sabiendas o sin sabe= rlo, hacía una mezcla de los dos.  La serpiente de las alas es el dios Chnufis.  La buena serpiente llevaba la cruz= de vida alrededor de su cuello, o suspendida de su boca.  Las serpientes aladas vinieron a s= er los Serafines (Seraph, Saraph) de l= os judíos.  En el capítulo 87mo. del Ritual (L= ibro de los Muertos), el alma humana, transformada en Bata, la serpiente omnisciente, dice: "Yo soy la serpiente= Ba-ta, de largos años, Alma= del Alma, sepultada y nacida todos los días; soy el Alma que desciende a= la tierra", esto es, el Ego.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ofrendas.-  Dones ofrecidos a las divinidades.=   Las ofrendas más antiguas consistían en frutos de la tierra, pan, vino, aceite, sal, leche, manteca, reses, etc.  Los pars= is no podían comer substancia alguna dotada de vida sin llevar antes una p= arte a una pira, a modo de ofrenda, o más bien de expiación del cr= imen de haber quitado la vida a un ser animado para hacer de él un artículo alimenticio.  = (Noel, Dict. De la Fable.).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Og.-  Nombre de un gigante, rey de Basán, mencionado por Moisés (Deuter, III, 11), y cuya cama de hierro tenía nueve codos de largo por cuatro de ancho.  Segun los ra= binos, era uno de los antiguos gigantes que habían vivido antes del Diluvio= , y se salvó del cataclismo subiendo sobre la techumbre del arca de Noé.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ogam.-  Véase: Ogham.  (G.T. H.P.= B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ogdóada  (Griego).-  La tétrada o "cuaternario", al reflejarse, produjo la ogdóada, el "ocho", segun los gnósticos marcosianos.  Los ocho grandes dioses fueron denominados la "sagrada Ogdóada".  [En cierto modo, la Ogdóada= es Aditi con sus ocho hijos.  -(Doctrina Secreta, I, 101).]  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ogha  (Sánscrito).-  Reunión, masa, abundancia, multitud; río, torrente, raudal; colección de preceptos; enseñanza, instrucción; tradición.  (G.T. H.P.B= .)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ogham [u Ogam]  (Celta).-  Misterioso lenguaje de las primiti= vas razas celtas, usado por los druidas.  Una de las formas de este lenguaje consistía en la asociación de las hojas de ciertos árboles con las letras.  A esto se le daba el nombre de Beth-luis-nion-Ogham, y para formar palabras y frases se ensartaban en el orden debido las hojas en un cordón.  Godfrey Higgins indica que para completar la confusión se interponían entre dichas hojas otras que nada significaban.&= nbsp; (W.W.W.).  -[Alfabeto simbólico, o más bien mágico, de que se servían= los mystes antiguos para unos encantamientos cuyo carácter musical no puede ponerse en duda.  De dicho término derivan probablemente las voces musicales g= ama, gamma o gamut de los ingleses.  -E. Bailly.]  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ogir o Hler  (Escandinavo).-  Un jef= e de los gigantes y aliado de los dioses, en el Edda.  El más elevado de los diose= s de las aguas, equivalente al Okeanos griego.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ogmio  (Ogmius).-  Dios de la sabiduría y eloc= uencia entre los druidas; es, pues, en cierto modo, Hermes.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ogygia  (Griego).-  Antigua= isla sumergida, conocida con el nombre de isla de Calipso, e identificada por algunos con la Atlántida.  Esto es exacto en cierto sentido.&n= bsp; Pero entonces, ¿qué porción de la Atlánt= ida sería, ya que esta última era un continente, más bien = que una "enorme" isla?

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Oha  (Sánscrito).-  Atención, servicio, favor; concepto, idea, noción.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ohabrahman  (Sánscrito).-  Verdadero brahmán.  (G.T. H.P.B.)

 

        &= nbsp;   * Ohas  (S&aacut= e;nscrito).-  Concepto, noción, idea.  (G.T. H.P.B.)

 

        &= nbsp;   * Oi-Ha-Hou.-  Permutación de Oeaoho= o.  La significación literal de= esta palabra, entre los ocultistas orientales del Norte, es un viento circular, = un torbellino; pero, en este caso, es un término para expresar el inces= ante y eterno Movimiento cósmico, o más bien la Fuerza que lo prod= uce; Fuerza tácitamente admitida como una Deidad, pero que nunca es denominada.  Es el Kârana [causa] eterno, la Ca= usa siempre operante.  (Doctrina Secreta, I, 120, nota).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Oitzoe  (Persa).-  La diosa invisible cuya voz se dejaba oir a través de las rocas, y a quien, s= egun dice Plinio, debían los magos consultar para la elección de s= us reyes.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ojas  (Sánscrito).-  Fuerza, energía, vigor, poder, vida; luz, esplendor; potencia= o fuerza vital.  En el Râja-Yoga se da dicho nombre= a todas las energías del cuerpo y de la mente transformadas en fuerza espiritual y almacenadas en el cerebro.&nb= sp; (Swâmi Vivekânanda).&nb= sp; (G.T. H.P.B.)

 

        &= nbsp;   * Ojaswin u Ojasvin  (Sánscrito).-  Fuerte, enérgico, animoso, valeroso; poderoso; brillante, radiante.&n= bsp; (G.T. H.P.B.)

 

        &= nbsp;   * Ojaswita  (Sánscrito).-  Fuerza, vigor, energía, poder.  (G.T. H.P.B.)

 

        &= nbsp;   * Ojo.-  Segun d= ice Plutarco, el ojo humano era uno de los símbolos de Osiris.  Así que en algunos monument= os antiguos de Egipto se encontraba un ojo al lado de la cabeza de Osiris, o el Sol.  Dícese tambi&eacu= te;n que el ojo estaba consagrado a Apolo, o dios del Sol, por la razón de que este astro dirige a todos lados sus miradas.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ojodâ  (Sánscrito).-  Vigorizador, fortalecedor.  (G.T. H.P.B.)

 

        &= nbsp;   * Ojo del Dangma.-  El ojo interno o espiritual, el ojo de que dispone el Adepto más elevado (Dangma o Mahâtmâ).  El "Ojo abierto de Dang= ma" es la facultad de intuición espiritual, por cuyo medio se obtiene el conocimiento directo y seguro, facultad íntimamente relacionada con = el "tercer ojo".  (Véase esta palabra).  El "Ojo del Dangma&= quot; es lo mismo que lo que en la India se conoce con el nombre de "Ojo de Ziva".  (Doctr. Secr., I, 77).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ojo de Horus.-  Símbolo muy sagrado en el a= ntiguo Egipto.  Se le llamaba outa: el ojo derecho representaba = al sol, y el izquierdo la luna.  = Como dice Macrobio: "El outa (o= uta) ¿no es el emblema del = sol, rey del mundo, que desde su encumbrado trono ve debajo de él todo el universo?"  [Véase= : Culto de la Vaca y Uzat (o Udja).]  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ojo de Ziva.-  Véase: Ojo del Dangma y Tercer= Ojo.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ojo, Mal de.-  Vé= ;ase: Mal de ojo.  (G.T. H.P.B.)

 

        &= nbsp;   * Ojo simbólico.-=   Llamado también "Ojo sagrado".  -Véase: Uzat (o Udja).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ojo, Tercer.-  Vé= ;ase: Tercer Ojo y Glándula pineal.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ojos divinos.-  Los "ojos" que en &eacut= e;l desarrolló el Señor Buddha a la vigésima hora de su ve= la, cuando, sentado al pie del árbol Bo, estaba alcanzando la condición de Buddha.  S= on los ojos del Espíritu glorificado, para los cuales la materia ha dejado = de ser un obstáculo físico, y que tiene la facultad de ver todas= las cosas dentro del espacio del ilimitado universo.  A la mañana que sigui&oacut= e; a aquella memorable noche, al fin de la tercera vigilia, el "Seño= r de Compasión" alcanzó el supremo Conocimiento.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Oka  (Sánscrito).-  Casa, mansión.  = (G.T. H.P.B.)

 

        &= nbsp;   Okal.-  Véase: Okhal.  (G.T. H.P.= B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Okas  (Sánscrito).-  Casa, morada, refugio; uso, costumbre; lugar de reposo; bienestar, comodidad, regalo, placer.  (G= .T. H.P.B.)

 

        &= nbsp;   Okhal u Okal  (Arábigo).-  Sumo sacerdote de los drusos; el q= ue inicia en los Misterios.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Okhema  (Griego).-  Término platónico que significa "vehículo" o "cuerpo".  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Okuthor [Ok-Thor]  (Escandinavo).-  Lo mis= mo que Thor, el "dios del rayo".  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Oleada de vida.-  Expresión usada por los teósofos para representar el descenso del Logos en los mundos objetivos.=   Se describe la Deidad tri-una manifestándose en tres Oleadas = de Vida: La primera es la emanación de la vida del tercer Logos, el Brahmâ de los indo= s, el Espíritu Santo de los cristianos.&n= bsp; Extendiéndose de dentro afuera, dota a la substancia de los diversos mundos de una simple capacidad para responder al impulso o vibración (los tanmâtr= as).  La vida del segundo Logos, el Vichnú de los indos, o el Christos de los cristianos, de una manera parecida inunda enton= ces los diferentes planos, produciendo como emanaciones de los devas y los pitris, agrupando los átomos en formas, y formando centros estables que se d= esarrollan lentamente por medio del choque y de la respuesta [o reacción] al choque, con lo cual adquieren conciencia propia y una conciencia aún más vívida, hasta que se hallan preparados para el descenso d= e la tercera Oleada de Vida, la del primer Logos, Ziva, el Padre, gracias a la cual llegan a ser conscientes de sí mis= mos, entrando así en las filas de la humanidad.  (Las Oleadas de Vida, de "The Dreamer", obra citada por P. Hoult).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Olœus Borrichius.-  Autor de una obra en latín titulada De ortu et progressu chemi= œ (Origen y progreso de la química), en la cual hace remontar la alqui= mia a los tiempos bíblicos, situando su cuna en los talleres de Tubalcaín.  (G.T. H.P.B= .)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Olimpiodoro.-  El último neoplatóni= co de fama de la Escuela de Alejandría.&n= bsp; Vivió en el siglo sexto, durante el reinado del emperador Justiniano.  Hubo varios escri= tores y filósofos de este nombre en las épocas anterior y posterior= a Cristo, siendo uno de ellos el maestro de Proclo; otro, un historiador del siglo octavo, y algunos más.  (Glosario de la Clave de la Teosofía).  (G.T. H= .P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Olimpo  (Griego).-  Montaña de Grecia, que, seg= un Homero y Hesíodo, era la mansión de los dioses.  [Andando el tiempo, el Olimpo fue considerado como el mismo cielo o empíreo.]  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   OM o AUM  (Sánsc= rito).-  Una sílaba mística, = la más sagrada de todas las palabras de la India.  Es "una invocación, una bendición, una afirmación y una promesa"; tan sagrada, q= ue era verdaderamente la palabra en vo= z baja de la Masorería oculta p= rimitiva.  Nadie debe estar ceerca cuando se pronuncia para algun fin dicha sílaba.  Esta palabra se coloca usualmente = al principio de las sagradas Escrituras y se antepone a las preces.  Está compuesta de tres letr= as, A, U, M, que, segun la creencia popular, son representación de los tres= Vedas y también de los tres dioses A (Agni), V (Varuna) y M (Maruts), o sean: Fuego, Agua y Aire.  En filosofía esotéri= ca, éstos son los tres fuegos sagrados, o el "triple fuego" en= el Universo y en el Hombre, además de muchas otras cosas.  En lenguaje oculto, este "tri= ple fuego" representa igualmente la suprema Tetraktis, y está simbolizado por el Agni {Fuego] denominado Abhimânin [véase esta palabra], y su transformación en sus tres hijos, Pâvaka, Pavamâna y Zuchi, "que bebe el agua hasta la última gota", esto es, aniquila los deseos materiales.  Este monosílabo es llamado = Udgîtha, y es muy sagrado ta= nto entre los brahmanes como entre los budistas.  [El Pranava, OM, es, como se ha dicho antes, una sílaba compuesta de las letras A= , U y M, de las cuales las dos primeras se combinan para formar la vocal compue= sta O.  Es la sílaba mística, emblema de la Divinidad suprema, o sea la Trinidad en la Unidad, puesto que representa al Ser supremo (Brahma) en su triple condición de Creador (Brahmâ, A), Conservador (Vichnú, = U) y Destructor, o mejor dicho, Renovador (Ziva, M).  Hay que advertir que la secta de l= os vichnuítas altera el orden de estas tres divinidades, poniendo en pr= imer lugar a Vichnú (A) y siguiendo Ziva (U) y Brahmâ (M).  OM es el Misterio de los misterios, fuente de todo poder y verdadera esencia de toda enseñanza.  Es también la esencia de lo= s Vedas; es la expresión laud= atoria o glorificadora con que se encabezan todos los libros sagrados y místicos.  Dicha palabr= a la pronuncian los yoguîs y los místicos en general durante la meditación.  De los términos denominados, segun los comentaristas exotéricos, vyâkritis o Aum, Bhû Bhuvas, = Swar (OM, Tierra, Atmósfera, Cielo), el Pranava es quizás la más sagrada.&nb= sp; (Doctrina Secreta, I, 466).  -La palabra OM o AUM, q= ue corresponde al Triángulo superior, si es pronunciada por un hombre m= uy puro y santo, llamará o despertará no sólo las potenci= as menos elevadas que residen en los elementos y espacios planetarios, sino también en su Yo superior, o sea el "Padre" que está= ; en su interior.  Pronunciada del = modo debido por un hombre medianamente bueno, contribuirá a fortalecer su moralidad, sobre todo si entre dos “AUMS” medita profundamente sobre el AUM que reside dentro de él, concentrando toda su atención en su gloria inefable.&nbs= p; Pero ¡ay de aquel que la pronuncia después de cometer u= na falta grave y trascendental!  = Por este solo hecho atraerá sobre su propia fotosfera impura fuerzas y presencias invisibles, que de otra suerte no podrían atravesar dicha envoltura.  (Id., III, 450).  –“La representación del Señor supremo es la palabra glorificadora [OM].  –La continua repetición de este nombre en voz baja debe practicarse meditando profundamente sobre su significado.  –De esto surge el conocimien= to de lo interno [del Yo] y la desaparición de los obstáculos [o distracciones que impiden llegar al Samâdhi]”.  (Aforismos de Patañjali, I, 27-29).  –Véase: = AUM y Pranava, así como el notable artículo de N.C. Paul titulado: OM y su significado pr&aa= cute;ctico, en Five Years of Theosophy, págs. 345 y siguientes.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Oma  (Sánscrito).-  Protector, amigo.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Oman  (Sánscrito).-  Protección, favor, asistencia.  (G.T. H.P.B.)

 

        &= nbsp;   * Omanvant  (Sánscrito).-  Amistoso, benévolo, propici= o, favorable.  (G.T. H.P.B.)=

 

        &= nbsp;   * Omega y Alpha  (Griego).-  Véase: Alpha y Omega.  (G= .T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Omito-Fo  (Chino).-  Nombre de Amita-Buddha, en la China.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Omkâra  (Sánscrito).-  [Literalmente: “la palabra OM”.]  -Lo mismo que OM = o AUM.  Es también el nombre de uno= de los doce lingams, que estaba representado por un secreto y sacratísimo sagrario de Ujjain, que no existe ya desde el tiempo del Budismo.&nbs= p; (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Omm-Alketab  (Arábigo).-  Tabla o libro de los decretos divi= nos, en donde, segun creen los musulmanes, está escrito en caracteres indelebles el destino de todos los hombres.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Omorôka  (Caldeo).-  El “mar” y la mujer qu= e lo personifica, en concepto de Beroso, o más bien de Apolodoro.  Como agua divina, sin embargo, Omorôka es la reflexión de Vichnú desde lo alto.  = [Segun dice Beroso, Omorôka es la Señora de Urka, la Luna, la Thavatth o Tralatth caldea.  = Doctr. Secr., II, 122 y 143.]  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Omphis  (Egipcio).-  Epíteto de Osiris que signi= fica: “bienhechor”, calificativo muy apropiado al astro del dí= a, del cual dicha divinidad era representación.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ond  (Escandinavo).-  Espíritu.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ondinas  (Undines, en inglés)  (Cábala).-  Ninf= as y espíritus de las aguas.  Una de las cuatro principales clases de espíritus elementales, que son : Salamandras (del fuego), Silfos (del Aire), Ondinas (del Agua) y Gnomos (de= la tierra).  –[Véase= : Elementales.]  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Onech  (Hebreo).-  El Fénix, así llamado de Enoch o Fenoch.  Porque Enoch (o Khenoch) significa literalmente iniciador e instructor, y por lo tanto, el Hierofante que revela el últ= imo misterio. El ave Fénix se halla siempre asociada con un árbol, el místico Aba= bel del Korán, el Arbol de Iniciación o del Conocimiento.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Onicomancia  (Del griego ónyx, uña).-&nbs= p; Adivinación del porvenir, particularmente de los niños, por medio de un examen de los trazos o figuras que les quedan señala= dos en las uñas, frotándolas previamente con aceite y hollí= ;n y exponiéndolas luego al sol.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Onirocracia u Onirocricia.-  Art= e de explicar o interpretar los sueños.&= nbsp; La onirocricia (u oneirocricia) –dice el sabio bibliófi= lo M. Paul Lacroix- es uno de los frutos del simbolismo oriental.  Llegó a ser un arte que ten= ía sus practicantes entusiastas, una ciencia que tenía sus promotores y doctores, una religión que tenía sus sacerdotes y sus fanáticos, una potencia que tenía sus esclavos sumisos y sus depositarios respetados.  Podía prometerse un porvenir brillante e ilimitado.  Pero, por desgracia, la industria,= hija de la codicia, se apoderó de ella y le hizo perder primero su dignid= ad y luego su poder; el charlatanismo, por último, la hizo caer en el may= or desprestigio, hasta el punto de que hoy día no tiene casi más devotos que la gente ignorante y supersticiosa.  Sin embargo, es posible que un día el arte onirocrítico, despojado de sus errores y prejuici= os, deje de ser objeto de un desdén quizás excesivo y ocupe el honroso lugar de antiguos tiempos.  (Véase: Christian, Hi= t. De la Magie, págs. 442 y siguientes.  –Véase también= Erodinium.).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Onirocrítico  (Onirokriticós, en griego).-  Intérpret= e de los sueños.  –Epíteto de Mercurio.&= nbsp; (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Onirología.-  Tratado del sonambulismo.  (M. Treviño).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Oniromancia.-  Adivinación del porvenir por medio de los sueños.  E= n el Génesis, XL y XLI, se relat= an notables casos de esta índole, en los cuales José interpretaba los sueños de Faraón y de dos de sus eunucos.  (Véase: Erodinium y Onirocracia= ).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Onirósofo.-  El que interpreta los sueños.  (M. Treviño).  –Véase: Onirocr= ítico.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Onnofre u Oun-nofré  = (Egipcio).-  El rey del país de los muer= tos, el mundo inferior, y en este concepto es lo mismo que Osiris, que [en su calidad de Sol nocturno o desaparecido] “reside en el Amenti [o región inferior] = junto a Oun-nefer, rey de la eternidad, gran dios manifestado en el abismo celeste”.  (Un himno de = la XIX dinastía).  –V&ea= cute;ase: Osiris.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Onokoro  (Japón).-  La isla del mundo que Tsanagi creó clavando su lanza en la masa caótica de nubes de agua, gracias a lo cual apareció la tierra seca.  (Doctrina Secreta, I, 238).  (G.T. H= .P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Onomancia.-  Adivinación de sucesos futu= ros por el nombre de una person, o sea por el valor numérico y anagramático de las letras que entran en el nombre y apellido de un individuo.  (G.T. H.P.B.)=

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Onomatomancia.-  Este género de adivinaci&oa= cute;n se distingue de la onomancia en que deduce sus horóscopos, no de los nombres de las personas, sino de los lugares y de las cosas.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Onufis  (Onuphis)  (Egipcio).-  Toro muy corpulento y de color neg= ro, consagrado a Osiris, y cuyos pelos, segun se dice, estaban en una dirección contraria a la natural, disposición que parec&iacut= e;a a los egipcios representar el Sol.  Alimentaban a este toro con sumo cuidado y tenían por é= ;l un respeto religioso.  (Art. Expl., obra citada por Nöel).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Oógenes.-  Literalmente: “nacido de un huevo”.  Sobrenombre de = Eros, o el Amor, que salió de un huevo.&n= bsp; (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Oomancia.-  Adivinación por medio de los signos o figuras que aparecen en los huevos.  Suidas atribuye el origen de este = medio de adivinación a Orfeo, que enseñó la manera de percib= ir en la yema y la clara del huevo, en ciertas condiciones, lo que el ave de él nacida habría visto en torno suyo durante su breve vida.  (Doctr. Secr., I, 188).  –Véase: Ooscopi= a.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ooscopia.-  Arte de adivinar por medio de los huevos.  Puede verse en Sueton= io un caso de este género de adivinación.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ophanim  (Hebreo).-  O más correctamente escrito= , Auphanim.  Las “ruedas” vistas por Ezequiel y por San Juan en el Apoca= lipsis: esferas-mundos.  (Véase= : Doctr. Secr., I, 119).  –Símbolo de los queru= bines o Karubs (las esfinges asirias).<= span style=3D'mso-spacerun:yes'>  Como quiera que estos seres est&aa= cute;n representados en el Zodíaco por Tauro, Leo, Scorpio y Aquarius, o = sean el Toro, el León, el Aguila y el Hombre, resulta evidente el signifi= cado oculto de estos seres colocados en compañía de los cuatro evangelistas.  En la Cá= bala constituyen un grupo de seres asignados al Sephira Chokmah, Sabiduría.  [Véa= se: Auphanim y Los cuatro animales.]  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ophis, Ophiomorfos, Ophites, etc.-  Véase: Ofis, Ofiomorfo, Ofites, etc.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ops.-  Hermana de Saturno y diosa de las riquezas (opes, en latín= ), fertilidad y abundancia.  La m= isma que Cibeles, Rhea y hasta la Tierra. Porque de ésta proceden todas l= as riquezas.  (G.T. H.P.B.)<= /o:p>

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Opuestos.-  Véase: Pares de opuestos o contrarios y Dvandvas.  (G.T. H= .P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Or u Our  (Caldeo).-  Fuego puro, luz increada, esplendor eterno, bajo cuya imagen los caldeos representaban la Divinidad.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Oración.-  Uno de los principales elementos d= e las religiones exotéricas.  Si leemos y meditamos bien las siguientes palabras de San Mateo, encontraremos= en ellas la norma fiel que ha de guiarnos en la oración: “Mas tú, cuando orares, entra en tu cámara, y cerrada la puerta, o= ra a tu Padre que está en secreto, y tu Padre que ve en secreto, te recompensará en público… No os asemejéis a ellos= (a los gentiles), porque vuestro Padre sabe lo que habéis menester antes que se lo pidáis” (VI, 6-8).&= nbsp; –El significado de este pasaje es que, una vez concentrados en nosotros mismo y cerradas las puertas de los sentidos a toda suerte de impresiones exteriores, fijemos nuestro pensamiento en el Espíritu de Dios que mora en el sagrario de nuestro corazón, en nuestro YO inter= io, único Dios que podemos conocer, procurando con perseverante esfuerzo= elevarnos a El y obrar siempre de acuerdo con su voluntad, con el designio divino.  Así, pues, el verdadero teósofo, en vez de orar ante seres creados y finitos y de dirigir sus preces a lo Absoluto, que es una pura abstracción, trata de reemplazar la oración, vana y estéril, con actos meritorios y buenas acciones, ajenas por completo= a todo interés personal, tant= o a lo que se refiere a la vida presente como a la futura.  La oración, tal como genera= lmente se entiende, paraliza la actividad y destruye en el hombre la confianza en sí mismo.  Por otra par= te, si una persona consigue un bien moral o material con sólo dirigir sus ruegos a un Dios o a un santo, ¿de qué recompensa es merecedo= r en perfecta justicia?  Adem&aacut= e;s, ¿a qué pedir nosotros, pobres ignorantes, gracias y dones a u= na Divinidad omnisciente, que, como tal, sabe mucho mejor que nosotros nuestras necesidades?  Esta reflexi&oac= ute;n es de mayor peso aun si tenemos en cuenta que las más de las veces l= a oración obedece a móviles puramente egoístas, puesto que pedimos con afán favores personales que redundan en daño de nosotros mism= os o en grave perjuicio de nuestro prójimo.  He aquí en qué términos se expresa Mr. Leadbeater sobre este punto: “Yo mismo siento aun, como teósofo, lo que siempre sentí como sacerdote= de la iglesia cristiana: que rogar a Dios en favor de uno mismo o para lograr alguna cosa personal, implica falta de fe en El, pues denota claramente que Dios necesita que le digan lo que conviene a sus hijos.  Jamás me sentí tan s= eguro de lo que más me convenía, que me pudiera yo creer en disposición de dictárselo al supremo Gobernador de cielos y tierra.  Siempre me ha parecid= o que El lo sabía mucho mejor que yo, y que, siendo Padre amoroso, ya hacía por mí cuanto podía hacerse, sin necesidad algun= a de mis súplicas, con tanta más razón cuanto mis peticiones podían probablemente ir encaminadas al logro de un deseo que en modo alguno me conviniese”.  (Véase: Inspiraci&oac= ute;n, por Leadbeater, en el Loto Blanco de julio y agosto de 1917).  Además, suponiendo que uno rece sus oraciones con verdadera devoción, y no de uno modo rutinario, maquinal y con ánimo distraído (que es lo más frecuente), la inmensa mayorí= a de las preces sólo sirven para halagar y satisfacer la condición egoísta, codiciosa y pedigüeña de los falsos devotos, qu= e, como decía Ruiz de Alarcón:

 

“Tanto la intención cruel=

sólo a este fin enderezan,

que si el Padrenuestro rezan,

es porque piden conél.”

&nb= sp;

Por último, ¿no es un notorio contrasentido y además una f= alta de sumisión a la voluntad divina formular peticiones y más peticiones conforme a nuestro propio gusto, cuando por otra parte, en la oración dominical, decimos a nuestro Padre celeste: “Há= gase tu voluntad”?  -La palab= ra “oración”, además del significado que generalment= e se le da de ruego o petición, significaba principalmente en otro tiempo invocación o encanto.  El mantra, o sea la oración rítmica cantada de los brahmanes, tiene precisamente este sentido.  Para el teósofo y el oculti= sta, la oración no es una súplica o una petición; es m&aacu= te;s bien un misterio, un proceso oculto mediante el cual los pensamientos y des= eos finitos y condicionados se transforman en voliciones espirituales y en voluntad.  Tal proceso se deno= mina “transmutación espiritual”.  La intensidad, la vehemencia de nu= estras ardientes aspiraciones, cambian la plegaria en “piedra filosofal̶= 1;, que transmuta el plomo en oro. Nuestra “oración de voluntad= 221; se convierte en fuerza activa y creadora, que produce efectos de acuerdo con nuestros deseos.  El poder de = la voluntad se convierte en un poder viviente.  (Clave de la Teosofía, págs. 66-70). –Véase: Mantras, Sonido, etc.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Oráculos.-  Contestaciones dadas por las divinidades, por boca de las pitonisas y de los sacerdotes del paganismo, a= las consultas que ante sus ídolos se hacían.  También se daba el nombre de oráculo a una figura o imagen que representaba la deidad cuyas respuestas se pedían.  = El más famoso de los oráculos era el de Delfos, pero eran asimis= mo muy renombrados los de Claros, Ammon, Serapis, Heliópolis y algunos más.  Hanse atribu&iacu= te;do por unos al diablos.  Porfirio, Jámblico y otros filósofos platónicos admitían = que los oráculos era expresados por “demonios”, palabra que = los antiguos cristianos tomaron en el sentido de “diablo”, y no en = el de “genio” o “divinidad”, como debe entenderse.  (Véase: Daimon).  –O= pinan otros que los oráculos no son otra cosa que hábiles supercherías, de las cuales parece que han podido comprobarse no pocas.  (Véase: Diccionario filosófico, art= ículo Oracles).  –La mayor parte de los oráculos tenían un carácter equívoco o de ambigüedad, de suerte que por su doble sentido podían interpret= arse de diversas maneras, segun se halla demostrado en numerosos ejemplos de la Historia antigua, como el expresado en el siguiente verso latino: Credo equidem Eacidas Romanos vincere = posse, que tanto podía significar que los romanos podían vencer a los eácidos, como que éstos podían vencer a los romanos.  No se confundan estos orácu= los con las predicciones que durante el “furor profético” ha= cen algunas personas dotadas de alto grado de espiritualidad.  –(Véase: Chrestos).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Orai  (Griego).-  Nombre del ángel-regente de Venus, segun los gnósticos egipcios.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Orco=   (Oscus).-  El abismo sin fondo, segun el Codex de los nazarenos.  [El infierno o mundo inferior; es también un sobrenombre de Plutón, dios de las regiones infernales.]  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ordalías.-  Con este nombre se designaban las diversas pruebas del fuego, del hierro candente, del agua en ebullici&oacut= e;n o fría, del duelo y otras a que se apelaba en la Edad media para pro= bar la verdad de una cosa o la inocencia de una persona.  Tales pruebas se llamaban ordinari= amente “Juicios de Dios”.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Oréadas (u Oréades).-  Ninfas de las montañas.  Véase: Ninfas.  

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Oreus.-  Uno de los seis espíritus estelares producidos o emanados de Faldabaoth.  (Doctr. Secr., I, 484).  (G.T. H.P= .B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Orfeo  (Orpheus, griego).-  Literalmente: “atezado”.  La mitología le hace hijo de Eagro y de la musa Calíope.  La tradición esotéri= ca le identifica con Arjuna, hijo de Indra [místicamente] y discípu= lo de Krichna.  Recorrió el mundo enseñando a las naciones de la sabiduría y las ciencias= y estableciendo misterios.  La m= isma historia de haber perdido Orfeo a su esposa Eurídice y de encontrarl= a en el Hades o mundo inferior es otro de los puntos de semejanza que tiene con = la historia de Arjuna, que va al P&aci= rc;tâla (Hades o infierno, pero en real= idad a los antípodas o América), en donde encuentra a Ulûp&ici= rc;, hija del rey Nâga, y se casa con ella.  Esto es tan significativo como el = hecho de tener Orfeo la piel de color atezado u obscuro, como creían los mismos griegos, que nunca tuvieron muy hermosa la tez.  [Sabemos por Herodoto que Orfeo aportó a la India los Misterios, que, segun la ciencia oficial, son anteriores a los caldeos y egipcios.  Se sabe que en tiempo de Pausanias había una familia sacerdot= al que, lo mismo que los brahmanes con los Vedas, habían confiado a la memoria todos los Himnos órficos, que de esta suerte fueron transmitidos de una a otra generación.  (Doctr. Secr., III, 297).  -Músico consumado, cultivó la cítara, que recibió de los dioses, y añadió dos cuerdas a las siete que antes tenía, y era tal su destreza en pulsar la lira, que con sus acordes amansaba las fieras.  = Llevó una vida pura en extremo, y se abstenía de comer carne y otros alime= ntos animales.  -(Véase: Misterios órficos).  -Es muy digno de notarse que en los monumentos cristianos primitivos se encuentra algunas veces, en medio de los profetas de la Biblia y de los santo de la nueva Ley, la figura de Orfeo rodeada de animales feroces y domésticos atraídos por el son = de su lira.  Esto se relaciona co= n el hecho de que, en los primeros siglos del cristianismo, el insigne cantor de Tracia era objeto de una singular veneración y hasta de una especie = de culto por parte de los mismos santos Padres de la Iglesia.  (Martigny, Dict. Des Antiq. Chrét.)]  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Orfeoteleste.-  Intérprete de los Misterios= que Orfeo introdujo en Grecia.  (G= .T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Örgelmir  (Escandinavo).-  Literalmente: "barro hirviente".  Lo mismo que= Ymir, el gigante; ser errático, indómito, turbulento; símbol= o de la materia primordial, y de cuyo cuerpo, después de haberle dado mue= rte, los hijos de Bör crearon una nueva tierra.  Örgelmir es asimismo la causa= del Diluvio en los Cantos escandinavos, por haber arrojado su cuerpo en el Ginnungapap, el abierto abismo, que, habiéndose llenado con é= l, la sangre rebosó produciendo una grande inundación, en la que= se ahogan todos los Hrimthurses, los gigantes de hielo; uno de ellos tan sólo, el astuto Bergelmir, se salvó juntamente con su esposa = en una barca, y vino a ser el padre de una nueva raza de gigantes:  "Y había gigantes en la tierra en aquellos días".  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Orientación.-  Ciertos reglamentos que se remonta= n, segun se cree, al origen mismo de la Iglesia cristiana y se insertaron en l= as Constituciones Apostólicas, prescribían que las iglesias se dispusieran de manera que la puerta mirase al occidente y que el ábside presentase su conxevidad al orie= nte; así es que los fieles, al orar, tenían el rostro vuelto hacia= el oriente.  Esta regla fue derog= ada desde los primeros siglos y, segun se ha dicho, para conservar al menos el = espíritu del uso primitivo, en las iglesias orientadas a la inversa habíase dispuesto el altar de modo que el celebrante tuviese la cara vuelta hacia el pueblo, y por lo tanto, hacia el oriente.&= nbsp; (Véase: Martigny, Dic= t. Des Ant. Chrét, pág. 544).&n= bsp; (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Orígenes.-  Célebre doctor de la Iglesi= a que nació a fines del segundo siglo, probablemente en Africa [Alejandría], y acerca de quien muy poco sabemos, si realmente sabem= os algo de él, puesto que sus fragmentos biográficos han pasado a las edades posteriores bajo la autoridad de Eusebio, el más desenfre= nado falsificador que ha existido en época alguna.  A este último se le atribuy= e el haber coleccionado más de cien cartas de Orígenes (u Orígenes Adamancio) que, segun se dice ahora, se han perdido.  Para los teósofos, la m&aac= ute;s interesante de todas las obras de Orígenes es su Doctrina de la preexistencia de las almas.  Fue discípulo de Ammonio Sa= ccas, y durante mucho tiempo oyó las lecciones de este gran maestro de filosofía.  (Glosario d= e la Clave de la Teosofía).  [Escribió también un= os Comentarios de toda la Biblia y una famosa obra contra Celso.]  (G= .T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Orión  (Griego).-  Lo mismo que Atlas, que sostiene el mundo sobre sus hombros.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Orlog  (Escandinavo).-  Ha= do, destino, cuyos agentes fueron las tres Nornas, las Parcas escandinavas.  [Véase: Nornas.]  (G.T. H.= P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ormasio.-  Corrupción del nombre Ormuzd.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ormuzd o Ahura Mazda  (Zendo).-  El dios de l= os zoroastrianos o parsis modernos.  Está simbolizado por el sol, por cuanto es la Luz de las luces.  Esotéricamente,= es la síntesis de sus seis Amshasp= ends o Elohim, y el Logos creador.  En= el sistema mazdeísta exotérico, Ahura-Mazda es el Dios supremo, y uno con el Dios supremo de la edad védica, Varuna, si leemos los Vedas literalmente.  [Ormuzd significa literalmente: "Gran Rey", o segun Burnouf, "Maestro sabio".  Es el Principio del Bien, en contraposición a Ahrimán, su sombra, que es el Principio del = Mal.  Por corrupción, el nombre de Ormuzd se ha cambiado a Oromazes u Oromasio.  -Véase: Ahura Mazda y Ahrim&aac= ute;n.]  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ornitomancia  (Del griego ornis, aves y manteia, adivinación).-  Modo de predecir sucesos futuros por medio del vuelo, grito o canto de las aves.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ornitoscopia.-  Adivinación por el vuelo, el canto o la presencia de ciertas aves.  (M. Treviño).  (= G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Oromazes, Oromasio, Ormasio, etc.-  Véase: Ormuzd.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Oroûazeschté  (Zendo).-  EL fuego que está en el hom= bre; la vida del alma.  Un Ferouer.  (Zend Avesta).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Orpheus.-  Véase: Orfeo.  (G.T. H.P.= B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ortodoxia  (Del griego orthós, recto y = doxa, opinión).-  Burnouf def= ine la palabra ortodoxia en los términos siguientes: "Un conjunto de ideas, símbolos y ritos ligados con una organización sacerdot= al más o menos completa; pero -añade dicho autor- esta palabra implica al mismo tiempo la exclusión de toda doctrina, de todo culto= y de todo sacerdocio extraños; cada ortodoxia cree que ella es la única buena y la única verdadera.  Casi no se ha visto iglesia alguna= para la cual la intolerancia así entendida no haya sido un principio fundamental y una condición de existencia.  Algunas iglesias budistas han prof= esado cierta tolerancia respecto a las demás comuniones; pero si el sacerd= ocio budista ha podido servir de tipo y modelo a otras organizaciones clericales, las doctrinas del Budismo, sus ritos y sus símbolos son tan filosóficos, y su moral es tan humana que, de todas las religiones, = es quizás la única que no ha aportado al mundo ningun elemento i= deal de hostilidad.  (Emilio Burnou= f, La Science des Religions).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ortodoxo.-  Lo que está conforme a las doctrinas generalmente aceptadas o establecidas, especialmente en materia religiosa.  Es lo contrario a = heterodoxo.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Orus.-  Véase: Horus.  (G.T. H.P.= B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Osa mayor y Osa menor.-  La constelación de la Osa m= ayor está relacionada o identificada con los siete Richis creadores (Constructores o Procreadores), que son las al= mas que animan las siete estrellas que la constituyen.  Segun los egipcios, era la “= Madre del Tiempo”.  San Clemen= te de Alejandría consideraba que los dos querubines que figuran a ambos la= dos del sagrado Tetragrammaton representaban a la Osa mayor y la menor respectivamente.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Oshadi Prastha.-  Véase: Ochadhi-prastha.  = (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Osiris.-  El supremo dios de Egipto; hijo de= Seb (Saturno), fuego celeste, y de Neith, materia primordial y espacio infinito.  Esto le presenta co= mo el Dios existente por sí mismo y autocreado, la primera deidad manifest= ada (nuestro tercer Logos), idéntico a Ahura Mazda y a otras “Primeras Causas”.  Porque como Ahura Mazda es uno con= los Amshaspends, o la síntesis = de ellos, así Osiris, la Unidad colectiva, cuando está diferenci= ada y personificada, se convierte en Tifón, su hermano, Isis y Neftis, s= us hermanas, Horus, su hijo, y sus otros aspectos.  Nació en el monte Sina&iacu= te;, el Nyssa del Antiguo Testamento (Véase: Exodo, XVII, 15), y fue sepultado en Abidos, después de haberle matado Tifón a la temprana edad de veintiocho años, s= egun la alegoría.  En sentir= de Eurípides, es lo mismo que Zeus y Dionisos, o Dio-Nysos, “el Dios de Nysa”, puesto que Osiris, co= mo dice este autor, fue criado en Nisa, en la Arabia “Feliz”.  Y preguntamos ahora: ¿cuánto influyó esta última tradición, o qué hay de común entre ella y la afirmación de la Biblia, de que “Moisés erigió un altar y llamó el nombre Jehovah Nissi”, o cabalísticamente “Dio-Iao-Nyssi”?  (Véase: Isis sin velo= , II, 165).  Los cuatro principa= les aspectos de Osiris eran: Osiris-Ftah (Luz), el aspecto espiritual; Osiris-H= orus (Mente), el aspecto intelectual man= ásico; Osiris-Lunus, el aspecto “lunar”, o psíquico, astral, y Osiris-Tifón, el aspecto daimónico, o físico, material= , y por consiguiente, pasional, turbulento.&nb= sp; En estos cuatro aspectos Osiris simboliza el Ego dual, esto es, el divino y el humano, el cósmico-espiritual y el terrestre. 

        &= nbsp;   De los numerosos dioses supremos, este concepto egipcio es el más grand= e y el más significativo, por cuanto abarca todo el campo del pensamiento físico y metafísico.  Como divinidad solar, tiene debajo de él doce dioses menores,= los doce signos del Zodíaco.  Aunque su nombre es el “Inefable”, sus cuarenta y dos atributos llevaban cada uno de ellos uno de sus nombres, y sus siete aspect= os duales completaban el número cuarenta y nueve, o 7x7; simbolizados l= os primeros por los catorce miembros de su cuerpo, o dos veces siete.  Así el dios está fun= dido en el hombre, y el hombre es deificado o convertido en un dios.  Se le invocaban con el nombre de Osiris-Eloh.  Mr. Dunbar T. Heath habla de una inscripción tumular en honor de la momia: “Bendita sea Ta-Bai, hija de Ta-Hapi, sacerdote de Osiri= s-Eloh.  Nada hizo contra persona alguna en cólera.  No habló ninguna falsedad contra nadie.  Justificada ante Osiris, ¡bendita seas desde delante de Osiris= ! La paz sea contigo”.  Y lue= go añade las observaciones siguientes: “Supongo que el autor de e= sta inscripción debía ser llamado pagano, puesto que la justifica= ción ante Osiris es el objeto de sus aspiraciones religiosas.  No obstante, encontramos que da a = Osiris la denominación de Eloh.=   Eloh es el nombre que empleaban la= s diez Tribus de Israel para designar los = Elokim de dos Tribus.  Jehovah-Eloh (= Génesis, III, 21), en la versión utilizada por Efraim, corresponde a Jehovah-Elohim en la uti= lizada por Judá y nosotros mismos.  Siendo ello así, se puede con seguridad hacer la pregunta y d= ebe ser contestada humildemente: ¿Cuál era el significado que se pretendía dar a entender con las dos expresiones respectivamente: Osiris-Eloh y Jehovah-Eloh?  Por= mi parte, no puedo encontrar más que una sola respuesta, y es que Osiris era el Dios nacional de Egipto, Jehovah el de Israel, y que Eloh equivale a Deus, Gott o Dieu  (estos tres nombres significan “Dios” en latín, alemán y francés, respectivamente).  En cuanto a su humano desenvolvimi= ento, es, como dice el autor de Creencia egipcia, “… uno de los Salvadores o Libertadores de la humanidad … Como tal, nació en el mundo.  Vino como bienhechor para remediar= la tribulación del hombre … En sus esfuerzos para hacer bien, encuentra el mal y es temporalmente vencido.  Es matado… Osiris es sepultado.  Su tumba fue objet= o de peregrinación por espacio de miles de años.  Pero no permaneció en su sepultura.  Al cabo de tres días, o cuarenta, resucitó y ascendió al cielo.  Tal es la historia de su Humanidad”  (Creencia egipcia).  Mariette Bey, hablando de la sexta Dinastía, nos dice que “el nombre de Osiris … empieza a usarse más.  Se encuent= ra la fórmula de Justificado&#= 8221;, y añade que “ella prueba que este nombre (del Justificado o Makheru) no se daba únicame= nte al difunto”.  Pero prueba también que la leyenda de Cristo se encontraba dispuesta ya, en casi todos sus detalles, millares de años antes de la era cristiana, y qu= e a los Padres de la Iglesia no se les ofreció más dificultad que= la de aplicarla simplemente a un nuevo personaje.  [Véase en el artícul= o Jesús la diferencia estable= cida entre el Cristo histórico y el Cristo mítico o legendario.]  -[Segun leemos e= n el Libro de los Muertos, “Osiri= s es el Principio bueno y el malo; el Sol diurno y el nocturno; el Dios y el hom= bre mortal”.  Reinó c= omo príncipe de la tierra, en donde, por sus beneficios, ha venido a ser= la representación del bien, así como Set, su matador, es la representación del mal.  Desde otro punto de vista más elevado, Osiris es la Deidad mi= sma, el Dios “cuyo nombre es desconocido”, el Señor que está sobre todas las cosas, el Creador, el Señor de la Eterni= dad, el “Unico”, cuya manifestación material es el Sol, y cuya manifestación moral es el Bien.&nbs= p; Muerte el sol, pero renace bajo la forma de Horus, hijo de Osiris; el Bien sucumbe bajo los golpes del Mal, pero renace en forma de Horus, hijo y vengador de Osiris, representación de todo renacimiento, y con este nombre reaparece el sol en el horizonte oriental del cielo.  En su calidad de sol muerto o desaparecido, Osiris es el rey de la divina región inferior (regio inferna) o Amenti (Pierret, Dict. D’ Arch. Egypt)  -Véase: Horus, Onnofr= e, Omphis, etc.]  (G.T. H.P.B= .)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Osiris-Isis  (Egipcio).-  El Logos dual: el gran Padre-Madre.  Exotéricamente, el Sol y la Tierra.  –Personifica el Fuego y el A= gua metafísicamente, y el Sol y el Nilo, físicamente.  (Doctrina Secreta, II, 616).  –= ;Es el principio masculino-femenino, el principio germinal en todas las formas.  (Id., II, 227).  (G.T. H.P.B.)<= /o:p>

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Osor-Apis.-  Nombre de Apis muerto, esto es, convertido en un Osiris (difunto).  De dicho nombre los griegos han hecho Serapis  (Pi= erret, obr. cit.).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ossa  (Griego).-  Un monte así llamado, la tu= mba de los gigantes (alegóricamente).  [Este monte de la antigua Grecia está separado del Olimpo por= el río Peneo y el valle de Tempe.  Su nombre moderno es Kiovo.]  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ostraca.-  Se designan con este nombre unos t= extos en escritura egipcia, copta o griega, trazados en fragmentos de vasijas de barro, guijarros o pedazos de piedra, cuando el papiro tenía un prec= io muy elevado.  (Pierret, obra citada).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Otto-Tackenius.-  Célebre alquimista que descubrió un procedimiento para obtener alkahest, menstruo o disolvente universal.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Otz  (Hebreo).-  “Arbol”, el Arbol del jardín del Edén, la doble vara hermafrodita.  El v= alor de las letras que componen dicha palabra son 7 y 9, siendo el siete el sagr= ado número femenino y el nueve el número de la energía fálica o masculina.  (Doctrina Secreta, I, 139 y II, 227).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Otz-Chiim  (Hebreo).-  El Arbol de la Vida; o más = bien de Vidas.  Nombre dado a los d= iez Sephiroth ordenados en un diagrama= de tres columnas.  (W.W.W.).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ouadj o Ouadji  (Egipcio).= -  Diosa que simboliza el Norte, y op= uesta a Nejeb (o Nekheb), la diosa del Mediodía o Sur.  Es una forma de Sejet (o Sekhet).<= span style=3D'mso-spacerun:yes'>  –(Pierret).  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ouas  (Egipcio).-  Nombre jeroglífico del cetro que llevan en la mano ciertos dioses; remata en una cabeza de lebrel con las orejas gachas, supuesto emblema de la quietud.  (Id.).  (G.T. H.P.B= .)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Oudja  (Egipcio).-  Ojo simbólico o sagrado.  Los dos oudjas son los dos ojos del sol, frecuentemente personificados = por Shou y Tewnout.  Segun el sist= ema de M. Grébaut (Himno a Ammon-Ra= ), el sol, en su curso del este al oeste, mira con uno de sus ojos al norte, y= con el otro el sur; razón por la cual las dos regiones de Egipto y las d= os regiones del cielo son denominadas = oudjas.  Las dos alas del disco son reempla= zadas muchas veces por dos ojos.  Lo= s dos oudjas designan asimismo el sol y = la luna.  La palabra oudja significa; “salud̶= 1;, “bienestar”.  (Id.) (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Oulam u Oulom  (Hebreo).-<= span style=3D'mso-spacerun:yes'>  Esta palabra no significa “eternidad” o duración infinita, como se halla traducida en los textos, sino simplemente un vasto perí= ;odo de tiempo, cuyo principio y cuyo fin no pueden conocerse.  [La palabra “eternidad”= ;, propiamente hablando, no existe en la lengua hebrea con la significaci&oacu= te;n aplicada por los vedantinos a Parabrahman, por ejemplo.  Doctrina Secreta, I, 378.]&nbs= p; (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   Oulom.-  Véase: Oulam.  (G.T. H.P.= B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Ouphnekhat.-  Es lo mismo que Upanichad, diferenciándose ambas palabras únicame= nte segun el método de transliteración adoptado.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Our.-  Véase: Or.  (G.T. H.P.B.)=

&nb= sp;

        &= nbsp;   Ouranos  (Griego).-  Toda la extensión del cielo conocida con las denominaciones de “Aguas del Espacio”, Océano celeste, etc.  E= ste nombre deriva muy probablemente del Varuna védico, personificado como dios del agua y considerado como el principal Âditya entre los siete dioses planetarios.  En la teogonía de Hes&iacut= e;odo, Ouranos (o Urano) es lo mismo que C= œlus (Cielo), el más antiguo de todos los dioses y padre de los titanes divinos.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Outa  (Egipcio).-  El simbólico ojo de Horus.  –Véase: Uzat, Cinocéfalo y Culto de la= Vaca.  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

        &= nbsp;   * Oxyrinco.-  Nombre de un pez consagrado a la d= iosa egipcia Hathor.  Existen algun= os monumentos en bronce, en donde se ven peces de esta especie que llevan en la cabeza el disco y los cuernos de dicha diosa.  Pisce Venus latuit, dice Ovidio.  (Pierret, obra citada).<= span style=3D'mso-spacerun:yes'>  (G.T. H.P.B.)

&nb= sp;

------=_NextPart_01C63655.5C32C8F0 Content-Location: file:///C:/895641EF/glosario-O_archivos/preview.wmf Content-Transfer-Encoding: base64 Content-Type: image/x-wmf AQAJAAADRCcAAAcAnQAAAAAABAAAAAMBCAAFAAAACwIAAAAABQAAAAwCeQ/2CwQAAAAuARgAHAAA APsCpv8AAAAAAAC8AgAAAAAEQAASVGltZXMgTmV3IFJvbWFuAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAEAAAA LQEAAAQAAAACAQEAHAAAAPsCpv8AAAAAAAC8AgAAAAAEQAAQVGltZXMgTmV3IFJvbWFuAAAAAAAA AAAAAAAAAAAAAAAEAAAALQEBAAQAAAAtAQAABQAAAAkCAAAAAg0AAAAyCrwB1wUBAAQAAAAAAPQL eA9PxEYABwAAAPwCAAAAAAACAAAEAAAALQECAAwAAABACSEA8AAAAAAAAAAJAEYAxgHXBQcAAAD8 AgAA////AAAABAAAAC0BAwAEAAAA8AECAA0AAAAyCrwBHQYBAAQAAAAAAPQLeA8gxDEAHAAAAPsC zv8AAAAAAAC8AgAAAAAEQAAiQXJpYWwAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAEAAAALQEC AAQAAAACAQEADQAAADIK/AHCAQEABAAAAAAA9At4DyDEHAAcAAAA+wLO/wAAAAAAAJABAAAAAARA ACJBcmlhbAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAQAAAAtAQQABAAAAAIBAQAEAAAALQEC AA0AAAAyCjYCwgEBAAQAAAAAAPQLeA8gxLQADQAAADIKNgJ2AgEABAAAAAAA9At4D0/EJwAEAAAA LQEEAA0AAAAyCjYCnQIBAAQAAAAAAPQLeA8uxA4ADQAAADIKNgKrAgEABAAAAAAA9At4Dy3EEQBl AAAAMgo2ArwCPAAEAAAAAAD0C3gPICBE6WNpbW9xdWludGEgbGV0cmEgeSBjdWFydGEgdm9jYWwg ZW4gZWwgYWxmYWJldG8gaW5nbOlzLiAgFAAUACQAHAAZAAwAKAAcABwAHAAMABwADgAcABMADAAc AA0AEQAcABQAGQAUABkAHAAcABEADgAcABQAGQAcABkAGwAMABQAHAAcABQAGwALABQAHAAMAA4A HAAbABwADgAcABQACwAcABsADAAcABkADgAUABQAMQAAADIKNgL8BxkABAAAAAAA9At4D05vIHRp ZW5lIGVxdWl2YWxlbmNpYSBlbiAHJAAcABQADgAMABsAHAAcABQAHAAcABsADAAZABsADAAbABwA GQALABwAFAAcABsADQAEAAAAAgEBAHAAAAAyCnACwgFDAAQAAAAAAPQLeA9oZWJyZW8sIGN1eW8g YWxmYWJldG8sIGNvbiB1bmEgc29sYSBleGNlcGNp824sIGNhcmVjZSBkZSB2b2NhbGVzLiAgABwA HAAcABEAHAAcAA4AFgAZABwAGQAcABYAGwAMAA4AHAAbABwADgAcAA4AFgAZABwAHAAWABwAHAAc ABYAGQAbAAwAHAAWABwAGAAZABwAHAAZAAwAHAAcAA4AFgAZABwAEAAcABkAHAAWABwAHAAWABkA HAAZABsADAAcABkADgAWABYALgAAADIKcAIACBcABAAAAAAA9At4D0NvbW8gbvptZXJvLCBlbnRy ZSBsb3MgACQAHQAoABwAFgAcAB0AKAAcABEAHAAOABYAHAAcAA4AEQAcABYADAAcABgADQAEAAAA AgEBAHoAAAAyCqoCwgFKAAQAAAAAAPQLeA9hbnRpZ3Vvcywgc2lnbmlmaWNhYmEgMTEsIHkgY29u IHVuIHRyYXpvIGhvcml6b250YWwgc29icmUgbGEgbGV0cmEsIDExLjAwMBwAHAAOAAsAHAAcABwA GQAOABUAGAAMABwAGwAMAA0ADAAZABsAHAAcABUAHAAcAA4AFQAZABUAGAAcABwAFQAcABwAFQAN ABEAHAAZABwAFQAbABwAEAALABkAHAAcAA4AGwAMABUAGQAcABwAEAAcABUACwAcABQADAAcAA4A EQAbAA4AFQAcABwADgAcABsAHAAQAAAAMgqqAjsIAwAEAAAAAAD0C3gPLiAgAA4AFQAVACkAAAAy CqoCcwgUAAQAAAAAAPQLeA9FbnRyZSBvdHJvcyBwdWVibG9zICEAHAAOABEAHAAUABwADgARABwA GQAVABsAHAAcABwACwAcABgADQAcAAAA+wLO/wAAAAAAAJABAQAAAARAACJBcmlhbAAAAAAAAAAA AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAQAAAAtAQUABAAAAAIBAQAEAAAALQEEAFAAAAAyCuMCwgEuAAQA AAAAAPQLeA9hbnRpZ3VvcyB0YW1iaeluLCBlcmEgdW5hIGxldHJhIG11eSBzYWdyYWRhLiAgHAAc AA4ACwAcABwAHAAZABQADgAcACgAHAAMABwAHAAOABQAHAAQABwAFAAcABwAHAATAAwAHAAOABAA HAAUACgAHAAZABQAGQAcABwAEQAcABwAHAAOABQAFAAjAAAAMgrjAv4FEAAEAAAAAAD0C3gPRW4g bGEgZXNjcml0dXJhICEAHAAUAAwAHAAUABwAGQAZABAADAAOABsAEQAcABQABAAAAC0BBQAaAAAA MgrjAl8HCgAEAAAAAAD0C3gPZGV2YW7iZ2Fy7hwAHAAZABwAGwAcABwAHAARAA0ABAAAAC0BBAAs AAAAMgrjAlkIFgAEAAAAAAD0C3gPLCBvIGRlIGxvcyBkaW9zZXMsIHN1IA4AFAAcABQAHAAcABMA DAAcABkAFAAbAAwAHAAYABwAGQAOABQAGQAcAA4ABAAAAAIBAQBzAAAAMgodA8IBRQAEAAAAAAD0 C3gPc2lnbmlmaWNhY2nzbiBlcyB2YXJpYSwgcGVybyBub3MgZmFsdGEgZXNwYWNpbyBwYXJhIHBv bmVyIGVqZW1wbG9zLiAgDRkADAAcABsADAANAAwAGQAcABgADAAbABwADwAcABkADwAZABwAEAAL ABwADgAPABwAHAAQABwADwAcABwAGQAPAA4AGwAMAA0AHAAPABwAGQAcABwAGAAMABwADgAcABwA EQAcAA8AHAAbABwAHAARAA8AHAAKABwAKAAcAAwAHAAZAA4ADwAPADsAAAAyCh0DoAcgAAQAAAAA APQLeA9bRW4gZWwgYWxmYWJldG8gc+Fuc2NyaXRvLCBsYSBPIA4AIQAcAA8AHAAMAA4AHAALAA4A HAAcABwADgAcAA8AGAAcABwAGQAZABAADAANABwADgAPAAwAHAAOACYADQAEAAAAAgEBAEQAAAAy ClYDwgEmAAQAAAAAAPQLeA9lcyBsYSBk6WNpbW90ZXJjZXJhIHZvY2FsLCBxdWUgZmlndXJhIBwA GQAPAAwAHAAPABwAHAAYAAwAKAAcAA4AHAARABkAHAARABwADwAZABwAGAAcAAsADgAPABwAHAAc AA8ADQAMABwAGwARABwADwBhAAAAMgpWAwkFOQAEAAAAAAD0C3gPZW50cmUgbGFzIGNvbXB1ZXN0 YXMsIGRvYmxlcyBvIGRpcHRvbmdvcywgZXF1aXZhbGVudGUgYSBBLhwAHAANABEAHAAOAAwAGwAZ AA8AGQAdACgAHAAcABwAGQAOABwAGQAOAA8AHAAcABsADAAcABkADwAcAA8AGwAMABwADQAcABwA HAAcABkADgAPABwAGwAbAAwAGQAbAAwAHAAcAA0AHAAPABwADwAhAA0AAAAyClYDIQoBAAQAAAAA APQLeA8txBEABAAAAAIBAQAEAAAALQEEABEAAAAyCpADwgEEAAQAAAAAAPQLeA9VLiAgJAAOABQA FAA3AAAAMgqQAxwCHQAEAAAAAAD0C3gPQXPtLCBPTSBlcyBsbyBtaXNtbyBxdWUgQVVNOyAgIQAZ AA4ADgAUACgAKQAUABwAGQAUAAwAHAAVACgADAAaACgAHAAUABwAHAAcABQAIQAlACkADgAVAAQA AAAtAQUAHAAAADIKkAMRBQsABAAAAAAA9At4D0vicmFub3DiZGhpACEAHAARABwAHAAcABwAHAAc ABwACgAEAAAALQEEABwAAAAyCpADLQYLAAQAAAAAAPQLeA8gdmFsZSBjb21vIAAUABkAHAAMABwA FAAZABwAKAAcABUABAAAAC0BBQAUAAAAMgqQA0AHBgAEAAAAAAD0C3gPS+JyYW5hIQAcABEAHAAc ABwADQAAADIKkAPiBwEABAAAAAAA9At4Dy3EEQAUAAAAMgqQA/MHBgAEAAAAAAD0C3gPdXDiZGhp HAAcABwAGwAcAAoABAAAAC0BBAAXAAAAMgqQA4gICAAEAAAAAAD0C3gPLCBldGMuICAOABQAHAAO ABkADgAUABQAHAAAADIKkAMjCQsABAAAAAAA9At4D0NvbW8gdm9jYWwgACQAHQAoAB0AFAAZABwA GQAcAAsADQAEAAAALQEFAAQAAAACAQEABAAAAC0BBABPAAAAMgrJA8IBLQAEAAAAAAD0C3gPbGFy Z2EgcXVlIGVzLCBCdXJub3VmIGxhIGVzY3JpYmUgc2llbXByZSDULiAgIAwAHAAQABwAHAAOABwA GwAcAA4AHAAZAA4ADgAhABwAEQAbABwAHAAOAA0ADAAcAA4AHAAZABgAEAAMABwAHAAOABgADAAc ACgAHAARABwADgAnAA4ADgAOAA0AAAAyCskDowUBAAQAAAAAAPQLeA+WxBsAFgAAADIKyQO+BQcA BAAAAAAA9At4D1bpYXNlOiAgIQAcABwAGQAcAA4ADgAEAAAALQEFACUAAAAyCskDaAYRAAQAAAAA APQLeA9FLiAgKEcuVC4gSC5QLkIuKSwhAA4ADgAOABEAJwAOAB4ADgAOACQADgAhAA4AIQAOABEA DQAAADIKyQPUBwEABAAAAAAA9At4DyDEGgAEAAAALQEEAAQAAAACAQEADQAAADIKAwTCAQEABAAA AAAA9At4DyDEGwAEAAAAAgEBAAQAAAAtAQQADQAAADIKOwTCAQEABAAAAAAA9At4DyDEtAAEAAAA LQECABYAAAAyCjsEdgIHAAQAAAAAAPQLeA9PYW5uZXMgICcAHAAeAB4AHAAcABIABAAAAC0BBAAQ AAAAMgo7BD8DAwAEAAAAAAD0C3gPW3UgAA4AHAASAAQAAAAtAQIAEAAAADIKOwR7AwMABAAAAAAA 9At4D09lcwAnABwAHAAEAAAALQEEAB0AAAAyCjsE2gMMAAQAAAAAAPQLeA9dICAoR3JpZWdvKS4O ABIAEQARACcAEAAMABwAHAAbABEADgANAAAAMgo7BNEEAQAEAAAAAAD0C3gPLcQRAB0AAAAyCjsE 4gQMAAQAAAAAAPQLeA8gIE11c2FydXMgT2ERABIAKQAcABkAHAARABwAGQASACcAGwBQAAAAMgo7 BBkGLgAEAAAAAAD0C3gPbm5lcywgZWwgQW5uZWRvdG8sIGNvbm9jaWRvIGVuIGxhcyCTbGV5ZW5k YXOUIBwAHAAbABkADgASABwACwASACEAHAAcABwAHAAcAA4AGwAOABIAGQAcABwAHAAYAAwAGwAc ABIAHAAcABEADAAcABgAEgAQAAwAHAAZABwAGwAcABwAGQAQAA0ABAAAAAIBAQAEAAAALQEEAH8A AAAyCnYEwgFNAAQAAAAAAPQLeA9jYWxkZWFzIHRyYW5zbWl0aWRhcyBwb3IgQmVyb3NvIHkgb3Ry b3MgZXNjcml0b3JlcyBhbnRpZ3VvcyBjb24gZWwgbm9tYnJlIGRlIA0ZABwADAAcABsAHAAZABMA DgAQABwAHAAZACgADAAOAAwAHAAcABgAEwAcABwAEAATACEAHAARABwAGQAcABMAGAATABwADgAQ ABwAGQATABwAGQAZABAADAAOABsAEQAcABkAEwAcABwADQALABwAHAAcABkAEwAZABsAHAATABsA DAATABsAHAAoABwAEQAcABMAHAAcABMABAAAAC0BBQARAAAAMgp2BLsIBAAEAAAAAAD0C3gPRGFn ICQAHAAcABMABAAAAC0BBAAOAAAAMgp2BCoJAgAEAAAAAAD0C3gPbyAbABMABAAAAC0BBQATAAAA Mgp2BFgJBQAEAAAAAAD0C3gPRGFn825zJAAcABsAHAAcAAQAAAAtAQQAEwAAADIKdgTrCQUABAAA AAAA9At4DywgZWwgcw4AEwAbAAsADQAEAAAAAgEBABYAAAAyCq8EwgEHAAQAAAAAAPQLeA+TaG9t YnJlIBEAHAAcACgAHAARABwADQAAADIKrwR8AgEABAAAAAAA9At4Dy3EEQAWAAAAMgqvBI0CBwAE AAAAAAD0C3gPcGV6lC4gICAcABwAGQARAA4AEQARAIAAAAAyCq8EHwNOAAQAAAAAAPQLeA9PYW5u ZXMgc2UgcHJlc2VudPMgYSBsb3MgcHJpbWl0aXZvcyBiYWJpbG9uaW9zIGNvbW8gcmVmb3JtYWRv ciBlIGluc3RydWN0b3IuICAnABsAHAAcABwAGQARABkAHAAQABwAEQAcABkAGwAcAA4AHAARABwA EAAMABwAGQAQABwAEAALACgADAAOAAwAGQAcABkAEQAcABwAGwALAAwAHAAbAAwAHAAZABEAGAAc ACgAHAARABEAHAAOABwAEQAoABwAHAAcABEAEQAcABEADAAcABkADQARABwAGQANABwAEQAOABEA EQAQAAAAMgqvBAYKAwAEAAAAAAD0C3gPQWwgACEACwANAAQAAAACAQEAKwAAADIK6QTCARUABAAA AAAA9At4D3N1cmdpciBlbCBtYXIgRXJpdHJlbwQZABwAEQAbAAwAEQAeABsADAAeACgAHAARAB4A IQARAAwADgARABwAGwB8AAAAMgrpBKoDSwAEAAAAAAD0C3gPLCBhcG9ydPMgYSBlbGxvcyBsYSBj aXZpbGl6YWNp824sIGxhcyBsZXRyYXMgeSBsYXMgY2llbmNpYXMsIGxhcyBsZXllcywgbGEgLg4A HgAcABwAHAARAA0AHAAeABwAHgAbAAsADAAcABkAHQAMABwAHgAYAAsAGQALAAsADAAZABwAGAAM ABwAHAAOAB0ADAAcABkAHQAMABwADQARABwAGQAeABkAHQAMABwAGQAeABgADAAcABwAGAAMABwA GQAOAB0ADAAcABkAHQAMABsAGQAcABkADgAeAAwAGwANAAQAAAACAQEAlwAAADIKIgXCAV0ABAAA AAAA9At4D2FzdHJvbm9t7WEgeSBsYSByZWxpZ2nzbiwgeSBsZXMgZW5zZfHzIGxhIGFncmljdWx0 dXJhLCBsYSBnZW9tZXRy7WEgeSBsYXMgYXJ0ZXMgZW4gZ2VuZXJhbC4gIAMcABkADgARABwAHAAc ACgADgAcABIAGQASAAwAHAASABEAHAALAAwAGwALABwAHAAOABIAGQASAAwAHAAZABIAHAAcABgA HAAcABwAEgALABwAEgAcABwAEAALABkAHAAMAA4AGwARABwADgARAAwAHAASABwAHAAcACgAHAAO ABEADgAcABIAGQASAAwAHAAZABIAHAARAA4AHAAZABIAHAAcABIAHAAbABwAHAARABsADAAOABEA EgATAAAAMgoiBboJBQAEAAAAAAD0C3gPSHVibyAgJAAcABwAHAAOAAQAAAACAQEAiAAAADIKXAXC AVMABAAAAAAA9At4D0FubmVkb3RvcyBxdWUgbGxlZ2Fyb24gZGVzcHXpcyBkZSDpbCwgZW4gbvpt ZXJvIGRlIGNpbmNvIChu83Rlc2UgcXVlIG51ZXN0cmEgcmF6YSBlACEAHAAcABwAHAAcAA4AHAAZ ABgAHAAbABwAFwAMAAsAHAAcABwAEAAcABwAGAAcABwAGQAbABwAHAAZABgAHAAcABcAHAALAA4A GAAcABwAFwAcABwAKAAcABEAHAAYABwAHAAYABkADAAcABkAHAAXABEAHAAcAA4AHAAYABwAGAAc ABwAHAAXABwAHAAcABkADgAQABwAGAARABwAGQAbABcAHAATAAAAMgpcBdoJBQAEAAAAAAD0C3gP cyBsYSAgGQAYAAwAGwANAAQAAAACAQEAlQAAADIKlQXCAVwABAAAAAAA9At4D3F1aW50YSksIJN0 b2RvcyBlbGxvcyBjb21vIE9hbm5lcyBlbiBsbyBxdWUgY29uY2llcm5lIGEgbGEgZm9ybWEgeSBx dWUgZW5zZfFhYmFuIGxvIG1pc21vlCwgHAAcAAwAGwAOABwAEQAOABIAEQANABwAHAAcABkAEgAb AAsADAAcABkAEgAZABwAKAAcABIAJwAcABwAHAAcABkAEgAcABwAEgAMABwAEgAcABwAGwASABkA HAAcABkADAAbABEAHAAcABIAHAASAAsAHAASAA4AHAARACgAHAASABkAEgAcABwAHAASABwAHAAZ ABwAHAAcABwAHAAcABEADAAcABIAKAAMABoAKAAcABEADgAOAAQAAAACAQEAjgAAADIKzwXCAVcA BAAAAAAA9At4D3Blcm8gTXVzYXJ1cyBPYW5uZXMgZnVlIGVsIHByaW1lcm8gcXVlIGFwYXJlY2nz LCBvY3VycmllbmRvIGVzdG8gZHVyYW50ZSBlbCByZWluYWRvIGRlIAAcABwAEQAcABwAKQAcABkA HAARABwAGQAcACcAGwAcABwAHAAZABwADgAcABwAGwAbAAwAHAAcABAADAAoABwAEQAcABwAHAAc ABsAHAAcABwAHAARABwAGAAMABwADgAcABwAGAAcABEAEAAMABsAHAAcABwAHAAcABkADgAcABsA HAAcABEAGwAcAA4AHAAcABsADAAcABEAGwALABsAHAAcABwAHAAcABwADQAEAAAAAgEBAHcAAAAy CggGwgFIAAQAAAAAAPQLeA9BbW1lbvNuLCB0ZXJjZXJvIGRlIGxvcyBkaWV6IHJleWVzIGFudGVk aWx1dmlhbm9zIGN1eWEgZGluYXN07WEgdGVybWlu8yAiACkAKAAcABwAHAAcAA4AEgAOABwAEQAZ ABwAEQAcABEAHAAcABEADAAcABgAEgAbAAwAHAAYABIAEQAcABkAHAAYABIAHAAcAA4AGwAcAAsA CwAbABkADAAcABwAHAAYABIAGQAcABkAGwASABsADAAcABwAGQAOAA0AHAASAA4AGwARACgADAAc ABwAEgAsAAAAMgoIBkwIFgAEAAAAAAD0C3gPY29uIFhpc3V0aHJ1cywgZWwgTm/pIBkAHAAbABIA IQAMABkAHAANABwAEQAcABkADQARABwACwASACQAHAAcAA0ABAAAAAIBAQAEAAAALQEEABkAAAAy CkIGwgEJAAQAAAAAAPQLeA9jYWxkZW8uICACGQAcAAwAHAAbABwADgAPAA8AKQAAADIKQgaCAhQA BAAAAAAA9At4DyhW6WFzZSBYaXN1dGhydXMpLiAgEQAhABwAHAAZABwADwAhAAwAGAAcAA4AHAAR ABwAGAARAA4ADwAPAA0AAAAyCkIGPQQBAAQAAAAAAPQLeA+WxBwAIgAAADIKQgZZBA8ABAAAAAAA 9At4D09hbm5lcyBlcmEgdW4gkwAnABwAGwAcABwAGQAPABwAEQAcAA8AGwAcAA8AEQAEAAAALQEF ABQAAAAyCkIGxgUGAAQAAAAAAPQLeA9hbmltYWwcABwACgAqABwACwAEAAAALQEEAEwAAAAyCkIG WQYrAAQAAAAAAPQLeA8gZG90YWRvIGRlIHJhevNuIIUgeSBjdXlvIGN1ZXJwbyBlcmEgZWwgZGUg AA8AHAAcAA4AHAAcABwADwAcABwADwAQABwAGQAcABwADwAyAA8AGQAPABkAHAAZABwADwAZABwA GwARABwAHAAPABwAEAAcAA8AHAAMAA8AGwAbAA0ABAAAAAIBAQAEAAAALQEEACUAAAAyCnsGwgER AAQAAAAAAPQLeA91biBwZXosIHBlcm8gcXVlIC4cABwAFwAcABwAGQAOABcAHAAcABAAHAAXABwA HAAcABcABAAAAC0BBQB2AAAAMgp7Bm0DRwAEAAAAAAD0C3gPdGVu7WEgdW5hIGNhYmV6YSBodW1h bmEgZGViYWpvIGRlIGxhIGRlbCBwZXosIGNvbiBwaWVzIHRhbWJp6W4gZGViYWpvLCAgDgAcABsA DgAcABcAHAAcABwAFwAZABsAHAAcABcAHAAXABwAHAAqABwAHAAcABcAHAAcABwAHAALABwAFwAc ABwAFwALABwAFwAcABwACwAXABsAHAAXAA4AFwAZABwAHAAXAB0ACgAcABkAFwAOABwAKgAcAAoA HAAcABcAHQAcABwAHAALABwADQANAAQAAAACAQEABAAAAC0BBQA1AAAAMgq1BsIBHAAEAAAAAAD0 C3gPcGFyZWNpZG9zIGEgbG9zIGRlbCBob21icmUsIBwAHAARABwAGQAKABwAHAAZABwAHAAcAAsA HAAZABwAHAAcAAoAHAAcABwAKgAbABEAHAAOABwABAAAAC0BBAAvAAAAMgq1Bn0EGAAEAAAAAAD0 C3gPanVudG8gYSBsYSBjb2xhIGRlbCBwZXosCgAcABwADgAcABwAHAAbAAsAHAAcABkAGwALABwA HAAcABsADAAcABwAHAAZAA0ADQAAADIKtQazBgEABAAAAAAA9At4DyDEHAAEAAAALQEFAEAAAAAy CrUGzwYjAAQAAAAAAPQLeA95IGN1eWEgdm96IHkgbGVuZ3VhamUgdGFtYmnpbiBlcmFuIAAZABwA GQAcABkAHAAcABkAHAAXABwAGQAcAAsAHAAcABwAHAAcAAsAHAAcAA4AGwAqABwACgAcABwAHAAc ABEAHAAbAA0ABAAAAAIBAQAEAAAALQEFACsAAAAyCu4GwgEVAAQAAAAAAPQLeA9hcnRpY3VsYWRv cyB5IGh1bWFub3NlHAARAA4ACgAZABwACwAcABwAHAAZABwAGQAcABwAHAAqABwAHAAcABgABAAA AC0BBAB3AAAAMgruBtMDSAAEAAAAAAD0C3gPlC4gIChQb2x5aGlzdG9yIHkgQXBvbG9kb3JvKS4g IEVzdG8gc3VtaW5pc3RyYSBsYSBjbGF2ZSBhIGxhIGFsZWdvcu1hLiAgEQAOABwAHAARACEAGwAM ABkAGwAMABkADgAbABEAHAAZABwAIQAcABsADAAcABwAGwARABwAEQAOABwAHAAhABkADgAcABwA GAAcACgADAAcAAwAGQAOABEAHAAbAAsAHAAcABkACwAcABkAHAAcABwAGwAMABwAHAAbAAwAGwAc ABwAEQAOABwADQAOAA0ABAAAAAIBAQAEAAAALQEEADEAAAAyCigHwgEZAAQAAAAAAPQLeA9EZXNp Z25hIGEgT2FubmVzIGNvbW8gdW4gZSQAHAAZAAwAHAAbABwAGQAcABkAJwAcABwAHAAcABkAGQAZ ABwAKAAcABkAHAAcABkABAAAAC0BBQAUAAAAMgooB3QEBgAEAAAAAAD0C3gPaG9tYnJlHAAcACoA HAARABwABAAAAC0BBAAsAAAAMgooBx8FFgAEAAAAAAD0C3gPIHkgdW4gk3NhY2VyZG90ZZQsIHVu IBkAGQAZABwAHAAYABEAGQAcABkAHAARABwAGwAOABwAEQAOABkAHAAcABkABAAAAC0BBQAXAAAA MgooBzAHCAAEAAAAAAD0C3gPSW5pY2lhZG8OABwACgAZAAoAHAAcABwABAAAAC0BBAAxAAAAMgoo B9sHGQAEAAAAAAD0C3gPLiAgTGF5YXJkIGRlbW9zdHLzLCBoYWNlIGUOABkAGQAcABwAGQAcABEA HAAZABwAHAAoABwAGQAOABEAHAAOABkAHAAcABkAHAAOAAQAAAACAQEABAAAAC0BBAApAAAAMgph B8IBFAAEAAAAAAD0C3gPbXVjaG8gdGllbXBvICh26WFzZSAoABwAGQAcAB0ADgAOAAwAHAAoABwA HAAOABEAGQAcABwAGQAcAA4ABAAAAC0BBQAWAAAAMgphB68DBwAEAAAAAAD0C3gPTmluZXZlaG8l AAoAHAAcABkAHAAcAAQAAAAtAQQAIAAAADIKYQdnBA4ABAAAAAAA9At4DyksIHF1ZSBsYSCTY2Fi EQAOAA4AHAAcABwADgAMABwADgARABkAGwAcAFkAAAAyCmEHjQU0AAQAAAAAAPQLeA9lemEgZGUg cGV6lCBlcmEgc2ltcGxlbWVudGUgdW5hIHRvY2EgbyBhZG9ybm8gZGUgbGEgHAAYABwADgAcABwA DgAcABwAGQARAA4AHAARABwADgAZAAwAKAAcAAwAHAAoABwAHAAOABwADgAcABwAHAAOAA4AHAAZ ABwADgAcAA4AHAAcABwAEQAcABsADgAcABwADgAMABwADQAEAAAAAgEBAAQAAAAtAQQAHAAAADIK mwfCAQsABAAAAAAA9At4D2NhYmV6YSwgbGEgYxkAHAAcABwAGQAcAA4ADgAMABwADwAEAAAALQEF ABMAAAAyCpsHtwIFAAQAAAAAAPQLeA9taXRyYWUqAAoADgARABwABAAAAC0BBACFAAAAMgqbByYD UQAEAAAAAAD0C3gPIHF1ZSBsbGV2YW4gbG9zIHNhY2VyZG90ZXMgeSBsb3MgZGlvc2VzLCBoZWNo YSBlbiBmaWd1cmEgZGUgY2FiZXphIGRlIHBleiwgeSBxdWUgZA8AHAAcABwADgALAAwAHAAZABwA HAAOAAwAHAAZAA8AGQAcABkAGwARABwAHAAOABwAGQAPABkADgALABwAGQAPABwADAAcABgAHAAZ AA4ADwAcABwAGQAcABwADwAcABwADwANAAsAHAAcABEAHAAPABsAHAAPABkAHAAcABwAGQAcAA8A HAAcAA8AGwAcABkADQAPABkADwAcABwAHAAOAAQAAAACAQEAkgAAADIK1AfCAVoABAAAAAAA9At4 D2VuIHVuYSBmb3JtYSBtdXkgcG9jbyBtb2RpZmljYWRhIHZlbW9zIGF1biBob3kgZO1hIGVuIGxh IGNhYmV6YSBkZSBsb3MgZ3JhbmRlcyBsYW1hcyB5IGRlIBwAHAARABwAHAAbABEADgAbABEAKAAc ABIAKAAcABkAEQAcABwAGQAcABEAKAAcABwADAAOAAwAGQAbABwAHAARABkAHAAoABwAGQARABsA HAAcABEAHAAcABgAEQAcAA4AGwARABwAHAAQAAsAHAARABkAHAAbABwAGQAcABEAGwAcABAADAAc ABgAEQAcABEAGwAcABwAHAAZABAACwAcACgAHQAZABEAGQARABwAGwANAAQAAAACAQEAJQAAADIK DgjCAREABAAAAAAA9At4D2xvcyBvYmlzcG9zIGRlIGxhcwwAHAAZABsAHAAbAAwAGQAcABwAGQAb ABwAHAAaAAwAHAB5AAAAMgoOCGADSQAEAAAAAAD0C3gPIElnbGVzaWEgcm9tYW5hLiAgT3Npcmlz IGxsZXZhYmEgdW5hIG1pdHJhIHBhcmVjaWRhLiAgTGEgY29sYSBkZWwgcGV6IGVzIAIbAA4AHAAL ABwAGAAMABwAGwARABwAKAAcABwAHAAOABsAGwAnABkADAARAAwAGQAbAAsADAAcABkAHAAbABwA GwAcABwAHAAbACgADAAOABEAHAAbABwAHAARABwAGQALABwAHAAOABsAGwAcABwAGwAZABwADAAc ABsAHAAbAAwAGwAbABwAGQAbABwAGQAOAAQAAAACAQEAnQAAADIKRwjCAWEABAAAAAAA9At4D3Np bXBsZW1lbnRlIGxhIGNvbGEgZGUgdW4gbGFyZ28gbWFudG8gZXN0aXJhZG8sIHRhbCBjb21vIGVz dOEgcGludGFkbyBlbiBhbGd1bmFzIHRhYmxhcyBhc2lyaWFzOyAGGQAMACgAHAAMABwAKAAcABwA DgAcABAADAAcABAAGQAbAAwAGwAQABwAHAAQABsAHAAPAAwAHAARABsAHAAQACgAHAAcAA4AHAAQ ABwAGQAOAAsAEQAbABwAHAAOABAADgAbAAwAEAAZABwAKAAcABAAHAAZAA4AHAAQABsADAAcAA4A GwAcABwAEAAcABsAEAAbAAwAHAAcABwAHAAYABAADgAcABsADAAcABgAEAAbABkADAAQAAwAHAAZ AA0ADQAEAAAAAgEBAIwAAAAyCoEIwgFWAAQAAAAAAPQLeA9jdXlhIGZvcm1hIHZlbW9zIHJlcHJv ZHVjaWRhIGVuIGxhIOF1cmVhIHZlc3RpZHVyYSBzYWNlcmRvdGFsIHF1ZSB1c2EgZWwgbW9kZXJu byBjbGVybxkAHAAZABwADwAOABwAEQAoABwADwAZAB0AKAAcABkADwARABwAHAARABwAHAAcABgA DAAcABwADwAcABwADgAMABwADwAcABsAEQAcABwADwAYABwAGQAOAAwAGwAcABEAHAAPABkAHAAZ ABsAEQAcABwADgAbAAwADwAbABwAHAAPABwAGQAcAA8AGwAMAA8AKAAcABwAHAARABwAHAAPABkA CwAcABEAHAAXAAAAMgqBCJkJCAAEAAAAAAD0C3gPIGdyaWVnbyAOABwAEQALABwAHAAbAA0ABAAA AAIBAQCSAAAAMgq6CMIBWgAEAAAAAAD0C3gPZHVyYW50ZSBsYXMgY2VyZW1vbmlhcyByZWxpZ2lv c2FzLiAgRXN0YSBhbGVnb3LtYSBkZSBPYW5uZXMsIGVsIEFubmVkb3RvLCBub3MgcmVjdWVyZGEg YWwgHAAcABEAHAAcAA4AGwAZAAwAHAAZABoAGQAbABEAHAAoABwAHAAMABwAGQAaABAAHAALAAsA HAALABwAGQAcABkADgAZABoAIQAZAA4AHAAaABsACwAcABwAHAARAA4AGwAaABwAHAAaACYAHAAc ABwAHAAZAA0AGgAbAAwAGgAhABwAHAAcABsAHAAOABwADgAZABwAHAAZABoAEAAcABkAHAAbABEA HAAcABoAGwALAA0ABAAAAAIBAQAEAAAALQEEAC4AAAAyCvQIwgEXAAQAAAAAAPQLeA+TRHJhZ/Nu lCB5IGEgbG9zIJNSZXllcywRACQAEQAcABwAHAAbABEAEAAZABAAHAAQAAsAHAAZABAAEQAkABwA GQAcABgADQAAADIK9AjbAwEABAAAAAAA9At4Dy3EEQAlAAAAMgr0COwDEQAEAAAAAAD0C3gPU2Vy cGllbnRlc5Q7IGxvcyCTIQAcABEAGwAMABwAHAAOABwAGAARAA4ADwAMABwAGQAQAAQAAAAtAQUA EwAAADIK9AhaBQUABAAAAAAA9At4D07iZ2FzZyQAHAAbABwAGQAEAAAALQEEAFUAAAAyCvQI6gUx AAQAAAAAAPQLeA8gcXVlIGVuIGxhcyBsZXllbmRhcyBi+mRpY2FzIGluc3RydXllbiBhbCBwdWVi bG8gbBAAHAAcABwAEAAcABwADwAMABwAGQAPAAwAHAAZABwAHAAbABwAGQAQABwAHAAbAAwAGQAc ABkADwAMABwAGQANABEAHAAZABwAHAAQABsADAAPABwAHAAcABsADAAbAA0ABAAAAAIBAQAEAAAA LQEEAGoAAAAyCi0JwgE/AAQAAAAAAPQLeA9lbiBsYSBzYWJpZHVy7WEganVudG8gYSBsb3MgbGFn b3MgeSBy7W9zLCB5IGFjYWJhbiBwb3IgY29udmVydGkAHAAcABMADAAcABMAGAAcABsADAAcABwA EQANABwAEwAKABwAHAAOABwAEwAcABMADAAcABkAEgAMABsAHAAcABkAEwAZABMAEQAOABwAGQAO ABMAGQASABwAGAAcABwAHAAcABMAHAAcABEAEwAYABwAHAAZABwAEQANAAsAPgAAADIKLQlBByIA BAAAAAAA9At4D3JzZSBhIGxhIGJ1ZW5hIExleSB5IGxsZWdhciBhIHNlciARABkAHAATABwAEgAM ABwAEwAcABsAHAAcABwAEwAcABwAGQATABkAEgALAAwAHAAbABwAEAATABwAEwAZABwAEQANAAQA AAACAQEABAAAAC0BBQAUAAAAMgpnCcIBBgAEAAAAAAD0C3gPQXJoYXRzIQARABwAHAAOABkABAAA AC0BBACSAAAAMgpnCVMCWgAEAAAAAAD0C3gPLiAgRWwgc2lnbmlmaWNhZG8gZGUgZXN0byBlcyBj bGFyby4gIEVsIJNwZXqUIGVzIHVuIHPtbWJvbG8gYW50aWd1byB5IG11eSBzdWdlc3Rpdm8gZW4g ZWwgDgATABMAIQAMABMAGQALABwAGwAMAA0ADAAZABwAHAAcABMAGwAcABMAHAAZAA4AHAATABwA GQATABgADAAcABEAHAAOABMAEwAgAAwAEwAQABwAHAAZABEAEwAcABkAEwAcABwAEwAZAA4AKAAc ABwADAAcABMAHAAcAA0ADAAcABwAHAATABkAEwAoABwAGQATABkAHAAcABwAGQAOAAwAGQAbABMA HAAcABMAHAALAA0ABAAAAAIBAQCUAAAAMgqgCcIBWwAEAAAAAAD0C3gPbGVuZ3VhamUgZGVsIE1p c3RlcmlvLCBjb21vIGxvIGVzIHRhbWJp6W4gZWwgk2FndWGULiAgRWEgbyBIZWEgZXJhIGVsIGRp b3MgZGVsIG1hciB5IGRlIGxhIAAMABwAHAAbABwAHAAKABwAGAAcABsADAAYACkADAAYAA4AHAAQ AAwAHAANABgAGQAcACgAHAAYAAwAGwAYABwAGQAYAA0AHAAoABwADAAcABwAFwAcAAsAGAARABwA GwAcABwAEQANABgAGAAhABwAFwAcABgAJAAcABsAGAAcABAAHAAYABsACwAYABsADAAcABgAGAAc ABsADAAYACgAHAARABgAGAAYABwAHAAXAAwAGwANAAQAAAACAQEAQAAAADIK2gnCASMABAAAAAAA 9At4D1NhYmlkdXLtYSwgeSBsYSBzZXJwaWVudGUgZGVsIG1hciBlACEAHAAcAAwAHAAbABEADgAc AA4AFQAZABUADAAcABUAGQAbABEAGwAMABwAHAAOABwAFQAbABwADAAVACgAHAARABUAHABeAAAA MgraCegENwAEAAAAAAD0C3gPcmEgdW5vIGRlIHN1cyBlbWJsZW1hcywgcHVlc3RvIHF1ZSBzdXMg c2FjZXJkb3RlcyBlcmFuIAARABwAFQAcABwAHAAVABwAHAAVABkAHAAZABUAHQAoABwADAAcACgA HAAZAA4AFQAcABwAHAAZAA4AHAAVABwAHAAcABUAGQAcABkAFQAZABwAGQAcABEAHAAcAA4AGwAZ ABUAHAARABwAGwANAAQAAAACAQEAmwAAADIKEwrCAWAABAAAAAAA9At4D5NTZXJwaWVudGVzlCBv IEluaWNpYWRvcy4gIERlIGFo7SBwb3IgcXXpIGVsIG9jdWx0aXNtbyBpbmNsdXllIGEgT2FubmVz IHkgYSBsb3MgZGVt4XMgQW5uZWRvdG9zIBEAIQAcABEAGwAMABwAHAAOABwAGAARAA4AHAAOAA4A HAAMABgADAAbABwAHAAZAA4ADgAOACQAHAAOABwAHAAOAA4AHAAcABEADgAcABwAHAAOABwADAAO ABwAGAAcAAwADQAMABkAKAAcAA4ADAAcABkADAAcABgAHAAOABwADgAnABwAHAAcABwAGQAOABkA DgAcAA4ADAAcABkADgAcABwAKAAcABkADgAhABwAHAAdABwAHAAOABwAGAANAAQAAAACAQEAlwAA ADIKTQrCAV0ABAAAAAAA9At4D2VuIGVsIGdydXBvIGRlIGFxdWVsbG9zIGFudGlndW9zIJNhZGVw dG9zlCBxdWUgZXJhbiBsbGFtYWRvcyCTZHJhZ29uZXMgZGUgYWd1YZQgbyCTbWFyaW5vc5QsIG8c ABwAEgAbAAwAEgAcABEAGwAcABwAEgAcABwAEQAcABwAHAAbAAsADAAcABkAEgAbABwADQAMABwA HAAcABkAEQARABwAHAAcABsADgAcABkAEQASABsAHAAcABIAHAARABwAGwASAAsACwAcACgAHAAc ABwAGQASABEAHAARABwAHAAcABwAHAAYABIAHAAcABIAHAAbABwAHAARABIAGwASABEAKAAcABEA DAAcABwAGAARAA0ADQAEAAAAAgEBAAQAAAAtAQQAGQAAADIKhgrCAQkABAAAAAAA9At4D2VzdG8g ZXMsIAMcABkADgAcAA4AHAAZAA4ADgAEAAAALQEFABAAAAAyCoYKgAIDAAQAAAAAAPQLeA9O4mcA JAAcABwADgAAADIKhgrcAgIABAAAAAAA9At4D2FzHAAYAAQAAAAtAQQAhgAAADIKhgoQA1IABAAA AAAA9At4Dy4gIEVsIGFndWEgcmVwcmVzZW50YWJhIHN1IG9yaWdlbiBodW1hbm8gKHB1ZXN0byBx dWUgZXMgdW4gc+1tYm9sbyBkZSBsYSB0aWVycmEgeSAOAA4ADgAhAAwADQAcABwAHAAcAA0AEQAc ABwAEQAcABgAHAAcAA4AHAAbABwADgAZABwADgAcABAACwAbABwAHAAOABwAHAAoABwAHAAcAA4A EQAcABwAHAAZAA4AHAAOABsAHAAcAA4AHAAZAA4AGwAcAA4AGQAOACgAHAAcAAwAHAAOABwAHAAN AAwAHAAOAA0ACwAcABEAEQAcAA4AGAANAAQAAAACAQEABAAAAC0BBABoAAAAMgrACsIBPgAEAAAA AAD0C3gPZGUgbGEgbWF0ZXJpYSB5IHRhbWJp6W4gZGUgcHVyaWZpY2FjafNuKSwgb3B1ZXN0YW1l bnRlIGEgbG9zIJMcABwAFgAMABwAFwAoABwADgAcABEADAAbABcAGQAXAA0AHAAoABwADAAcABwA FwAcABwAFgAcABwAEAAMAA0ADAAZABwAGAAMABsAHAARAA4AFgAcABsAHAAcABkADgAcACgAHAAc AA4AHAAXABwAFgAMABwAGQAXABEABAAAAC0BBQAUAAAAMgrACnIHBgAEAAAAAAD0C3gPTuJnYXMg IwAcABwAHAAZABcABAAAAC0BBAAxAAAAMgrAChkIGQAEAAAAAAD0C3gPZGVsIGZ1ZWdvlCwgZXN0 byBlcywgbG9zIAIbABsADAAXAA4AHAAbABwAHAARAA0AFwAcABkADgAcABYAGwAZAA4AFwALABwA GQANAAQAAAACAQEABAAAAC0BBABNAAAAMgr5CsIBLAAEAAAAAAD0C3gPU2VyZXMgaW5tYXRlcmlh bGVzLCBlc3Bpcml0dWFsZXMsIGJpZW4gc2VhbiAhABwAEQAcABkAIgAMABwAKAAcAA4AHAARAAwA GwAMABwAGQANACMAHAAZABsADAAQAAwADgAbABsADAAcABkADgAjABsACwAcABwAIwAZABwAGwAb ACMABAAAAC0BBQAfAAAAMgr5CuMFDQAEAAAAAAD0C3gPQm9kZGhpc2F0dHZhcwghABwAHAAcABwA CgAZABwADgAOABkAHAAZAAQAAAAtAQQAHQAAADIK+QodBwwABAAAAAAA9At4DyBjZWxlc3RlcyBv ICMAGQAbAAwAHAAZAA4AHAAYACMAHAAjAAQAAAAtAQUAFgAAADIK+QpZCAcABAAAAAAA9At4D0Ro eeJuaXMgJAAcABkAGwAcAAoAGQAEAAAALQEEABAAAAAyCvkKDAkDAAQAAAAAAPQLeA8gcGwAIwAc AAwAHAAAADIK+QpXCQsABAAAAAAA9At4D2FuZXRhcmlvcywgIBwAGwAcAA0AHAARAAsAHAAZAA4A DQAEAAAAAgEBAJQAAAAyCjMLwgFbAAQAAAAAAPQLeA9jb25zaWRlcmFkb3MgYXNpbWlzbW8gY29t byBpbnN0cnVjdG9yZXMgZGUgbGEgaHVtYW5pZGFkLiAgTGEgc2lnbmlmaWNhY2nzbiBzZWNyZXRh IHJlc3VsdGEgABkAHAAcABkADAAbABwAEQAcABsAHAAZABkAHAAYAAwAKAAMABoAKAAcABkAGQAd ACgAHAAZAAwAHAAZAA4AEQAcABgADgAcABEAHAAYABkAGwAcABkADAAbABkAHAAcACgAHAAcAAwA HAAcABwADQAZABkAHAAcABkAGAAMABsAHAALAA4ADAAYABwAGAAMABwAHAAZABkAHAAYABEAHAAO ABwAGAAQABwAGQAcAAwADQAcAA0ABAAAAAIBAQCaAAAAMgpsC8IBXwAEAAAAAAD0C3gPY2xhcmEg cGFyYSBlbCBvY3VsdGlzdGEgdW5hIHZleiBzZSBsZSBpbmRpY2EgcXVlIJNlc3RlIHNlciAoT2Fu bmVzKZQgYWNvc3R1bWJyYWJhIHBhc2FyIGVsIGTtYSAAGQAMABwAEAAcABMAHAAcABEAHAATABsA DAATABwAGAAbAAwADQAMABkADgAcABMAHAAcABwAEwAZABwAGQATABkAHAASAAwAHAASAAwAHAAb AAwAGAAcABMAGwAcABwAEwARABwAGQAOABwAEwAZABwAEQASABEAJwAcABwAGwAcABkAEQARABMA HAAYABwAGQAOABwAKAAcABEAHAAcABwAEwAcABwAGQAcABEAEgAcAAwAEwAcAA4AGwANAAQAAAAC AQEAZAAAADIKpgvCATsABAAAAAAA9At4D2VudHJlIGxvcyBob21icmVzLCBlbnNl8WFuZG87IHkg YWwgbGxlZ2FyIGVsIHNvbCBhIHN1IG9jYXNvABwAHAAOABEAHAAOAAwAHAAYAA8AHAAcACgAHAAR ABwAGQAOAA8AHAAcABkAHAAcABsAHAAcABwADgAPABgADwAbAAwADgALAAwAHAAcABsAEQAPABsA DAAPABgAHAAMAA4AHAAPABkAHAAPABwAGAAcABkAHABEAAAAMgqmC+QGJgAEAAAAAAD0C3gPLCBy ZXRpcuFiYXNlIGRlIG51ZXZvIGFsIG1hciwgcGFzYW5kbyAOAA4AEQAcAA0ADAARABsAHAAcABkA HAAPABsAHAAPABwAHAAcABgAHAAPABsADAAPACgAHAARAA4ADwAcABsAGQAcABwAHAAbAA0ABAAA AAIBAQCdAAAAMgrfC8IBYQAEAAAAAAD0C3gPbGEgbm9jaGUgZW4gZWwgZm9uZG8gZGUgbGFzIGFn dWFzIJNwb3JxdWUgZXJhIGFuZmliaW+ULCBlc3RvIGVzLCBwZXJ0ZW5lY+1hIGEgbG9zIGRvcyBw bGFub3M6IGVsIAgMABwAEQAcABwAGQAcABsAEgAcABwAEQAcAAsAEgAOABwAGwAcABwAEgAbABwA EQAMABwAGQARABwAHAAcABwAGAASABEAHAAbABEAHAAcABsAEgAbABEAHAASABwAHAANAAsAHAAL ABwAEQAOABEAHAAZAA4AHAARABwAGQAOABIAHAAbABEADgAcABwAHAAYAA4AHAASABsAEQAMABwA GQASABsAHAAZABIAGwAMABsAHAAcABkADgASABsACwANAAQAAAACAQEABAAAAC0BBABVAAAAMgoZ DMIBMQAEAAAAAAD0C3gPZXNwaXJpdHVhbCB5IGVsIGbtc2ljbzsgcHVlc3RvIHF1ZSBsYSB2b3og Z3JpZWdhIAgcABkAHAALABAADAAOABwAGwAMABUAGQAVABsADAAVAA4ADgAYAAwAGQAcAA4AFQAb ABwAHAAZAA4AHAAVABwAGwAcABUACwAcABUAGQAcABkAFQAcABAADAAbABwAHAAVAAQAAAAtAQUA GQAAADIKGQz0BQkABAAAAAAA9At4D2FtcGhpYmlvcywcACoAHAAcAAoAHAAKABwAGQAEAAAALQEE ABMAAAAyChkM1wYFAAQAAAAAAPQLeA8gKGRlIGkVABEAHAAcABUABAAAAC0BBQATAAAAMgoZDEoH BQAEAAAAAAD0C3gPYW1waGlpHAAqABwAHAAKAAQAAAAtAQQAKQAAADIKGQzSBxQABAAAAAAA9At4 DywgZW4gYW1iYXMgcGFydGVzLCB5DgAVABwAHAAVABwAKAAcABwAGQAVABwAHAARAA4AHAAZAA4A FQAZAAQAAAAtAQUAEwAAADIKGQy0CQUABAAAAAAA9At4DyBiaW9zaRUAHAAKABwAGQAEAAAALQEE AA4AAAAyChkMJAoCAAQAAAAAAPQLeA8sIA4ADwAEAAAAAgEBADIAAAAyClIMwgEaAAQAAAAAAPQL eA92aWRhKSwgc2lnbmlmaWNhIHNpbXBsZW1lbhkADAAcABsAEQAOABYAGAAMABwAGwAMAA0ADAAZ ABwAFgAYAAwAKAAcAAwAHAAoABwAHABwAAAAMgpSDA4EQwAEAAAAAAD0C3gPdGUgk3ZpZGEgZW4g ZG9zIHBsYW5vc5QuICBFc3RhIHBhbGFicmEgc2UgYXBsaWNhYmEgYSBtZW51ZG8sIGVuIGxhIAAO ABwAFgARABkADAAbABwAFgAcABwAFgAbABwAGQAWABsACwAcABwAHAAZABEADgAWABYAIQAZAA4A HAAVABwAGwAMABwAHAAQABwAFgAZABwAFgAcABsACwAMABkAHAAbABwAFgAcABYAKAAcABwAHAAc ABwADQAWABwAHAAWAAsAHAANAAQAAAACAQEAlAAAADIKjAzCAVsABAAAAAAA9At4D2FudGln/GVk YWQsIGEgYXF1ZWxsb3MgaG9tYnJlcyBxdWUgc2kgYmllbiBwcmVzZW50YWJhbiBzaWVtcHJlIHVu YSBmb3JtYSBodW1hbmEsIHNlIGhhYu1hbiBkHAAcAA4ACwAcABwAHAAcABsAHAAOABAAHAAQABwA HAAbABwACwAMABwAGQAPABwAHAAoABwAEQAcABkAEAAcABwAHAAQABkADAAQABsACwAcABwADwAc ABEAHAAZABwAHAAOABsAHAAcABwAEAAYAAwAHAAoABwAEQAcABAAHAAcABwAEAAOABwAEQAoABwA EAAcAB0AKAAcABwAHAAOABAAGQAcABAAHAAcABwADgAcABsADQAEAAAAAgEBAJ0AAAAyCsUMwgFh AAQAAAAAAPQLeA9oZWNobyBjYXNpIGRpdmlub3MgcG9yIHN1IHNhYmVyLCB5IHZpdu1hbiB0YW50 byBlbiBsYSB0aWVycmEgY29tbyBlbiBsYXMgc3VwZXJzZW5zaWJsZXMgcmVnaW9uZXMgCBwAHAAZ ABwAHAARABkAHAAYAAwAEQAbAAwAGAAMABwAHAAZABEAHAAbABEAEQAZABwAEQAZABwAHAAbABEA DgARABkAEQAYAAwAGQAOABwAHAARAA4AGwAcAA0AHAARABwAHAARAAsAHAARAA0ADAAcABEAEAAc ABEAGQAcACgAHAARABwAHAARAAwAHAAZABEAGQAcABwAGwARABkAHAAcABgADAAbAAwAHAAZABEA EAAcABsADAAcABwAHAAYAA0ABAAAAAIBAQANAAAAMgr/DMIBAQAEAAAAAAD0C3gPZcQcAJUAAAAy Cv8M3gFcAAQAAAAAAPQLeA9zcGlyaXR1YWxlcy4gIE9hbm5lcyBzZSBoYWxsYSBjb25mdXNhbWVu dGUgcmVmbGVqYWRvIGVuIEpvbuFzIHkgaGFzdGEgZW4gSnVhbiBlbCBQcmVjdXJzb3IsIBkAHAAL ABAADAAOABwAGwAMABwAGQAOABQAFAAnABwAHAAbABwAGQAUABkAHAAUABwAHAALAAsAHAAUABkA HAAcAA4AHAAZABwAKAAcABwADgAcABQAEQAcAA4ADAAcAAoAHAAcABwAFAAcABwAFAAZABwAHAAc ABkAFAAZABQAHAAcABkADgAcABQAGwAcABQAGQAcABwAHAAUABsADAAUACEAEQAcABgAHAARABkA HAARAA0ADQAEAAAAAgEBAAQAAAAtAQQAXgAAADIKOA3CATcABAAAAAAA9At4D3VubyB5IG90cm8g cmVsYWNpb25hZG9zIGNvbiBlbCBQZXogeSBlbCBBZ3VhLiAgW1bpYXNlOiAAHAAcABwADgAZAA4A HAAOABAAHAAOABEAGwAMABwAGAAMABsAHAAcABwAHAAZAA4AGAAcABwADgAbAAwADgAhABwAGQAO ABkADgAbAAwADgAhABwAHAAbAA4ADQAOAA4AIQAcABwAGQAcAA4ADgAEAAAALQEFABAAAAAyCjgN gQYDAAQAAAAAAPQLeA9EYWcAJAAcABwABAAAAC0BBAAQAAAAMgo4Dd0GAwAEAAAAAAD0C3gPIG8g AA4AHAAOAAQAAAAtAQUAEwAAADIKOA0VBwUABAAAAAAA9At4D0RhZ/NuaSQAGwAcABwAHAAEAAAA LQEEABAAAAAyCjgNqAcDAAQAAAAAAPQLeA8geSAADgAZAA4ABAAAAC0BBQAXAAAAMgo4Dd0HCAAE AAAAAAD0C3gPQW5uZWRvdG8hABwAHAAbABwAHAAOABwABAAAAC0BBAAlAAAAMgo4DbMIEQAEAAAA AAD0C3gPLl0gIChHLlQuIEguUC5CLikKDgAOAA0ADgARACcADQAfAA4ADgAkAA0AIQAOACEADgAR AA0AAAAyCjgNCgoBAAQAAAAAAPQLeA8gxBsABAAAAAIBAQANAAAAMgpyDcIBAQAEAAAAAAD0C3gP IMQbAAQAAAACAQEABAAAAC0BBAANAAAAMgqqDcIBAQAEAAAAAAD0C3gPIMS0AAQAAAAtAQIAEQAA ADIKqg12AgQABAAAAAAA9At4D09iICAnAB8AIAAgAAQAAAAtAQQAGQAAADIKqg38AgkABAAAAAAA 9At4DyhIZWJyZW8pLgIRACQAHAAcABAAHAAcABEADQANAAAAMgqqDc8DAQAEAAAAAAD0C3gPLcQR ACMAAAAyCqoN4AMQAAQAAAAAAPQLeA8gIExhIEx1eiBhc3RyYWwgIAAgABwAHAAgABwAHAAZACAA HAAZAA0AEQAbAAwAIAANAAAAMgqqDYMFAQAEAAAAAAD0C3gPlsQcAEEAAAAyCqoNnwUkAAQAAAAA APQLeA9vIG1lam9yIGRpY2hvLCBzdXMgbWFsYXMgY29ycmllbnRlcyAcACAAKAAcAAoAHAASACAA HAAMABkAHAAbAA4AIAAZABwAGQAgACgAHAAMABwAGQAgABkAHAARABAADAAcABwADQAcABkAIAAW AAAAMgqqDSwJBwAEAAAAAAD0C3gPZGHxaW5hc28cABwAGwAMABwAHAAYAA0AAAAyCqoN2wkBAAQA AAAAAPQLeA8txBEAEQAAADIKqg3sCQQABAAAAAAA9At4DyBsYSAfAAwAGwANAAQAAAACAQEABAAA AC0BBABkAAAAMgrlDcIBOwAEAAAAAAD0C3gPcGVyc29uaWZpY2Fyb24gbG9zIGp1ZO1vcyBjb21v IHVuIEVzcO1yaXR1LCBlbCBFc3Dtcml0dSBkZSAAHAAcABEAGQAcABsADAANAAwAGQAbABEAHAAc AA8ADAAcABkAEAAKABwAHAAOABwAGQAQABkAHAAoABwAEAAcABwAEAAhABkAHAAOABAADAAOABwA DgAPABwACwAPACEAGQAcAA4AEQAMAA4AGwAQABwAHAAQAAQAAAAtAQUADgAAADIK5Q3CBgIABAAA AAAA9At4D09iJgAcAAQAAAAtAQQARgAAADIK5Q0EBycABAAAAAAA9At4Dy4gIEVudHJlIGVsbG9z LCB0b2RvcyBsb3MgcXVlIHRyYXRhYmFuIAAOABAAEAAhABwADgARABsAEAAbAAsADAAcABkADgAQ AA4AGwAcABwAGQAPAAwAHAAZABAAGwAcABwAEAAOABAAGwAOABwAHAAcABwADQAcAAAA+wIQAAcA AAAAALwCAAAAAAECAiJTeXN0ZW0AAAAAAAAAAAAAGAAAAAQAAABotx8A5AQAAAQAAAAtAQYABQAA ABQCAAAAAAUAAAATAngPAAAFAAAAEwJ4D/QLBQAAABMCAAD0CwUAAAATAgAAAAAFAAAAFAIBAAEA BQAAABMCdw8BAAUAAAATAncP8wsFAAAAEwIBAPMLBQAAABMCAQABAAUAAAAUAgIAAgAFAAAAEwJ2 DwIABQAAABMCdg/yCwUAAAATAgIA8gsFAAAAEwICAAIABQAAABQCAwADAAUAAAATAnUPAwAFAAAA EwJ1D/ELBQAAABMCAwDxCwUAAAATAgMAAwAFAAAAFAIEAAQABQAAABMCdA8EAAUAAAATAnQP8AsF AAAAEwIEAPALBQAAABMCBAAEAAUAAAAUAgUABQAFAAAAEwJzDwUABQAAABMCcw/vCwUAAAATAgUA 7wsFAAAAEwIFAAUABQAAABQCBgAGAAUAAAATAnIPBgAFAAAAEwJyD+4LBQAAABMCBgDuCwUAAAAT AgYABgAFAAAAFAIHAAcABQAAABMCcQ8HAAUAAAATAnEP7QsFAAAAEwIHAO0LBQAAABMCBwAHAAUA AAAUAggACAAFAAAAEwJwDwgABQAAABMCcA/sCwUAAAATAggA7AsFAAAAEwIIAAgABQAAABQCCQAJ AAUAAAATAm8PCQAFAAAAEwJvD+sLBQAAABMCCQDrCwUAAAATAgkACQAFAAAAFAIKAAoABQAAABMC bg8KAAUAAAATAm4P6gsFAAAAEwIKAOoLBQAAABMCCgAKAAMAAAAAAA== ------=_NextPart_01C63655.5C32C8F0 Content-Location: file:///C:/895641EF/glosario-O_archivos/filelist.xml Content-Transfer-Encoding: quoted-printable Content-Type: text/xml; charset="utf-8" ------=_NextPart_01C63655.5C32C8F0--