El mantram de la Unificación

 

 Oh Vida Oculta que vibras en cada átomo;
Oh Luz Oculta que en toda criatura brillas;
Oh Amor Oculto que todo lo abarcas en la Unidad;
Que cada ser que se sienta uno Contigo,
Sepa que es por tanto, uno con todo los demás.

 

Escuchar

 

 

4-4-13

Queridas/os hermanas/os,

Hace unos 25 años recibí de un hermano de Puerto Rico llamado Carlos B. Tió, un casete de audio que contenía el Mantram de la Unificación de A. Besant interpretado por un coro de niños pero cantado en inglés, lo que le hacía inútil para enviar a lugares de habla española.

En aquella fecha decidí hacer lo posible para conseguir el mantram cantado en español. Hubo muchas tentativas en varios sentidos y tiempos en los que dejé de lado el asunto, pero nunca lo olvidé.

Una de esas tentativas consistió en que una hermana de nuestra Rama llamada María del Camino de la Puente, que es licenciada universitaria en música, adaptara la letra en español a la música que había yo recibido de Carlos B. Tió, pero esto no terminaba de encajar, hasta que hace unos dos meses Camino me dijo que iba a componer una música para el mantram creado por A. Besant, y cual no fue mi sorpresa cuando un día, por teléfono, me cantó la música y la letra que después fue retocando hasta dejarla tal y como ella deseaba,

Hace unos pocos días el mantram lo grabó el coro Mil Caminos dirigido por Camino y eso es lo que hoy, por fin, puedo enviaros en mp3 para que pueda grabarse fácilmente en un CD si se desea y si ello no es factible, me lo hacéis saber y hago una grabación y la remito.

Espero, y deseo, que la escucha del mantram os satisfaga tanto como placer me produce el haber podido cumplir la misión que hace tantos años me impuse.
Con la satisfacción del deber cumplido y la esperanza de que el envío os sea de ayuda en algún sentido, os envía un fraternal saludo,


 

 

¡OH, VIDA OCULTA!



(“Oh, Hidden Life...” – An Exposition)
Joy Mills


Un día, a comienzos de 1923, la Dra. Annie Besant, entonces Presidente de la Sociedad Teosófica, escribió algunas líneas que desde entonces se han hecho familiares a los miembros de todo el mundo, han sido traducidas a varios idiomas y, ciertamente, se han vuelto parte casi indispensable del vocabulario de todo teósofo. Las palabras se han puesto en música, salmodiadas y cantadas, y pocas reuniones de la Sociedad realizadas desde ese año han comenzado sin la recitación de estas palabras. En todas las Convenciones Internacionales los sucesivos Presidentes de la Sociedad han inaugurado las actuaciones con la recitación antifonal de lo que ha llegado a conocerse como la "Oración Universal" o "Invocación Universal". Simple en extremo, las palabras poseen el mágico poder de un mantram:

 Oh Vida Oculta que vibras en cada átomo;
 Oh Luz Oculta que en toda criatura brillas;
 Oh Amor Oculto que todo lo abarcas en la Unidad;
 Que cada ser que se sienta uno Contigo,
 Sepa que es por tanto, uno con todo los demás.

Estas palabras se han vuelto tan familiares que tal vez su significado y profundidad de sentido se nos han escapado. Cuando nos habituamos a alguna cosa, sea persona, situación o idea, revestidos del material de lenguaje, subsiste siempre el peligro de que lo tomemos por sobreentendido. En momentos de aflicción, aún tal vez pronunciemos las palabras aprendidas en nuestra niñez como simples oraciones de nuestra fe. Se sabe que la gente lo ha hecho tan automáticamente en momentos de crisis, que inclusive a ateos reconocidos se les ha oído pronunciar oraciones que ellos niegan conocer o recordar. Pero las palabras son preciosos y a veces frágiles vehículos, no sólo para el pensamiento sino para las aspiraciones del corazón; no sólo pueden transmitir significados mundanos que nos mueven y relacionan unos a otros, sino asimismo el hambre del alma y la belleza del espíritu en su penetración en esa magnitud que permanece por siempre indefinible y por lo tanto innominable.

¿Podemos vacilar, entonces, en examinar las líneas que la Dra. Besant legó a la Sociedad y al mundo? ¿Qué significados internos, qué realidades más profundas yacen detrás de las palabras mismas? ¿Hacia qué nuevas penetraciones podemos ser conducidos aún al pronunciar las palabras y decir las frases separadas? ¿Debemos llegar a atarnos a esas palabras simplemente porque proceden de esa alma heroica, Annie Besant? ¿Importaría si cualquier otro individuo hubiese servido como canal para su comunicación al mundo? Indudablemente, la constante repetición ha dotado al verso de cierto significado interior, una santidad, si así puede llamarse, pero la repetición puede asimismo embotar el espíritu, y las frases memorizadas pueden decirse con poca atención de mente o corazón.

Antes de examinar por lo menos algo del sentido interno de este verso, puede ser de interés notar su origen específico. En sus notas en "Desde la Atalaya" en "The Theosophist" de junio de 1923, la Dra. Besant escribió que estas líneas fueron impulsadas por un requerimiento de un número de miembros que estaban ayudando a organizar la "Campaña de la Fraternidad" en la India del Sur. Esta campaña fue inaugurada algún tiempo antes en Gran Bretaña y justamente entonces comenzaba en India. Su comentario continúa: "Yo escribí algunas líneas para repetición diaria matutina y nocturna, porque no sentía poder escribir una meditación, como me hablan pedido. Me parece que la meditación es una cosa muy individual, el trabajo de su propia mente sobre algún tema especial; lo máximo que pude hacer fue sugerir un tema. Aquí está, tal como a sí mismo se canta.. . " A continuación sigue el verso más arriba mencionado. Más adelante, ella añade, "Emite sucesivas ondas de color, vibrando hacia afuera desde la persona que habla, si se entona o canta rítmicamente, sea por la voz externa o interna, y si varios miles enviaran esto a sucesivas áreas, podríamos crear un efecto muy poderoso en la atmósfera mental…"

 

Seguir leyendo 
Descargar audio 


Sociedad Teosófica  -  Emblema  -  Fundadores  -  Adyar  - Celebraciones  -  Rama Rakoczy Curso Teosofía - Biblioteca

    Artículos  -  Eventos  -  OTS  -  Ramas y Grupos  -  STE  -  FTE  -  FTI   -  Asala  -  Wesak   -  Enlaces  -  Sumario - Videoteca