**

Para acceder al Glosario Teosófico pulsa la letra inicial de la palabra buscada. Para volver al texto sólo cierra la ventana que has abierto.

A - B - C - CH - D - E - F - G - H - I - J - K - L - LL - M - N - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z 

Este servicio es posible gracias al trabajo cooperativo realizado por UPASIKA

Capítulo VIII

 

El Poder del pensamiento

 

 

 

 

  El pensamiento es un cambio en la conciencia, que corresponde a una modalidad de movimiento en la materia del plano mental. Hemos hablado ya de "Manas", el Pensador» quien piensa o conoce, y la Mente es tan sólo un instrumento suyo para obtener conocimiento, un órgano de conciencia en su aspecto como conocedor. Vemos los objetos cuando la luz éter actúa en ondulaciones entre tales objetos y nuestro ojo; cuando pensamos en algún objeto, el pensamiento-éter, es decir la materia del mundo mental actúa en ondulaciones entre aquel objeto y nuestra mente. No tan sólo creamos nosotros estas, ondas, sino que también las ondas de pensamiento creadas por otros repercuten en nuestro cuerpo, mental y modifican el arreglo de sus materiales; y, al pensar concretamente, experimentamos de nuevo los impactos de las ondas de pensamiento originales.

 
   El hombre posee un vehículo correspondiente a cada uno de los mundos ínter penetrantes de nuestro Sistema Solar; que su cuerpo astral es el vehículo de sus de-seos, pasiones y emociones; y que, de igual modo, su cuerpo menta! es el vehículo para la expresión de su pensamiento. En la materia del cuerpo mental es donde surge primero el pensamiento como una vibración visible al ojo del clarividente, vibración que produce varios efectos tan definidos en su acción sobre el fino tipo de materia, como lo es el poder del vapor o de la electricidad sobre la materia física.

Cada ser humano, rico o pobre, joven o viejo, tiene a su disposición una considerable proporción de las fuerzas de los más finos tipos de materia que responden a las influencias del pensamiento y de la emoción humanos. Este poder, si bien común a todos/es inteligentemente usado hoy tan sólo por algunos. Su posesión acarrea consigo responsabilidad; pero la mayor parte de los hombres están haciendo mal uso de este poder a causa de su ignorancia, y en vez de utilizar en su plenitud estas magníficas, posibilidades, inconscientemente se están causando daño tanto a sí mismos, como a los demás.

 
   “Tan sólo los pensamientos originan la rueda de nacimientos", dice una Escritura Hindú, "que cada hombre trate de purificar sus pensamientos; en aquello en lo que un hombre piensa, en eso se convertirá". —"Tal como un hombre piense en su corazón, así es", dijo el Sabio" Rey de Israel. — "Todo lo que somos está constituido por nuestros pensamientos", declaró el Buddha. — "La Pureza (de pensamientos, palabras y obras) es la clave de la religión Zoroastriana; -"La Pureza, nos dice, es la mayor bienaventuranza”, “la pureza en palabras y obras depende evidentemente de la pureza del pensamiento” — "quien quiera que mirase codiciosamente a una mujer ha cometido ya adulterio con ella en su corazón", dijo el Cristo. — Y también: "El que odia a su hermano es un asesino."
El pensamiento es real en dos sentidos, directa e indirectamente. Todo el mundo reconoce la acción indirecta del pensamiento, pues es obvio que la gente deba pensar primero antes de que pueda hacer algo, y el pensamiento es la fuerza motriz de la acción, así como el agua es la fuerza motriz del molino. Pero la gente, por regla general, ignora que el pensamiento tiene también una acción directa sobre la materia, y que si un hombre traduce o no su pensamiento en acción o palabra, el pensamiento ha producido ya su efecto. Además, como el pensamiento es el padre de la acción, una persona podrá modelar su carácter, y por consiguiente su destino, por el ejercicio de este poder.

 

   Efectos del pensamiento

 

   En términos generales pueden dividirse en dos grupos: Los efectos producidos sobre el hombre mismo y los producidos fuera del hombre.


   Los efectos producidos sobre el mismo hombre son: Primero, el efecto sobre el propio cuerpo mental, es decir, el hábito de repetir fácilmente un pensamiento particular; y segundo, los efectos producidos sobre los otros dos vehículos, los cuerpos astral y causal que, en grado de densidad, están, respectivamente, bajo y sobre el cuerpo mental; es decir, un resultado temporal sobre sus emociones y un resultado permanente en la construcción de cualidades en el Ego.
Los efectos fuera del hombre son la producción de una vibración irradiante y de una forma flotante.
 

   El efecto sobre el cuerpo mental del hombre es que establece un hábito en él, porque el pensamiento tiende a repetirse. Si bien existen diferentes tipos de materia en el cuerpo mental, cada uno con su propio tipo especial de vibración al cual responde rápidamente, un pensamiento poderoso pone bajo el mismo tipo de oscilación a la materia de todo el cuerpo; y si un hombre acostumbra su cuerpo mental a cierto tipo de vibración, tal cuerpo aprende a re-producirlo fácilmente y adquiere la costumbre de repetir prontamente aquel pensamiento particular. Por otra parte, una mente ocupada por ciertos pensamientos, actúa, como un imán, atrayendo pensamientos similares de los demás e intensificando el efecto original. Por ejemplo, si pensara siempre en un pensamiento noble, una persona establecería un centro de atracción hacia el cuál convergerían de por. sí otros pensamientos nobles, atraídos por afinidad magnética, y su mente sería ayudada y fortalecida por estos pensamientos que afluyen del exterior, ganando él así más de lo que da.


   En segundo lugar tenemos los efectos sobre los cuerpos astral y causal. La perturbación en un tipo de materia física se comunica a otro tipo, más denso o más fino; por ejemplo, el viento perturba la superficie del mar y un terremoto produce una grande ola en el océano. De igual modo, una perturbación en la materia tosca del cuerpo astral, esto es, una emoción, puede causar ondulaciones en la materia más fina del cuerpo mental, a saber, un pensamiento correspondiente a la emoción; y viceversa, un movimiento en el cuerpo mental puede afectar la materia más densa del astral, un pensamiento que provoque una emoción. Y así podía un hombre, recapacitan-do sobre lo que él considere una ofensa, encenderse fácilmente en cólera; si bien, alimentando pensamientos de calma, podría evitar tal cólera.
 

   Igualmente, el cuerpo mental actuará también sobre el causal que es más fino, manera en la cual los pensamientos habituales construyen cualidades en el mismo Ego. Como ya se explicó , al hablar de Karma, el pensamiento construye el carácter. Las cualidades que forman el carácter de la personalidad, es decir, el carácter que es moldeado por cada una de sus personalidades en tomo, mediante el entrenamiento y las circunstancias que le rodean, carácter que se muestra en el cuerpo mental, son absorbidas en d cuerpo causal y se convierten en el carácter persistente del individuo; y el hombre retoma a la tierra con estas cualidades como su capital disponible para una nueva vida.

   Y así, considerando los efectos sobre el hombre mismo, vemos que en primer lugar el pensamiento tiende a repetirse y a constituir un hábito; y en segundo lugar, que actúa sobre el mismo hombre no tan sólo temporalmente en sus emociones, sino también permanentemente en su carácter. Al tratar de las formas de pensamiento. se verá otro resultado más sobre el hombre, de sus pensamientos con-centrados en sí.

   El pensamiento en sí aparece primeramente, ante la visión clarividente, como una vibración en el cuerpo mental y puede ser simple o compleja. Si es puramente intelectual, como por ejemplo, si el hombre pensare en una cuestión filosófica o en resolver un problema de matemáticas, la vibración resultante quedaría confinada al mundo mental; si el pensamiento fuere de naturaleza espiritual, si estuviere teñido de amor, aspiración o sentimiento inegoísta, se elevara a los reinos del Mental superior, o, más aún, hasta el plano Búdico, y podrá ser excesivamente glorioso y poderoso. Pero la mayoría de los pensamientos humanos, de ninguna manera son sencillos. Existe el afecto absolutamente puro, pero muy a menudo lo encontramos teñido de orgullo o egoísmo, de celos o de pasiones animales; y así, cuando un pensamiento está manchado por deseos personales, sus vibraciones tienden hacia abajo y la mayor parte de su fuerza se gasta en el mundo astral.

  Existiendo, pues, por lo menos dos vibraciones separadas, una en el cuerpo mental y la otra en el astral, la vibración irradiante será muy compleja, en tanto que la forma de pensamiento mostrará varios colores en lugar de uno solamente.

   Por tanto, el primer efecto del pensamiento, externo al hombre, es una vibración radiante (simple o compleja de acuerdo con la naturaleza del pensamiento) en el océano de materia mental tan sólo, o en ambos cuerpos, el mental y el astral, como la ondulación producida por una piedra arrojada a un estanque. Estas ondulaciones, actuando sobre sus respectivos niveles como las vibraciones de luz o de sonido en el mundo físico, irradian en todas direcciones y llegan a ser menos poderosas a medida que se alejan de su fuente. Las radiaciones de pensamiento afectan no tan sólo al océano de materia mental circundante, sino también a otros cuerpos mentales que se mueven en él. Las vibraciones de una nota cualquiera sonada en un piano, son llevadas a través del aire y ponen en, juego la nota correspondiente en otro plano que estuviere afinado exactamente al mismo tono. De igual manera, siendo trasmitida una vibración de pensamiento en un cuerpo mental mediante la materia mental, tiende a reproducirse en otro cuerpo mental, es decir, produce en otra mente un pensamiento del mismo tipo que aquél de la mente del pensador qué emitió la vibración; en otras palabras, se puede decir que el pensamiento es "infeccioso".
 

   La fuerza de la radiación se vierte principalmente sobre alguno de los cuatro niveles del mundo mental inferior; pero estando los pensamientos de un hombre centralizados en su mayor parte alrededor de sí, son ondulaciones de la subdivisión inferior del mundo mental y, a causa de que su cuerpo mental está todavía sin desarrollar, las porciones superiores de aquel cuerpo se hallan aún por completo dormidas.
 

   La distancia recorrida por tal onda y la fuerza y persistencia con la cual repercute sobre los cuerpos mentales de otros, dependen de la fuerza y claridad del pensamiento original, ya que el pensador se encuentra en la misma posición que un orador que pone en movimiento ondas de sonidos en el aire que irradian en todas direcciones y transmiten su mensaje: la distancia a la cual puede llegar su voz depende de la fuerza y claridad de su enunciación. Y así, un pensamiento poderoso llegará mucho más lejos que uno débil e indeciso, pero la 'claridad y precisión con de mayor importancia aún que la fuerza. Igualmente, como una voz que cayese sobre oídos sordos, una fuerte onda de pensamiento puede pasar sin afectar la mente de un hombre que ya estuviese ocupada en otra línea de pensamiento.
 

   Esta vibración radiante transmite el carácter del pensamiento, pero no su asunto, y es extremadamente adaptable. Puede reproducirse exactamente si encuentra un asunto que responda fácilmente a ella en todos sentidos. De otra manera produce un efecto decidido sobre líneas ampliamente semejantes a las suyas. Las vibraciones devocionales que broten de un hindú en éxtasis de adoración hacía Shri-Krishna, repercutiendo sobre el cuerpo mental o astral de otro correligionario, harán surgir en éste un pensamiento o un sentimiento idénticos al original; pero si las mismas vibraciones repercuten sobre un Mahometano o sobre un Cristiano, podrá suscitar en ellos el sentimiento de devoción hacia Alá o hacia el Cristo, respectivamente; y aun si tocaron el cuerpo mental de un materialista que ninguna idea tuviere de devoción, .producirían, sin embargo, un efecto exultante al excitar la parte superior de su cuerpo mental hacia cierta clase de actividad, si bien no podrían crear un tipo de vibración ajeno por completo al hombre. Y así, un hombre cuyo pensar siga líneas nobles y elevadas, está haciendo obra de misionero, si bien podrá ser por completo inconsciente de ello.
 

   Por el contrario, si un hombre pensare de otro con odio o malicia, irradiará una onda tendiente a provocar pasiones similares en otros; y aunque su sentimiento de odio por alguien pueda 'ser ignorado por aquellos otros, al grado de ser imposible que lo compartan, empero, la radiación hará surgir en ellos una emoción de la misma naturaleza hacia un hombre enteramente distinto. Y por esa causa podrán ellos llegar hasta cometer un asesinato en ti ardor de la pasión; pero el primer hombre que irradió la onda, la que suministró fuerza al golpe asesino, tendrá que compartir el karma del homicidio como uno de los que originaron tal pasión.

Formas de pensamiento

   
El segundo efecto del pensamiento, externo al hombre, es la creación de una forma mental definida y flotante.

Los cuerpos mental y astral tienen que ver principalmente con la aparición de las formas de pensamiento. Cada pensamiento produce las respectivas vibraciones en la materia del cuerpo mental, acompañadas de un maravilloso juego de colores; y el cuerpo, bajo este impulso, despide una vibrante porción de si mismo, conformada por la naturaleza de las vibraciones. Esta porción reúne en torno a si materia similar de la esencia elemental mental que nos rodea en todas direcciones, produciendo una forma de pensamiento de un solo color si el pensamiento es sencillo. Pero cuando la energía del hombre fluye al exterior, hacia los objetos externo de deseo, o se ocupa en actividades pasionales o emocionales, esta energía trabaja no el la materia mental sino  en la materia más tosca del cuerpo astral o de deseos. Y así, cuando están excitadas las pasiones de un hombre o cuando lo invade una oleada de emoción, su cuerpo astral entra en una agitación violenta, con varios colores característico irradiando a través de él. Entonces el cuerpo astral da origen a una segunda clase de entidades, similares en su constitución a la simple forma de pensamiento, pero limitada al plano astral, y causadas por la actividad de Káma Manas, o sea, la mente dominada por el deseo. Este cuerpo, al vibrar, despide una porción de sí mismo, conformada con la anterior, por la naturaleza de las vibraciones, y esto atrae hacia él algo de la esencia elemental del mundo astral. Tal "forma-pensamiento" tiene, como cuerpo, esta esencia elemental y como alma es deseo o pasión que la irradió, en tanto que su fuerza será proporcional a la cantidad de energía mental combinada con el deseo o la pasión. Las formas mentales de esta segunda clase son, con mucho, las más comunes, ya que muy pocos pensamientos de personas ordinarias están libres del deseo, pasión o emoción.

La esencia mental en conexión con aquella vida semi-inteligente que nos rodea en todas direcciones, no se halla diferenciada en formas estables o persistentes. La materia de los mundos astral y mental, independientemente de un alma que hace de ella su vehículo, se encuentra animada por esta esencia elemental, una clase peculiar de vida, que es delicadamente sensitiva, plena de vitalidad y no individualizada. El efecto producido en las partículas de agua en un vaso, al pasar por ellas una corriente eléctrica, podría dar una débil idea de la vitalidad y energía de los grados de materia mental y astral, a medida que la esencia elemental de los tipos I, II y III la afecta y la vivifica. Esta materia vivificada está, por así decirlo, en un "estado crítico", presta a "precipitarse" en formas de pensamiento al momento que la afecte una vibración de pensamiento emitida por la mente de un pensador. Y así responde fácilmente a la influencia de pensamientos y sentimientos humanos, revistiéndose cada pensamiento. o impulso, de un vehículo temporal de esta materia vitalizada. Tal pensamiento o impulso se convierte temporalmente en una criatura viviente, siendo el alma la fuerza pensamiento y el cuerpo la materia vivificada, y se la conoce como una "forma de pensamiento" o un elemental artificial. Una forma de pensamiento es una entidad viviente, con una vigorosa tendencia a llevar a cabo la in-tención del pensador, pero ni es auto-conciente ni capaz de experimentar placer o dolor. Existe una infinita variedad en el color y apariencia de tales formas de pensamiento, pues cada pensamiento atrae hacia sí la materia que le es adecuada para su expresión, y hace vibrar aquella materia en armonía con la suya propia. Según el tipo y la calidad del pensamiento, será la forma mental creada en la esencia elemental, mental o astral. Estas formas de pensamiento son pasajeras, o bien duran por horas, meses o años; de ahí que se les clasifique entre los habitantes de los mundos invisibles bajo el nombre de "elementales". Hay .cuatro principios generales que regulan la producción de todas las formas de pensamiento:


1.- La calidad o carácter del pensamiento determina su color.
2.- La naturaleza del pensamiento determina la forma.
3.- Lo definido del pensamiento determina la precisión o claridad del contorno.
4.-La firmeza y fuerza del pensamiento determinan su duración y tamaño.
 

    Los colores indican el carácter del pensamiento y están de acuerdo con los que existen en los cuerpos sutiles.
 

   La labor de una forma de pensamiento es mucho más limitada pero más precisa que la de una ondulación radiante. La forma no puede alcanzar a tantas personas, de hecho no puede actuar sobre alguna persona a menos que ésta tenga en sí algo que estuviere en armonía con la energía que anima tal forma; pero, cuando actúa, produce en el cuerpo mental que influencia, no meramente un pensamiento de naturaleza similar sino el mismo pensamiento actualizado. Una radiación puede afectar a millares haciendo surgir en ellos pensamientos del mismo nivel que el original; sin embargo, podría suceder que ninguno fuera idéntico al pensamiento original; pero una forma de pensamiento, si bien puede afectar tan sólo a unos pocos, re-produce exactamente la idea que le dio origen.

  

Todas las formas de pensamiento pueden dividirse en tres grupos:
 

1.- Aquellas que asumen la imagen del pensador. Cuando un hombre piensa de sí mismo como si se encontrase en algún lugar distante, o cuando desea ardientemente estar en aquel lugar, crea una forma de pensamiento de su propia imagen que aparece allí, y a la cual, siendo algunas veces vista por otros, se la toma por el cuerpo astral de aquel hombre.


2.- Las que adoptan la imagen de algún objeto material. Cuan-do un hombre piensa en algún amigo, en una habitación, en un paisaje, en un libro, etc., forma, dentro de su cuerpo mental, una pequeña imagen de aquel amigo o de cualquier cosa en la que hubiere pensado. Esta imagen flota en la parte superior de aquel cuerpo, generalmente enfrente de la cara del hombre y al nivel de sus ojos. Permanece allí durante el tiempo que el hombre se halla contemplan-do aquel objeto y generalmente por un poco tiempo después, antes de que se externe o muera, dependiendo la longitud del tiempo de la intensidad y claridad del pensamiento.

 
3.-Las que asumen una forma enteramente propia, expresando sus cualidades inherentes en la materia que acumulan alrededor de sí. Representar formas de pensamiento del primero o segundo grupos, sería tan sólo esbozar retratos, paisajes, etc., ya que en estos ti-pos tenemos la materia plástica mental o astral modelada a semejanza de las formas que pertenecen al plano físico, pero en este tercer grupo tenemos un destello de las formas propias de los planos astral o mental.

   Vamos a referirnos aquí, sencillamente, al último grupo que puede ser subdividido en tres clases:

 
1.-Pensamientos definidamente dirigidos hacia otra persona o personas.
2.-Pensamientos no dirigidos a otros, pero conectados capitalmente con el pensador, es decir, concentrados en sí.
3.-Pensamientos no dirigidos especialmente a otra persona ni centralizados en el pensador.

 

   Las formas de pensamiento de las tres clases mencionadas de este tercer grupo, se manifiestan principalmente en el plano astral, ya que la mayor parte de ellas son expresiones de sentimiento, tanto como de pensamiento. La vibración de un pensamiento con algo de deseo personal se vuelve hacia lo inferior y atrae en tomo a sí un cuerpo de materia astral en adición a su revestidura de materia mental; y la forma pensamiento resultante puede actuar sobre los cuerpos astrales de los hombres lo mismo que sobre sus mentes; por tanto puede no tan sólo suscitar pensamientos dentro de ellos sino también producir emociones.
 

a) Pensamientos dirigidos hacia otros:
 

   Supongamos que un hombre envía un pensamiento de afecto o devoción, de envidia o de odio; tal pensamiento, lo mismo que cualquier otro, producirá una vibración radiante que afectará a todas aquellas personas que quedaren dentro de su esfera de influencia;
pero la forma pensamiento así creada tiene una intención definida, por lo cual tan pronto como se separa de los cuerpos mental y astral del pensador, va directamente hacia la persona en la cual se pensó y penetra en su aura. Es una especie de Botella de Leyden, que existe para el único propósito de descargarse y aprovecha la primera oportunidad de hacerlo así. La esencia elemental, astral y mental, forma la botella, en tanto que la energía del pensamiento corresponde a la carga de electricidad. Si el ser a quien va dirigida se halla en una condición pasiva, o pensando en algo similar a la naturaleza de la forma de pensamiento, desde luego se descargará a sí misma, provocando o intensificando, una ondulación semejante a la suya; pero si él se encontrare ocupado activamente en algún otro trabajo, la forma de pensamiento merodea alrededor de él esperando una oportunidad favorable para descargarse.
- Pero un pensamiento, bueno o malo, para cumplir su misión, deberá encontrar en el aura del sujeto a quien se envía, materiales capaces de responder simpáticamente a sus vibraciones; de otra manera para nada podrá afectar a aquella aura, sino que rebotará de ella con una fuerza proporcionada a la energía con la cual chocó sobre dicha aura. Por consiguiente, un mal pensamiento lanzado en contra de alguna persona santa, rechaza de su cuerpo y, rebotando por su propia energía, regresa a lo largo de la línea magnética de menor resistencia y se descarga sobre quien lo originó, por tener éste, dentro de sus cuerpos astral y mental, materia semejante a la de la forma-pensamiento. Y así, "las maldiciones, lo mismo que las bendiciones, vuelven a su casa para anidar".
Un pensamiento lleno de intensidad, digamos, de un deseo puro cargado de amor o benevolencia, construirá una forma de exquisita belleza, tanto en su contorno cuanto en su color; en tanto que un pensamiento de cólera, odio o venganza, o de cualquiera otra mala pasión, construirá una forma repugnante en su deformidad, que será el propio demonio del mal, lleno de ansias de dañar y destruir. El amor de una madre produce una hermosa forma de pensamiento, llena de ternura, rondando alrededor de los niños como un agente protector y defensor, buscando toda oportunidad de servir y defender, alegrándolos en sus tristezas y, como un verdadero ángel guardián, protegiéndolos en el peligro y precaviéndolos en la tentación.
 

b) Pensamientos concentrados en sí:
 

   Un pensamiento dirigido hacia alguna otra persona, vuela como un proyectil hacia ella; pero, si está conectado con el pensador mismo, permanece flotando cerca de su creador, listo para reaccionar sobre él y para suscitar de nuevo en su mente el mismo pensamiento cada vez que se halle por un momento en condición de pasividad. La mayor parte de pensamientos y sentimientos de un hombre ordinario están concentrados en él mismo, por lo cual sus formas permanecen merodeando alrededor de él. Generalmente cada pensamiento definido crea una nueva forma de pensamiento; pero si se encontrare ya merodeando alrededor del pensador una forma de pensamiento de igual naturaleza, bajo ciertas circunstancias, en vez de que un nuevo pensamiento sobre el mismo asunto dé origen a una nueva forma, se incorpora a la antigua y la fortalece, de tal suerte que, por una larga repetición del pensar sobre el mismo asunto, una persona podrá a veces crear una forma-pensamiento de tremendo poder. Y así, cada hombre ha edificado para sí mismo una corteza de formas de pensamiento, verdaderas revestiduras tanto de sentimientos cuanto de pensamientos, y el hombre viaja a través del espacio rodeado siempre de una hueste de tales formas y encerrado, por así decirlo, dentro de una jaula creada por él mismo. En tanto que su mente este ocupada con otros pensamientos estas formas revolotean alrededor de él en espera de su turno; pero al momento que se ago-tan aquellos pensamientos, o que su mente queda desocupada o en estado pasivo, él, siendo el más cercano a tales formas, siente la reac-ción de ellas en la primera oportunidad y, experimentando la presión de sus malos pensamientos como si fuese una sugestión del exterior, se cree tentado por el diablo. Y así es cómo un hombre que habitualmente piense de mala fe, o codicie los bienes de otro, podrá cometer un robo en un momento de debilidad.
Por el contrario, un hombre cuyos pensamientos habituales sean de pureza, podrá, bajo la presión de sus formas de pensamiento, capacitarse para efectuar buenas obras, las cuales, estando muy por encima de su poder normal, le parecerá haberlas hecho con la ayuda de los ángeles, si bien ambos ejemplos mencionados son meramente casos de reacción natural de los respectivos sentimientos y pensamientos habituales del hombre.
 

c) Pensamientos no centralizados en el pensador ni dirigidos especialmente a otra persona;
 

   Una forma-pensamiento generada por ésta clase de pensamientos, ni revolotea alrededor de la persona siguiéndola hacia donde ella vaya, ni se dispara directamente lejos de él en busca de un objetivo definido, sino que simplemente permanece flotando ociosamente en la atmósfera en que fue creada irradiando vibraciones similares a las que originalmente emitió su creador. Si no toma contacto con algún otro cuerpo mental, su depósito de energía se agota gradual-mente, consumido por la radiación, y la forma se desintegra por completo; pero si aquella forma de pensamiento logra despertar vibraciones simpáticas en cualquier cuerpo mental cercano, es atraída, y generalmente absorbida, por dicho cuerpo mental. Un hombre ordinario tiene numerosos pensamientos de esta clase y los deja tras de sí como una especie de estela que marca la ruta de su creador.
Toda la atmósfera está así llena de vagos pensamientos de es-te último tipo, por lo cual, mientras caminamos a lo largo abriéndonos paso, por así decirlo, a través de estos fragmentos vagos y errabundos de los pensamientos de otras gentes, nuestras mentes, cuan-do no definitivamente ocupadas, son seriamente afectadas por ellos. La mayoría de tales formas, al pasar por una mente ociosa no despiertan ningún interés especial, si bien esporádicamente surge una que atrae la atención y entonces la mente, fijándose en ella, la alimenta por un momento o dos y la despide un poco más fuerte de lo que estaba a su llegada. Ni la cuarta parte de nuestros pensamientos son nuestros; sino que simplemente son fragmentos tomados de la atmósfera, en la mayor parte de los casos, sin valor alguno y con una tendencia general más claramente marcada hacia el mal que hacia el bien.
 

   Cada hombre ordinario produce estas tres clases de formas de pensamiento durante toda su vida.
 

 

El poder del pensamiento

 

   Estamos, pues, poblando nuestra atmósfera, bien sea con ángeles de belleza y de virtud, o bien con repugnantes demonios de fealdad y de vicio; purificando o ensuciando las mentes de nuestra generación, y si alguna vez pudiésemos verlos, su visión nos haría re-capacitar y ser siempre cuidadosos para desechar todo pensamiento malo o impuro. Y así, ya no podemos afirmar que por lo menos nuestros pensamientos son cosa nuestra, o que, si ciertamente debemos ser cuidadosos respecto a nuestras, palabras y acciones, nada importa lo que sean nuestros pensamientos. De hecho, nuestros pensamientos son menos nuestros que nuestras palabras o acciones, ya que los primeros viajan a mucha mayor distancia de nosotros que los dos segundos, y su influencia, ejercitándose directamente sobre las mentes de los demás, es más poderosa y de mucho mayor extensión.
 

   Tal es el poder de acción de los pensamientos sobre nosotros mismos y sobre los demás. No tan sólo nos afectamos grandemente al formar nuestros hábitos y carácter en los cuerpos astral y mental, y al edificar cualidades permanentes en el cuerpo causal, sino que también influenciamos a los demás, ya sea para bien o para mal. al irradiar vibraciones y formas de pensamientos de varias clases. emociones, y para evitar los pensamientos malos, ociosos, o inútiles que dañan la mente?   

   En vez de permitir que cualquier impulso o sacudida emocional nos arrolle, debemos aprender a mantenerlos bajo control por medio de la mente. Con las riendas de la mente en sus manos, el conductor, o sea el hombre real, debe ser capaz de refrenar y dirigir los caballos del deseo que tiran del carro del cuerpo físico.
 

   El primer paso para controlar la mente, es mantenerla útilmente ocupada. No se le permitirá estar ociosa, ya que así cualquier pasajera forma de pensamiento puede infiltrarse en día, además de que permaneciendo en ociosidad es más probable admitir malas impresiones que buenas. El mejor modo es mantener en el fondo de nuestra mente un pensamiento elevado o alguna inspiración para un noble vivir. La mente puede ocuparse solamente con una cosa en un tiempo determinado; el buen pensamiento elegido debería ser el opuesto del mal pensamiento que continuamente se infiltrarse; deberíamos seleccionar unas pocas palabras o una frase que den cuerpo al buen pensamiento, para que cuando el mal pensamiento aparezca en la mente, ésta, instantáneamente, comience a recitar el pasaje seleccionado, ya sea repitiéndolo muchas veces, o bien repitiéndolo una y meditando sobre él. De tiempo en tiempo, durante el día, cuando la mente esté ociosa, deberíamos repetir dicho pasaje. De este modo, el mal pensamiento cesara gradualmente de molestar, ya que la atmósfera mental creada no es propicia para su recepción. Unas cuantas palabras extractadas de alguna Escritura sagrada y grabadas en la mente por las mañanas, acudirán a ella una y otra vez durante el día, hasta que la mente las repita automáticamente cada vez que no esté ocupada.
 

   El segundo paso para entrenar la mente es el de llevar a cabo, lo más perfectamente posible, todo lo que tengamos que hacer. Esto implica la adquisición del poder de concentración. Una persona de temperamento devocional, debería crear una imagen del objeto de su devoción y concentrar su mente en ella; y, estando su corazón apegado a tal objeto, la mente se ocuparía de él con mucha facilidad. Un ser no devocional debería tomar como tema de concentración alguna idea profunda de interés intelectual. Un ser no atraído por personalidad alguna, podrá elegir una virtud y concentrarse en día. Esto halagaría su corazón, por su belleza intelectual y moral/y como su mente se conformaría a ella, tal virtud llegaría á ser parte de su carácter. Tarea difícil es ésta, ya que cualquiera que trate de mantener su mente absolutamente fija en cualquier asunto por unos cuantos minutos, se fatigaría prontamente. Pero deberíamos todos tratar de adquirir este poder de concentración, enfocando nuestra atención en cada cosa que hagamos durante el día y tratando de hacerla lo mejor que nos sea posible. Y así, por ejemplo, al escribir una carta deberíamos escribirla bien y con suma atención/sin des-cuidar detalle alguno; al leer un libro deberíamos leerlo con toda atención tratando de desentrañar el significado que le dio el autor. Igualmente, la persona que deseare entrenar su mente debería mantenerse en actitud vigilante, dándose cuenta de los pensamientos que penetren a su mente y ejercitando una constante selección. La practica de rehusar albergue a los malos pensamientos, su pronta expulsión cuando hayan entrado, y el reemplazar un mal pensamiento por uno de buena índole, afinarán de tal manera la mente que automáticamente actuará repeliendo el mal y atrayendo el bien.

La construcción del carácter



   Este es el tercer método de concentración, recomendado para una persona no devocional, y se ha descrito ya en el capítulo, sobre karma, como uno de los "hilos de la cuerda del destino." Lo describiremos  brevemente: Examinando su carácter, podrá una persona fijarse en algún notable defecto suyo, por ejemplo, la irascibilidad. En este caso jamás debería olvidar que, puesto que el pensamiento es constructor, el fijar su pensamiento en la irritabilidad haría a ésta más permanente en vez de ahuyentarla; por tanto, debería siempre tomar, como asunto de su pensamiento, lo opuesto de cualquier debilidad suya. Otro ejemplo: para quitarse la falta de veracidad, debería meditar en la virtud exacta-mente opuesta, a saber, la verdad. Y así, ponderando acerca de la virtud de la paciencia, que es la opuesta exactamente a la debilidad de la ira, debería diariamente por la mañana, antes de salir de su habitación, sentarse en recogimiento en algún lugar quieto, por cinco minutos, y pensar y meditar en la paciencia, en su Valer, en su belleza, en practicarla al ser provocado, etc., y escribir, por decirlo así, un ensayo mental sobre la paciencia, fijando la mente cuando empiece a divagar y retro-trayéndola de nuevo una y otra vez, de las desviaciones marginales por las que pudiere irse. Debería pensar de sí mismo como si fuese un modelo de paciencia, haciendo el voto de sentir y practicar esta virtud durante todo el día en la vida practica. Durante los primeros pocos días, es posible que no se efectúe ningún cambio perceptible, y aunque pueda él a veces dar cabida a la ira deberá perseverar en la meditación todas las mañanas. Observará después que, al proferir alguna expresión colérica, como un relámpago brillará en su mente el pensamiento de que debió haber sido paciente. Con un poco de más tiempo, el pensamiento de paciencia surgirá a la par que el impulso irascible, cuya manifestación externa será reprimida. Con algo más de práctica, el impulsa irascible se irá debilitando, y por fin, al desaparecer la irascibilidad, la paciencia llegará a ser la actitud normal. De esta manera podrá adquirirse una virtud tras otra y crearse un carácter ideal mediante el poder del pensamiento, hasta que las pasiones, apetitos y naturaleza inferior, sean dominadas y puestas por completo bajo control.

 
   Por supuesto, gran número de personas en el mundo tienen la costumbre de considerar el carácter del cual se hallan dotados, como algo inalienable que les ha sido deparado, como sería la cojera, por ejemplo. Si un hombre tiene mal genio o débil voluntad o bien si se siente lleno de deseos de cosas groseras, dirá "Así me hicieron, así es mi carácter natural" No se da cuenta de que el mismo se hizo así en sus vidas anteriores y de que, por consiguiente, si logra dominar cualquiera de sus debilidades, podrá modificarse mediante sus esfuerzos actuales. Pero él ignora que puede cambiar un carácter que es indeseable, y, además, no comprende por qué debería hacerlo. No es cosa fácil para un hombre cambiar su carácter, que es la verdadera base fundamental suya. Tal vez no hay, un incentivo suficiente o una razón adecuada respecto al por qué, un hombre ordinario, debería tomarse todas esas molestias. Pero si él comprende el plan de Dios; si aprende a amar a Dios puesto que Dios es Amor, y trata de cooperar con El, entonces tendrá el más poderoso de todos los motivos posibles para ponerse en aptitud de cooperar en la grande obra de la evolución. Asimismo, conociendo la reencarnación, sabe él que su Vida actual no es la única vida/sino que tendrá todas las vidas que necesitare; que el punto hasta el cual llegue en una vida es el punto del cual continuará su tarea de mejorar su carácter en la próxima encarnación; que por mayor que fuere el intervalo que transcurra entre el fin de una vida y el principio de la próxima, de ningún modo alterará la unidad del proceso de la vida, y que, por consiguiente, puede modificarse a sí mismo, produciendo los cambios más fundamentales en su carácter y en su disposición. Y así, únicamente el conocimiento superior que da la Teosofía es lo que suministra un incentivo realmente eficaz para cualquier cambio serio de carácter.

 

Como evitar el desperdicio de nuestra energía
 

   Cada persona tiene cierta cantidad de energía y es responsable de su uso en la mejor manera posible, pero un hombre ordinario prodiga locamente su fuerza. Es él, simplemente, un centro de vibración agitada; constantemente se halla en condición de ansiedad, o profundamente deprimido, o indebidamente excitado por cualquier bagatela, comunicando así sus vibraciones de inquietud, si bien inconscientemente, a todos aquellos que tuvieren la mala fortuna de encontrarse cerca de él.
 

   Otro modo muy común de malgastar energías es por la argumentación innecesaria sobre asuntos políticos o religiosos, o acerca de los incidentes de la vida ordinaria. Un hombre prudente jamás trata de imponer su opinión sobre las demás, y, sabiendo que no debe importarle lo que otro crea, sencillamente rehúsa gastar su tiempo y energías en varías disputas, si bien se halla dispuesto a dar información cuando se le consulta.
 

    La gente envejece más por las preocupaciones que por el trabajo. Tormento inútil es el de estar repitiendo la misma cadena de pensamientos una y otra vez con muy poca alteración y sin llegar a ningún resultado. De esta manera muchas personas malgastan su energía prediciendo males para sí mismas y para sus seres queridos, o temiendo la muerte o la ruina financiera. Pero no deberían pretender cruzar el puente antes de llegar a él; habrían de conocer también que el mundo se halla gobernado por una justicia absoluta; que nadie puede dañarlos salvo como instrumentos de la Ley, y que nada podrá sucederles que no se lo hayan merecido por su Karma pasado. Deberían aprender, por consiguiente, a entrenar su mente para que confíe en la Buena Ley y a establecer en ellos la costumbre de estar contentos.


   Igualmente, un hombre prudente rehúsa sentirse ofendido por las afirmaciones o acciones de otro, ni permite que se altere su serenidad a causa de ellas, ya que conoce que una observación, irritante, aún intencionalmente malévola, de ninguna manera podrá dañarlo excepto en la medida en que él, tontamente, permita sean heridos sus sentimientos, perdiendo así el control sobre sus vehículos.


 

"Claro que no. famas el hombre bueno;
el de juicio sereno;
el recto y justo, ofensas ha de hacerme'.
Todos los otros; los que así no sean,
por mucho que lo crean,
no pueden ofenderme...."

 
BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA:

Powel, Arthur.  EL CUERPO ASTRAL   

      "           "      EL CUERPO MENTAL  

Besant, Annie  EL PODER DEL PENSAMIENTO  

Besant y Leadbeater  FORMAS DE PENSAMIENTO    

Wood, Ernest   PERFECCIONAMIENTO DE SI MISMO  

Taimni, I K        RENOVACIÓN DE SI MISMO Y REALIZACIÓN POR SI MISMO  

Hall, Manly        EL RECTO PENSAMIENTO  

 

 

 

 

 

Sociedad Teosófica  -  Emblema  -  Fundadores  -  Adyar  - Celebraciones  -  Rama Rakoczy  -   Curso Teosofía -   Biblioteca

  -  Artículos  -  Eventos  -  OTS  -  Ramas y Grupos  -  STE  -  FTE  -  FTI   -  Asala  -  Wesak   -  Enlaces  -  Sumario - Videoteca